May 9 2014
812 lecturas

Política

Desplazamiento “pragmático” del Grupo 77

El antecedente del grupo 77, que en realidad cuenta con 130 miembros, es el bloque de países no alineados, donde se encontraban la República China Popular de Mao Zedung y la Yugoeslavia de Tito. Los no alineados buscaron una posición independiente de los dos grandes bloques hegemónicos de entonces; el bloque declaradamente capitalista, de los autonombrados estados “democráticos”, y el bloque socialista, de los estados del socialismo real, coaligados en el Pacto de Varsovia.

La posición política de los no alineados venía configurada por la crítica maoísta del social-imperialismo, que caracterizaba, desde esta perspectiva, a la Unión soviética, por la autogestión y el socialismo humanista de Yugoeslavia, por el horizonte de liberación nacional de los llamados países del tercer mundo. En conjunto el discurso político conjugaba las formas del antiimperialismo del siglo XX. ¿Después de la caída de los estados socialistas de la Europa oriental, después de la unipolaridad impuesta por la hiper-potencia tecnológica, económica, militar de los Estados Unidos de Norteamérica, cuando los países congregados en el bloque de los no alineados ya no puede llamarse eso, no alineados, en un mundo unipolar, cuál es la posición del llamado grupo 77, sucesivo al bloque de los no alineados?

Si nos atenemos al discurso del Presidente Constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, en ocasión del traspaso de la presidencia del G77 a Bolivia para el Año 2014 (Nueva York, 8 de enero de 2014), tenemos diez tareas fundamentales: 1. Del desarrollo sustentable al desarrollo integral en equilibrio con la madre tierra.  2. Refundar la democracia: de la democracia representativa a la democracia participativa y comunitaria que democratiza la riqueza.  3. Los servicios básicos como derecho humano universal. 4.- Descolonizar la economía; descolonizar la cultura; descolonizar los saberes; descolonizar el mundo.  5.- Erradicar el hambre en los países del sur consolidando nuestra soberanía con seguridad alimentaria y acceso a los alimentos sanos y saludables para una salud digna de los pueblos. 6. Ciencia y tecnología al servicio de los pueblos y de la humanidad para vivir bien. 7.- Frente a la crisis del capitalismo, nueva arquitectura económica financiera mundial. 8.-Soberanía sobre los recursos naturales.  9.- Instituciones internacionales para el pueblo.  10.- Integración complementaria, paz y relaciones internacionales.

Estas tareas fundamentales, que corresponden a la propuesta boliviana, no apuntan al telos del socialismo real, como ocurrió durante el siglo XX, en la perspectiva del bloque de los no alineados, aunque pensando una transición de desarrollo nacional, vinculado a la independencia económica. Desde la perspectiva de la Constitución boliviana significaría una transición distinta, una transición al Estado plurinacional comunitario y autonómico, en la consecución del vivir bien, entendido como alternativa al capitalismo, a la modernidad y al desarrollo, de acuerdo a las resoluciones de Tiquipaya, en la Cumbre de los pueblos sobre el cambio climático. De acuerdo a la interpretación del gobierno, significaría avanzar en una transición al socialismo comunitario. Introduciendo la perspectiva de Ecuador y Venezuela, dos estados de gobiernos progresistas, significaría avanzar en una transición al socialismo del siglo XX. ¿Qué piensa el resto de los estados componentes del Grupo 77?

Una primera impresión es que los del Grupo 77 no comparten un horizonte común como el compartido por el bloque de los no alineados. No se vislumbra un horizonte socialista, en el sentido de la expropiación de los medios de producción y la sociedad sin clases, tampoco hay una clara posición anti-imperialista, salvo la exacerbación discursiva de algunos caudillos de los llamados gobiernos progresistas. Si bien la posición de los gobiernos progresistas de Latino América se puede identificar como la relativa al socialismo del siglo XXI, los demás miembros, la gran mayoría, no comparten esta posición.

La agenda establecida desde 1995 por el Grupo 77 acordó una serie de reuniones sectoriales en los siguientes campos:
Reunión Sectorial de revisión del Grupo de los 77 sobre Energía, Yakarta, Indonesia, 5 a 7 septiembre 1995;
Encuentro Sectorial del Grupo de los 77 sobre la Agricultura, y la Alimentación, Georgetown, Guyana, 15 a 19 enero, 1996;
Conferencia Sur- Sur de Comercio, Inversiones y Finanzas, San José, 13 hasta 15 en 1997;
Conferencia de Alto Nivel sobre Cooperación subregional y regional entre países en desarrollo, en Bali, Indonesia, 2 a 5 dic 1998;
Conferencia de Alto Nivel sobre Ciencia y Tecnología Sur-Sur del Grupo de los 77, Dubai, Emiratos Árabes Unidos, 27 a 30 oct 2002;
Conferencia de Alto Nivel sobre la Cooperación Sur-Sur, Marrakech, Marruecos, 16 a 19 diciembre 2003;
Foro de Alto Nivel sobre Comercio e Inversiones, Doha, Qatar, 5 – 6 diciembre 2004;
Composición Abierta Intergubernamental de Estudio Taller sobre el Banco de Comercio y Desarrollo, Nueva York, 2 – 3 mayo de 2005;
Reunión Grupo de Expertos sobre la plataforma de desarrollo para el Sur, Kingston, Jamaica, 29 a 30 agosto, 2005;
Reunión de los Ministros de Ciencia y Tecnología de los Estados miembros del Grupo de los 77, Angra dos Reis, en Río de Janeiro, Brasil, 3 de septiembre de 2006;
Cuadro de Expertos Eminentes Grupo de los 77 sobre una plataforma de desarrollo para el Sur, Nueva York, octubre 18 a 19, 2007;
Cuadro de Expertos Eminentes Grupo de los 77 sobre una plataforma de desarrollo para el Sur, St. John, Antigua y Barbuda, 29 al 30 04 2008;
Foro Ministerial sobre el Agua, Muscat, Sultanato de Omán, 23 – 25 febrero de 2009;
Reunión de los Ministros de Ciencia y Tecnología de los Estados miembros del Grupo de los 77 celebrada en Budapest, Hungría, el 4 de noviembre de 2009, sobre la ocasión del Foro Mundial de la Ciencia organizada por la UNESCO.bol g77

Como se puede observar, la agenda no es política; si se quiere, es técnica. Se trata de problemas técnicos, de competencia administrativa de los gobiernos, problemas relativos a la energía, a la agricultura, a la alimentación, al comercio, a la inversión, a las finanzas, a la cooperación regional, al desarrollo, a la ciencia y tecnología. Casi los mismos temas que tratan los países del norte. Se trata de agendas internacionales de los estados del orden mundial. Desde esta perspectiva, se puede hablar de una despolitización del Grupo 77 respecto del bloque de los no alineados. Solo los gobiernos progresistas de Bolivia, Ecuador y Venezuela quieren darle un tono aparentemente político. Empero, esto no es más que un tono. Las agendas siguen siendo las mismas. El “pragmatismo” prepondera en el Grupo 77.

El Grupo 77, a diferencia del bloque de los países no alineados, se conforma como un mecanismo de concertación de los países en desarrollo, con el objeto de vincular sus posiciones en las negociaciones económicas, sociales y presupuestarias, en lo que respecta a la institucionalidad y representación de las Naciones Unidas. Es un grupo de coordinación. El Grupo 77 elabora declaraciones, programas de acción y acuerdos conjuntos sobre temas estipulados. Acuerda declaraciones, patrocina, negocia y consensua resoluciones, así como decisiones sobre tópicos concernientes a la cooperación económica internacional, también al desarrollo. Todo esto se efectúa en conferencias mundiales, así como en otras reuniones oficiadas en el marco de las Naciones Unidas.

Hay pues una gran diferencia entre la reunión en Bolivia del grupo 77 y la Conferencia Mundial sobre el Cambio Climático y Defensa de la Madre Tierra (CMPCC). La Conferencia declara la guerra al capitalismo en defensa de la madre tierra, en tanto que el Grupo 77 es un grupo coordinador de las gestiones internacionales que promueven el capitalismo. En lo que va del quinquenio, entre la Conferencia y la Cumbre del Grupo 77, el gobierno popular ha cambiado de horizonte, pasó de la defensa de la madre tierra, de identificar al capitalismo como el modo de producción que ocasiona la destrucción del planeta, a la posición de uno más de los promotores del capitalismo, en los desplazamientos de la crisis orgánica del capital, manifestada en la apariencia de crisis financiera. Esto ocurre de manera fehaciente, sin que cambie este curso, la retórica desgastada de un “anti-imperialismo” pregonado, cuando, en la práctica, se participa de las gestiones internacionales de este capitalismo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario