Oct 27 2008
420 lecturas

PolíticaSociedad

Africa: Socialistas piden compensación por esclavitud

Lansana Fofana*

Socialistas, socialdemócratas y laboristas de África occidental exigieron a los países que recibieron esclavos procedentes de este continente el pago de compensaciones por 400 años de explotación.

Ismail Rashid, profesor de Historia Africana en la universidad neoyorquina Vassar College, afirmó que las naciones occidentales deben pagar por "los horrendos crímenes cometidos contra los africanos por su sometimiento a la esclavitud y deshumanización".

"No se trata de un favor que pedimos a Occidente. Es nuestro derecho, porque Occidente robó nuestro trabajo, dignidad y recursos", afirmó Rashid, en la Conferencia Regional de África Occidental de la Internacional Socialista celebrada del 20 al 22 de este mes en Freetown.

"Se trata de un pago por nuestra labor y nuestros saqueados recursos humanos", sostuvo.

A la reunión en la capital de Sierra Leona asistieron socialistas, socialdemócratas y laboristas de África pero también de Europa y Estados Unidos, quienes discutieron las compensaciones y la crisis financiera internacional, entre otras cuestiones.

"Las reparaciones deben concretarse en la forma de transferencia de tecnología y recursos financieros, porque la esclavitud destruyó el potencial de África para el crecimiento y el desarrollo industrial", agregó Rashid.

Las compensaciones han sido objeto de un largo debate en círculos intelectuales africanos. Los participantes de la conferencia coincidieron en que los efectos de la esclavitud todavía frenan el crecimiento económico del continente.

"El neocolonialismo es subproducto de la esclavitud", afirmó Luwezi Kinshasha, representante del Movimiento Internacional Democrático Popular Uhuru, de Congo-Brazzaville.

"Europa occidental esclavizó africanos durante 400 años, traficando a nuestra gente para que trabajaran en plantaciones occidentales y ayudar al desarrollo de Europa. La tendencia continuó tras la independencia de nuestros países de los poderes coloniales, porque Occidente apañó regímenes subrogantes que promovían sus intereses", agregó.

Según Kinshasha, sólo el socialismo podrá unir a las masas africanas para que tomen control de su destino y avancen. Los trabajadores africanos, señaló, deben acceder al poder porque es la única forma para que los recursos del continente sean utilizados para beneficiar a los pueblos africanos.

"Esta conferencia ha sido el punto de inicio. Debemos organizarnos para unir a los pueblos africanos, para que sus reclamos de compensaciones sean escuchados en Occidente", enfatizó.

"Se ha hablado mucho en el pasado sobre este tema. Tenemos que dar un paso adelante y comprometer a las naciones occidentales en nuestro reclamo. E incluso, antes que eso, debemos demandar a Occidente que acepte abiertamente sus culpas y pida disculpas a los africanos por la esclavitud y, luego, avanzar hacia un acuerdo sobre las reparaciones", dijo Kinshasha.

La Unión Panafricana (Panafu, por sus siglas en inglés), que también participó en la conferencia, señaló que ha estudiado la cuestión de las compensaciones y que, incluso, organizó un grupo de trabajo encargado de promover la cuestión en coordinación con otras organizaciones.

Abdul Rashid, de Panafu, dijo que su organización ha promovido las reparaciones por más de una década y que la conferencia de la Internacional Socialista le dio un nuevo impulso a esta causa.

"La reunión se realizó en un momento adecuado. Tenemos que organizar reuniones como ésta en todo el continente periódicamente, para crear conciencia entre los africanos acerca de que las compensaciones deben ser pagadas por Occidente, que se trata de un derecho de los africanos y una obligación moral para las naciones occidentales", declaró Rashid a IPS.

El organizador regional del capítulo africano de la Internacional Socialista, Cherinoh Alpha Bah, dijo que muchas compañías e industrias europeas se beneficiaron con el tráfico de esclavos y que deben ser forzadas a pagar las compensaciones.

"Parte de sus ganancias deben volver a África en la forma de reparaciones. Incluso, los artefactos saqueados deben ser retornados, porque pertenecen de pleno derecho al pueblo africano", señaló.

Ismail Rashid, quien centró su exposición en el tráfico de esclavos hacia América y la cuestión de las compensaciones, ofreció una perspectiva histórica, subrayando la colaboración de africanos como una razón que explica el desarrollo de esa práctica.

"Fue la complicidad de los africanos la que ayudó a fomentar el tráfico y esto aún ocurre en estos días, cuando regímenes neocoloniales sirven los intereses de sus amos occidentales", dijo, citando como ejemplo la carga de la deuda externa y las injustas prácticas comerciales.

Se lamentó por el hecho de que poco se enseña sobre historia africana en las instituciones de educación superior del continente y urgió a los africanos a recordar los horrores de la esclavitud, la explotación de sus pueblos como objetos y su sistemática deshumanización.

La deshumanización, agregó Rashid, aún continúa a través del racismo, la pérdida de la identidad y la confianza.

Concluyó que la resistencia del pueblo africano puso fin al tráfico de esclavos y el colonialismo, reclamando que esa resistencia debe continuar si se quiere que el neocolonialismo, un subproducto de los dos sistemas anteriores, sea erradicado.

Sierra Leona, sede de la conferencia, fue un gran centro para el tráfico de esclavos. El gobierno se ha comprometido a preservar la histórica fortaleza de la isla Bunce, donde miles de africanos fueron sometidos a la esclavitud y vendidos.

También creó una comisión con la responsabilidad de identificar otros centros de tráfico, que han sido descuidados y por lo tanto poco atractivos para los turistas.

Una estatua de Sengbe Pieh, cuyo nombre como esclavo fue Joseph Cinque, se encuentra en una importante rotonda de Freetown y es diariamente visitada por transeúntes locales y turistas.

En 1839 los esclavos a bordo de un barco llamado Amistad se rebelaron para obtener su libertad mientras se los llevaba de un puerto cubano a otro. Su líder era Pieh, joven de la etnia mende.

Los esclavos habían sido capturados en su mayoría en las cercanías Sierra Leona y vendidos a negreros españoles.

Finalmente, quedaron libres en 1841, luego de pasar dos años internados en Estados Unidos a la espera del veredicto de los tribunales en relación con su "rebelión".

El año pasado, Sierra Leona celebró el bicentenario de la abolición de la esclavitud en el país y la fundación de Freetown (ciudad libre, en inglés) como hogar para los libertos.

Activistas locales aseguran que presionarán al gobierno para sumar voces al reclamo por las reparaciones, pero eso todavía está por verse.

*Publicado en IPS

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario