may 14 2004
8259 lecturas

Economía

Chile: explotación irracional de los recursos pesqueros

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Marcel  Claude*

El agotamiento de los recursos marinos es un hecho constante y sin tregua para muchas de las poblaciones de peces y ecosistemas marinos que se ven afectados por la incesante demanda de recursos naturales en todas partes del globo. En Chile esto no es diferente y las estadísticas revelan que muchas especies han bajado sus desembarques en los últimos diez años, presentando evidentes signos de sobreexplotación.

Esto porque la legislación vigente que define los criterios de administración de las principales pesquerías de Chile central, y que tiene como principal figura el sistema de Límite Máximo de Captura por Armador, subestima los efectos de la pesca. Así lo refleja el reciente estudio de Oceana, Simulación de cambios en la biomasa de los Principales Recursos Pesqueros del Chile central.

El trabajo revela que entre 1990 y el 2002  los valores estimados de desembarques y de mortalidad por pesca para las distintos tipos de especies pesqueras estudiadas han sido sistemáticamente subestimados, lo que ha favorecido, actualmente, una visión optimista y despreocupada sobre la real situación de los recursos pesqueros.

Paralelamente el estudio realiza una simulación y una proyección de diez años a partir de las actuales condiciones que define la Ley de Pesca, incorporando la pesca innecesaria que lleva a deshacerse de grandes cantidades de especies sin objeto alguno, así como la pesca no informada de las principales especies, estableciendo que las existencias de la mayoría de ellas se verá afectada negativamente, produciéndose una paulatina disminución.

Se concluye finalmente que bajo los criterios vigentes de administración de los recursos marinos, se está minimizando el efecto actual y futuro de la pesca lo que puede llevar al sector pesquero a enfrentar una grave crisis.

A partir de este estudio Oceana plantea la necesidad de ordenar y regular la asignación de cuotas de extracción y los sistemas de pesca. Además, si no existe un seguimiento sistemático y estudios biológicos de las diferentes especies explotadas, la extinción de éstas será inevitable. Por eso se vuelve un deber de la sociedad -y principalmente de los legisladores- comprender que los recursos marinos no son infinitos y que es un imperativo encontrar fórmulas racionales de explotación.

………………………………….

* Director de Oceana, Oficina para América del Sur y Antártica
Publicado en www.portaldelpluralismo.cl
Fuente: Fundación Oceana.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario