Sep 29 2009
355 lecturas

PolíticaSociedad

10 millones de latinoamericanos regresarán a la pobreza este año, según el BM

Roberto González Amador*
 La desaceleración en el ritmo de crecimiento de las economías latinoamericanas “amenaza las ganancias sociales” logradas en la región durante la última década, advirtió este lunes el Banco Mundial. El organismo consideró que la recesión de este año sumió en la pobreza a entre 9 y 10 millones de latinoamericanos, “buena parte de ellos en México”.

Augusto de la Torre, economista para América Latina y el Caribe del organismo, comentó que posponer la reforma fiscal en México “podría ser muy costoso”. Consideró que el gobierno debe mantener “el prestigio de que el país maneja bien sus finanzas públicas” y asegurar que mantiene una buena calificación sobre el cumplimiento de pago de sus deudas, lo que garantiza acceso a un financiamiento en mejores condiciones.

“Las repercusiones negativas de la crisis global en América Latina y el Caribe no son triviales e inducirán algunos reveses a las ganancias sociales recientemente obtenidas”, apuntó el organismo en un documento.

Para medir el impacto de la crisis internacional sobre los niveles de bienestar en la región, Augusto de la Torre, economista para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, planteó aquí que entre 2002 y 2008 al menos 60 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza. “Con la recesión de este año, entre 9 y 10 millones de habitantes de la región volverán a entrar a una situación de pobreza”, apuntó.

El especialista comentó que “una parte importante” de los latinoamericanos que regresaron a una situación de pobreza por la crisis de este año corresponden a México. “El país representa entre una quinta parte y una cuarta parte de la economía regional, así que buena parte de los pobres estará en México”, añadió.

La semana pasada, el secretario mexicano de Desarrollo Social, Ernesto Cordero, dijo en una comparecencia en el Congreso que la crisis había causado un aumento de 5 millones de pobres en el país, que hasta 2008 sumaban 50.6 millones de personas que no contaban con un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades de alimentación, educación, salud, vivienda y vestido.

Con una conferencia de prensa de Augusto De la Torre empezaron los trabajos de la Conferencia de las Américas, organizada por el Banco Mundial y la Universidad Internacional de Florida, que arrancará formalmente este martes. Entre los ponentes anunciados están el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza.

 “El impacto más doloroso para América Latina por la crisis internacional ha sido en pérdida de empleo y aumento de la pobreza”, expuso De la Torre. Aseguró que la mayor destrucción de puestos de trabajo ocurrió en el sector formal, con excepción de Colombia y México, donde también aumentó el desempleo informal.

La crisis del empleo, dijo, afectó probablemente a los niveles mejor preparados en el sector de los servicios, ligados al comercio exterior. “Esta crisis afectó a la clase media a través de la pérdida de empleo formal, más que otras crisis, que sobre todo se habían centrado en los sectores más pobres. Esto no es trivial”, dijo.

El economista del Banco Mundial se refirió también al debate fiscal en México, después que el gobierno del presidente Felipe Calderón propuso un aumento de impuestos a la renta y al consumo para compensar la caída en los ingresos públicos por la menor actividad económica y la caída en los precios del petróleo, actividad que aporta un tercio de los ingresos fiscales.

“Postergar esa reforma fiscal en México sería muy costoso”, advirtió De la Torre. “México tiene que mantener el prestigio de que maneja sus cuentas bien. En el manejo de costos y riesgos esto debe ser prioridad y entiendo que es un debate político complicado”, abundó.

En el documento La crisis global: lo peor pasó, América Latina está preparada para la recuperación, presentado aquí por De la Torre, el Banco Mundial aseguró que en la región persisten “fragilidades latentes” que hacen que la recuperación se encuentre en etapa incipiente.

Los países que, como Brasil y Argentina, tienen mayor complementariedad con la economía china están saliendo más rápido de la crisis, indicó el reporte. Sin embargo, a pregunta expresa sobre la situación de México y su alta dependencia de Estados Unidos, De la Torre consideró que “no se debe sacar la lección de que lo que más conviene es no estar unido al comercio internacional y en una economía abierta”.

En el reporte, el Banco Mundial consideró que el crecimiento de América Latina y el Caribe “dependerá no sólo de sus políticas domésticas, sino también de la robustez de la recuperación mundial y del nivel de sustentabilidad del crecimiento global a mediano plazo. Sobre ello existe aún mucha incertidumbre”.

*Periodista de La Jornada, desde Miami

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario