May 6 2005
269 lecturas

Opinión

A pesar de ustedes, de nosotros, la vida

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoEmmanuelle Garrido se graduó en Derecho y ocupa en su trabajo el puesto de jefe. A pesar de su discapacidad visual desde los seis meses de edad. Y Rodney Santos celebra, el día en que escribo este artículo, los cinco años de su mayor victoria personal: la victoria por la vida, luego de superar un cáncer. A pesar del pesimismo, de muchos, años atrás.

Monique Romano es gerente comercial y logró superar una grave crisis financiera en su empresa. A pesar de la caída del 50 por ciento en las ventas ocurrida en un determinado período. Y Giselle Dellatorre trabaja para mejorar la calidad de vida de niños portadores de enfermedades reumáticas. A pesar de la falta de incentivo gubernamental.

Los conocí a traves de mis escritos, y con ellos hoy tengo amistad y mantengo contacto. No son celebridades, no participan de reality shows, no recibieron herencias o ayuda. Son personas diferentes porque decidieron enfrentar la mediocridad, el pesimismo y la negligencia.

Es común rendirnos ante las dificultades y sobre-dimensionarlas. Nuestros problemas son siempre más relevantes que los de los otros. Contratiempos se vuelven tragedias. Nos sentimos incapaces, impotentes y que han sido injustos con nosotros.

La frase que introduce este texto pertenece a un psiquiatra y psicólogo austríaco Viktor Frankl, creador de la logoterapia, según la cual el deseo de encontrar un significado para la vida es la motivación básica del comportamiento de un individuo. Establecer y perseguir un objetivo trillando su propio destino es más relevante que satisfacer instintos y aliviar tensiones, como argumenta el psicoanálisis convencional.

Frankl pertenecía a la corriente judaica socialista marxista, la clase de judíos más odiada por Hitler. Pasando por cuatro campos de concentración entre 1942 y 1945, perdió a sus padres, a su esposa y un hermano, sufriendo malos tratos y hambre. Pero sobrevivió, por sus principios y por sus propósitos.

Teorizando a partir de sus observaciones y de su propia experiencia, Frankl observó que un individuo puede encontrar un sentido para su vida a partir de tres vías:

a) Creando un trabajo o realizando un hecho notable, o al sentirse responsable por terminar un trabajo que depende fundamentalmente de sus conocimientos o de su acción;

b) Experimentando un valor, algo nuevo, o estableciendo una nueva relación personal; éste también es el caso de un individuo que está consciente de la responsabilidad que tiene con relación a alguien que lo ama y espera por él;

c) A través del sufrimiento, adoptando una actitud con relación a un sufrimiento inevitable, se tiene conciencia de que la vida todavía espera mucho de su contribución para con los demás.

En estos tres casos, la respuesta del individuo deja de ser una pérdida de tiempo en charlas y meditaciones, y se torna la acción correcta y la conducta moral objetiva.

He visto empresas que producen y generan empleos, a pesar de las tasas de interés elevadas, de la carga tributaria indecente y de la indisponibilidad de crédito.

He visto profesionales que son promovidos, a pesar de la ausencia de un MBA o de la fluidez en otro idioma.

He visto personas que practican acciones sociales filantrópicas, llevando consigo la ternura en la mirada, el calor en el abrazo y el consuelo de la palabra, a pesar de que personalmente no lo necesiten.

He visto parejas que se reconcilian y amantes que se sacian, a pesar de las divergencias y de la eventual discordia.

Ya he hablado antes sobre flexibilidad. Y mi amigo Roberto Ambrósio me regaló una metáfora sobre el boxeo, un deporte duro y violento que nos lega de forma muy especial el concepto de asimilación. Un boxeador recibe un golpe directo de derecha y asimila, bien o mal, el choque sufrido. Asimilar es tornarse semejante a. Como si el golpe pasara a ser una parte de la propia persona, cambiándola externa e internamente.

El boxeador sufre, se desploma, devuelve la energía potencial en forma de persistencia (se mantiene en pie) o en forma de contragolpes defensivos; pero, sobretodo, aprende mientras asimila. Aprende que la guardia debería estar más alta, que la esquivada debería haber sido un décimo de segundo antes. Aprende con el dolor y aprende solo.

También he aprendido a ofrecer menos resistencia a los sacrificios impuestos, a soportar mejor las dificultades, a ser mas tolerante. Y a encontrar un “sentido para la vida”. A pesar de los que a todo eso se oponen.

Fuente: La información sobre logoterapia extraída de: Rubem Queiroz Cobra
(www.cobra.pages.nom.br).

———————————–

* Economista graduado en la FEA/USP, y en Publicidad en ESPM/SP, con especialización en Marketing en la MMM/SP y en Calidad de Vida en el Trabajo en la FIA-FEA/USP. Empresario, consultor, profesor universitario, escritor y conferenciante. Director de Infinity Consulting y Miembro Ejecutivo del NJE/ Fiesp.
www.tomcoelho.com.br

Correo electrónico: tomcoelho@tomcoelho.com.br

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario