nov 15 2011
1619 lecturas

OpiniónSociedad

Chile, otro escándalo por alimento defectuoso: Purita Mamá y Bachelet

Mientras avanza en San Bernardo el juicio contra los cinco ejecutivos de B. Braun Medical popr elaborar y comercializar el alimento de uso médico Nutricomop, SA, soterradamente y sin bulla —al menos por ahora— el ministerio público de la misma localidad "desenterró" otro caso: el de una leche destinada a mujeres embarazadas  que no contiene hierro ni cobre. Leche Purita Mamá se distribuye desde 2008, en pleno gobierno de Michelle Bachelet. | GONZALO TARRUÉS.*

La denuncia del Ministerio Público envuelve —como en el caso del proceso por Nutricomp ADN, por el cual pide la ficalía una pena de 19 años de cárcel, mientras el abogado querellante Carlos Quezada demanda cadena perpetua a los cinco ex ejecutivos responsables— también a la firma Watt’s, S.A. Conviene hacer memoria.

Sostiene la fiscalía que el alimento de uso médico Nutricomp ADN resultaba nocivo por su bajo contenido de potasio, carencia que habría provocado la muerte de ancianos y niños que lo recibieron prescrito por sus médicos tratantes. La denuncia ante el Ministerio Público que afecta a los responsables de la fabricación y distribución de Leche Purita Mamá (RUC 1101159536-9), se suma a las cuitas de Watt’s,S.A. y personalmente afecta, por ahora, también al abogado José Joaquín Errázuriz y se sostiene en el alegado hecho de elaborar, distribuir y comercializar —desde septiembre del año 2008— un alimento, denominado Leche Purita Mamá, a sabiendas de su nulo contenido de hierro y cobre, importantes para prevenir la anemia, incumpliendo así la expresa Resolución Exenta N° 392 del año 2002 del Ministerio de Salud que obliga a los suplementos alimenticios a incorporar estos minerales.

La situaciópn adquiere visos de extrema peligrosidad toda vez que Leche Purita mamá está destinada a la dieta de mujeres que amamantan o esperan un hijo. Este nuevo escándalo, que entre otras cosas muestra la indefensión de la ciudadanía ante la circulación de estos alimentos o suplementos alimenticios, desnuda otras facetas del actuar de los fiscales que llaman la atención.

En efecto, Watt’s S.A. fabricó y distribuyó e incluso exportó Nutricomp ADN con menos potasio que el indicado en la fórmula original, hecho que los imputados reconocen y aducen se debió a un error lamentable al considerar la fórmula del premix, (mezcla) de de sus componentes, que rebajó la cantidad de potasio para prevenir la descomposicón y oxidación de las grasas del medicamento.

El asunto es que si bien la legislación chilena no obliga a estos preparados a contener específicamente una determinada cantidad de potasio (Resolución exenta No. 394/02), sí es clara en cuanto al contenido de hierro y cobre. Y precisamente es esa carencia, de hierro y cobre, lo que se denuncia en el caso de Leche Purita mamá

Puede suponerse, en consecuencia, que si la falta de potasio ocasionó o gatilló las muertes atribuidas a Nutricomp ADN, la responsabilidad —más allá de la conducta poco ética de los fabricantes— por esas muertes es de las instituciones clínicas y hospitalarias y de los médicos tratantes, que no supieron o quisieron controlar a los pacientes a los que prescribieron ese alimento de uno médico. Leche Purita Mamá se diseñó ex profeso sin hierro y cobre porque, se indica, esos minerales oxidan y descomponen las grasas de la leche, en especial del aceite omega 3 incorporado. Y eso es grave.

El potasio en el organismo humano es mucho más abundante que la concentración de hierro y cobre, lo que sumado al hecho que los médicos no miden periódicamente la cantidad de hierro y cobre en el cuerpo humano, como sí sucede —o debiera ocurrir por protocolo profesional— con el potasio mediante el control de electrolitos plasmáticos, resulta más grave la introducción en el mercado de un suplemento alimenticio bajo en hierro y cobre — o como en este caso lisa y llanamente sin ambos.

Esta carencia en Leche Purita Mamá no fue accidental o producto de un error, como aducen los procesados en el caso de Nutricomp ADN, sino con pleno conocimiento de lo que se hacía, tal como el doctor Eduardo Atalah Samur, Watt’s S.A. y sus colaboradores lo reconocen en la publicación titulada “Desarrollo, Consumo y Aceptabilidad de una Bebida Láctea con DHA para Embarazadas y Nodrizas” , aparecida en la Revista Chilena de Nutrición Vol. 35, N°4, del mes de Diciembre de 2008.

Agrava esta situación escandalosa que el gobierno de la entonces presidenta Michelle Bachelet, médico pediatra y madre —y que se debe asumir conocía estos hechos por el o los informes que debían elevar las autoridades de salud— lanzó a través de los consultorios y hospitales por medio del Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC), y permitió (en rigor dada la campaña publicitaria de la época, estimuló) a partir de septiembre de 2008, que Leche Purita Mamá —sin hierro ni cobre— se distribuyera en todo el país, precisamente entre un sector tan vulnerable como las madres embarazadas y nodrizas.

Es también triste, pero necesario, sumar que tanto las autoridades de gobierno como Watt’s S.A. sabían perfectamente que la Comisión de Régimen de Control Aplicable nunca se pronunció ni determinó cuál era el calificativo de este alimento: si un suplemento alimenticio, un alimento para regímenes especiales, etc., ni el reglamento por el cual debía regirse, contraviniendo lo dispuesto en el Artículo 70° del Decreto N° 1876/95 del Ministerio de Salud. Es decir: la población doblemente indefensa: por ser obligada a consumir productos finalmente recomendados por autoridades de salud y por la voracidad inmoral de las empresas que los fabrican y distribuyen.

De buenas intenciones….

Está pavimentado el camino al infierno. Watt’s y sus colaboradore —el equipo del doctor Atalah Samur—cambiaron la fórmula de la antigua Leche Purita Fortificada, reemplazando los aceites originales por aceites de pescado, con alto contenido en omega 3. Pero, dado que éstos son extremadamente inestables y difíciles de enmascarar, los nutricionistas no lo incorporan junto a minerales, vitaminas, proteínas, etc., sino que este aceite se administra en forma separada y—en forma de cápsulas, que deben conservarse a una temperatura indicada—. Sin embargo, los “científicos” de Wat’s decidieron innovar creando una variedad distinta de Leche Purita y, tal como Watt’s y el doctor Atalah lo exponen en la Revista de Nutrición de diciembre de 2008, el resultado de este experimento fue un desastre, porque las grasas reaccionaban con el premix de minerales, y en especial con los minerales hierro y cobre, descomponiendo el alimento.

Pese a que los profesionales participantes y Watt’s S.A. bien conocían de la obligatoriedad de incorporar hierro y cobre en la fórmula del alimento, decidieron eliminar ambos minerales e incumplir con la mencionada Resolución Exenta N° 394/02, lo que constituye una conducta agravante porque, además de no haber sometido su nueva fórmula a pronunciamiento de la Comisión de Régimen de Control Aplicable (dependiente del ISP), desde septiembre de 2008 elaboraron conscientemente y a sabiendas una fórmula sin los minerales necesarios para prevenir anemia entre las madres embarazadas y nodrizas.

Watt’s S.A. no incorpora en ninguna parte del rótulo o etiquetaa del producto, o entre los descriptores nutricionales, la advertencia de que el producto no contiene hierro y cobre obligatorios según la Reoluición aludida del Ministerio de Salud.

Una paradoja triste

Las autoridades del período de gobierno de Michelle Bachelet debieron considerar:

1.- Si se eliminaba del premix de minerales el hierro y el cobre sin solicitar un pronunciamiento previo a la Comisión, se incumplía, respectivamente, con la Resolución Exenta N° 394 del año 2002 y con el Artículo 70° del Decreto N° 1876 de 1995, ambos del Ministerio de Salud, con lo cual era presumible que los fiscales de San Bernardo considerasen esta ausencia de los dos minerales como un producto peligroso, nocivo, adulterado y con abierto menoscabo de sus propiedades alimenticias, y que por dicha acción u omisión, pudiese tanto, en un caso extremo, la misma presidenta como Watt’s S.A. resultar formalizados por el Artículo 315° del Código Penal
—¿o no sabían la presidenta y otras autoridades que el caso Nutricomp ADN había "explotado" antes de setiembre de 2008?

2.- Si, por otro lado, se adicionaban en el premix de minerales de Leche Purita Mamá, tanto el hierro como el cobre, tal como lo obliga la Resolución Exenta mencionada, el producto final se transformaría —tal como lo expone un artículo publicado en la Revista Chilena de Nutrición-—en una mezcla descompuesta con subproductos nocivos como acetonas, aldehídos y peróxidos, peligrosos para la salud de toda persona, por lo cual también el Ministerio Público podría formalizarlos —tanto a la presidenta, en su calidad de jefa y cabeza del Estado como a la empresa Watt’s S.A. y a sus profesionales-—por el Artículo 315° del Código Penal.

Lo cierto es que el gobierno de Bachelet nunca debió haber autorizado la elaboración de un suplemento o un alimento para regímenes especiales conteniendo aceites de pescado; al menos no bajo condiciones que incumplían el Código Sanitario y sus reglamentos vigentes. Por tanto, cuando el Ministerio de Salud presentó este producto final y terminado al Ejecutivo, la presidenta debió haber ordenado su estudio y evaluado su legalidad, porque Leche Purita Mamá tenía un solo destino: el basurero municipal y sanitario.

Conclusión

Respecto de la denuncia presentada, sea que se demuestre que se hayan adicionado o quitado ambos minerales, si el Ministerio Público es consecuente con su posición en el Caso Nutricomp ADN, deberá también actuar en consecuencia y formalizar a los autores, cómplices y encubridores de haber elaborado, distribuido y comercializado Leche Purita Mamá sin los minerales hierro y cobre que la ley obliga, debiendo ser detenidos y puestos a disposición de los tribunales de justicia de San Bernardo tanto el abogado José Joaquín González Errázuriz, el doctor. Eduardo Atalah Samur, los ejecutivos de la empresa Watt´s S.A., así también como demás colaboradores, cómplices y encubridores, en puridad entre los que se encontrarían personas como la ex presidenta, que, podría afirmarse, en su calidad de médico-pediatra y ex ministra de Salud guardó silencio —no puede alegar desconocimiento de leyes y reglamentos vigentes— y participó en el lanzamiento de tan nocivo producto.

Debe considerarse, además de las responsabilidades penales que arriesgan las personas mencionadas, que nace una responsabilidad civil extracontractual a favor de todas las madres que consumieron este producto.

En efecto, el Ministerio Público de San Bernardo no puede dar un tratamiento legal diferente a Leche Purita Mamá del que dio a Nutricomp ADN, porque para estos productos (ambos de responsabilidad de Watt’s S.A.) se aplica el conocido principio jurídico: “no puede darse tratamientos legales diferentes a hechos de una misma naturaleza”.

Addenda
Cabe finalmente preguntarse, ¿quién interpuso la denuncia a la que se hace referencia al comienzo de esta nota?

La dedujo el Accionista de Watt’s S.A., señor Rodolfo Novakovic, precisamente para dar cabal cumplimiento con lo dispuesto en el Artículo 173° del Código Procesal Penal, que establece que quien tenga conocimiento de datos que puedan revestir características de delitos, puede ponerlos a disposición del Ministerio Público.

Con esta acción, ya no podrá argumentar el abogado José Joaquín González Errázuriz que el señor Novakovic obstruye la justicia, destruyendo, inutilizando o evitando que datos y documentos importantes sean conocidos por los Tribunales de Justicia, tal como, la semana pasada, dicho abogado lo argumentó ante el 28° Juzgado Civil de Santiago, indicando que Watt’s S.A. habría interpuesto una querella en contra de dicho accionista por los delitos tipificados en el Artículo 269 bis del Código Penal.


Addenda

La información y datos que permitieron la redacción de este artículo fueron entregados por Rodolfo J. Novakovic, físico y perito investigador de parte en uno de los procesos existentes por indemnización a las víctimas en el caso del alimento de uso médico Nutricomp ADN que representa la abogada Ruzy Mitrovic.

Así son las cosas. No siempre los criterios —criterios jurídicos— son acertados. Hemos visto —y el texto precedente lo demuestra— que aferrarse a algunos evidentemente erróneos puideran producir insólitas consecuencias, que rebasan con mucho el marco estrictamente tribunalicio. G.T.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario