Nov 22 2009
505 lecturas

EconomíaSociedad

A los ricos no les preocupa el hambre (del mundo, claro)

Juan Torres López*
En los últimos meses, cuando se han ido tomando las medidas para hacer frente a la crisis, se ha podido comprobar de modo muy evidente la doble vara de medir que las autoridades tienen cuando se trata de resolver los problemas de la gente. Se han puesto en marcha todo tipo de soluciones para salvar las cuentas de los banqueros y el negocio de unas entidades financieras cuyo comportamiento irresponsable y demencial ha provocado una crisis descomunal.

Y ni siquiera se les ha pedido responsabilidades. Con rapidez y generosidad inauditas, gobiernos y bancos centrales se dispusieron a ofrecer los fondos necesarios para hacer frente a sus quiebras y, sin que mediara consulta de ningún tipo no debate social alguno, se ha asumido que somos los ciudadanos quienes con nuestros impuestos habremos de financiar las medidas que resuelvan los problemas de los bancos que ellos mismos han creado.

Con dinero ciudadano se intervenía y salvaba a las entidades pero, salvo casos que ya son excepcionales, ni siquiera se reemplazaban sus dirigentes, ni se establecían nuevas normas de gestión, n prevenciones para que no vuelva a ocurrir en el futuro el desastre de estos últimos años.

Y las cantidades puestas sobre la mesa son sencillamente colosales. Tan ingentes que es verdaderamente difícil que nos demos cuenta de su magnitud. Y, por supuesto, del tiempo que tardarán las economías en metabolizar ese esfuerzo financiero y el incremento de liquidez que llevan consigo. A base de sufrir sus consecuencias en los próximos tiempos nos iremos dando cuenta.

Son cifras que contrastan con cualquier otra y precisamente por eso en estos últimos meses la diferencia entre esa generosidad con los ricos y la estrechez con la que se actúa con los débiles ha sido más evidente que nunca.

Es cierto que eso no es algo nuevo. Desde hace años comprobamos cómo se destinan billones de dólares a armamento, a subvenciones y subsidios a empresas y cómo se eliminan o reducen los impuestos a los ricos exactamente al mismo tiempo que menguan los ingresos de los grupos de menos rentas y se renuncia a gastos sociales y a financiar la provisión de bienes y servicios públicos destinados principalmente a aumentar el bienestar de éstos últimos.

Pero lo que está ocurriendo en estos momentos es ya algo realmente impresionante e incalificable. No es sólo que se incumplan constantemente los compromisos de gasto dedicado a paliar los problemas sociales más graves, no es únicamente que todo estos, como los Objetivos del Milenio, queden postergados para afrontar con inaudita diligencia las demandas de banqueros y grandes empresarios. Es que los gobernantes ya ni siquiera disimulan su desinterés ni tratan de hacer como que están dispuestos a hacer frente a lo que mata de verdad a las personas.

La reciente cumbre de la FAO en Roma es la manifestación más tremenda de la desvergüenza colosal con que ellos, "los líderes", como se autodenominan en las pomposas cumbres financieras, gobiernan el mundo. La crisis de los dos últimos años ha hecho aumentar en casi 200 millones de personas el número de hambrientos en todo el mundo, se alcanza la cifra colosal de 1.020 millones pasando hambre, la muerte de casi 30.000 personas diarias por hambre y de 17.000 niños. Y los líderes de los países más ricos ni siquiera acuden a la cita para darse por enterados o para tranquilizar al mundo.

Es verdad que es un adelanto que al menos Obama haya sido el primer presidente de Estados Unidos que se ha comprometido a erradicar el hambre de los niños en su país, en donde 17 millones de niños y 49 millones de adultos padecían "inseguridad alimentaria" en 2008, es decir, que no tuvieron acceso seguro a alimentos en todo momento del año. Pero cómo se puede confiar en la sinceridad de su compromiso si ni siquiera visualiza su presencia en los lugares donde se están planteando esos problemas. Y cuando su país, como casi todos los más ricos, incumplen luego los compromisos materiales a los que llegan.

La ineficacia de los gobernantes, su casi nulo compromiso a la hora de cumplir los acuerdos es ya de por sí vergonzoso, pero que a la cumbre en la que se debate la cuestión más grave de todas las que tiene la humanidad tiene por delante ni siquiera hayan asistido no tiene nombre.

Están dando lugar a que cuando hablemos de estas cosas, como al menos a mí me pasa, lo hagamos ya simplemente con rabia y con el único deseo de hacer que salte por los aires este colosal desatino. ¿Cómo es posible tanto cinismo y, sobre todo, que todos sigamos impasibles ante un drama como el que están viviendo una de cada seis personas en nuestro planeta? ¿Cómo es posible que gobiernos que no han tenido dificultad para poner al servicio de los banqueros cientos de miles de millones de dólares no estén dispuestos a poner el 1% de esa cantidad, que es lo que está reclamando la FAO, para empezar a paliar de forma efectiva el sufrimiento injusto y evitable de millones de seres humanos? ¿Cómo es posible que les de igual todo eso, y hasta cuándo admitiremos que todo eso siga así?

Cuando ellos se quitan desaparecen y ni siquiera dan la cara no queda más remedio que actuar como reclamaba hace pocos días Federico Mayor Zaragoza cuando decía que "los ciudadanos no podemos seguir ni personal ni institucionalmente en silencio; no podemos seguir siendo súbditos callados, tenemos que pedir democracias reales, basadas en la justicia social y no en las leyes del mercado".

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario