Nov 23 2009
680 lecturas

Política

Alberto Pinzón Sánchez / Análisis dialéctico de la coyuntura colombiana

La anexión (diplomática) y la ocupación (militar) de Colombia por los EEUU a partir de la creación de un sistema integrado de bases militares norteamericanas (SIBN) en nuestro país y el continente; ha generado de palabra y obra una natural repulsa continental. De momento “la batalla de ideas” sobre sus implicaciones para los pueblos de la Patria Grande Latinoamericana, apenas se ha iniciado y es de esperarse que a partir de los fogonazos iniciales vaya surgiendo una mayor claridad orientadora.

 

Ya lo decía nuestro Padre Simón Bolívar al referirse a “los soldados bisoños que con los primeros disparos corren creyéndolo todo perdido”.

Por lo pronto va quedando claro que uno de sus rasgos esenciales es una escalada en todos los frentes de la geo-política imperial, un paso más alto en la operación geo-estratégica de dominación y explotación de la región andino-amazónica, iniciada a finales del siglo pasado por el gobierno USA de Bill Clinton, con el Plan Colombia/ Iniciativa Regional Andina, en la zona de las 5 fronteras o donde confluyen Brasil, Venezuela, Perú, Ecuador y Colombia, y cuya motivación económica ya aceptada por todo el mundo es la posesión y usufructo lucrativo de los ingentes recursos, que además de los cuatro conocidos (petróleo, genes, agua y oxígeno) son todavía desconocidos para el público general (por ejemplo el metal Coltán u “oro azul” indispensable para los nuevos desarrollos tecnológicos del complejo militar industrial estadounidense).

Hay otro punto de coincidencia general en los análisis, y es el contenido “supra-estructural” de la escalada especialmente en su aspecto ideológico, también reconocido hasta por la señora Condolezza Rice cuando en una chispa de lucidez y refiriéndose al Libertador Simón Bolívar, exclamó como si fuera un lastre que “estos pueblos tienen Historia: es la gran contradicción entre “monroísmo y bolivarismo”, definida o caracterizada desde sus inicios por el mismo Bolívar, avanzada o ensanchada por el apóstol José Martí, Farabundo Martí, Sandino, Jorge Eliécer Gaitán o Allende, entre los que ahora recuerdo, pero que ahora se ha hecho aún más evidente, clara y masiva.

Una tercera contradicción que ha sido aceptada (aunque con algunos reparos por los sostenedores de la división exclusiva y única entre burgueses y proletarios) es el entrelazamiento o fusión histórica-económica de los intereses monroistas o imperialistas con las oligarquías latifundistas financieras de cada país, o “criollas” y que en cada uno de sus estados nacionales latinoamericanos ha revestido características propias o singulares o desarrollos particulares que corresponde a cada pueblo trabajador, como polo opuesto de la misma contradicción, aclarar en la teoría y la práctica.

Pero en donde no ha habido el mismo rigor dialéctico y se ha obviado o excluido el nudo de contradicciones materiales y objetivas, que la trascendental decisión del Pentágono de “engullirse” al pueblo colombiano ha originado, ha sido en el análisis de la coyuntura histórica y económica actual: enmarcada, primero, por una terrible y profunda crisis económica, social y ambiental sin paralelo en la civilización humana.

Segundo, por el llamado empantanamiento de la temible y sofisticada maquinaria militar inteligente del imperialismo mundial, en Iraq, Afganistán, Pakistán, Irán y Palestina.

Y tercero, que los intereses financieros del complejo militar industrial yanqui, requieren (o necesitan según lo enseñó Lenin) de otra “guerra (así sea limitada como todas las del Siglo XXI) para vender más armamentos y contratos, apoderarse de más recursos naturales, repartirse más el mundo subdesarrollado y salir de la recesión económica que se está prolongando más de lo esperado.

La anexión de Colombia por los EEUU, ha sido comparada muy sugestivamente con el “escenario” de la anexión de Austria que hiciera el führer Hitler antes del desencadenamiento de la II Guerra Mundial. Puede haber algunas situaciones parecidas y aleccionadoras, pero la extrapolación geográfica e historia nubla la identificación del nudo complejo de contradicciones objetivas, de las que venimos hablando.

Por ejemplo:

EEUU al tomar conciente y racionalmente la decisión de anexarse y tomar posesión de Colombia (I Took Panamá, dijo el otro Roosvelt), el balcón más rico y estratégico de América desde el punto político militar y de recursos naturales conocidos y desconocidos, han puesto sitio militar a la República Bolivariana de Venezuela, y de paso también han colocado una afilada pica en el costado de la burguesía brasileña paulista, que históricamente ha mostrado cierto “nacionalismo” y ha venido tomando distancia frente a los EEUU , exhibiendo –en una serie de "cumbres" internacionales– una imagen de “sub potencia emergente”.

Sin embargo la “Amazonía Nossa” y sus inmensas riquezas declaradas objetivos militares-económicos con el subterfugio de combatir el narcotráfico y las tendencias “anti norteamericanas de ciertos países de la región; también pertenece a tres de las grandes potencias del G20 (Francia con Cayena, Inglaterra con Guyana, y Holanda con Surinam), y ahora tendrán que compartirla también con los EEUU situados estratégicamente en Colombia.

Si se tienen en cuenta estos cuatro hechos contradictorios: 1-Colombia 2-Venezuela 3-Brasil 4-Las potencias europeas amazónicas, es fácil entender el papel conciliador o mejor “la parálisis estratégica” de Lula, como la llama el profesor Dieterich en su poco dialéctico análisis, basado en la teoría burguesa de los escenarios futuros y publicado en Indymedia/Colombia 18. 11. 2009.

Pero atención: en donde acierta el profesor Dieterich y coincide con lo dicho por el comandante Fidel Castro para Cuba, es en el reconocimiento de que la mayoría de revoluciones han sido destruidas desde dentro, y que el proceso revolucionario venezolano tiene diversas “contradicciones internas”, que parece ser no lo convierten en la excepción a esta generalización sociológica.

Y por último, quisiera llamar la atención o controvertir la contradicción subjetiva contenida en la opinión de que existen dos Obamas. No hay dos Obamas. Objetivamente hay uno solo para mostrar en público, mientras la verdadera política internacional de los EEUU es desarrollada por la familia Clinton de acuerdo con los intereses del complejo militar industrial yanqui arriba descritos.

El presidente Obama, ganó las elecciones, pero haciendo diversas y múltiples concesiones electorales que a la larga terminaron La anexión (diplomática) y la ocupación (militar) de Colombia por los EEUU a partir de la creación de un sistema integrado de bases militares norteamericanas (SIBN) en nuestro país y el continente; ha generado de palabra y obra una natural repulsa continental. De momento “la batalla de ideas” sobre sus implicaciones para los pueblos de la Patria Grande Latinoamericana, apenas se ha iniciado y es de esperarse que a partir de los fogonazos iniciales vaya surgiendo una mayor claridad orientadora.por colocarlo a merced de sus adversarios, los Clinton, reconocida familia de reaccionarios inspiradores y ejecutores del Plan Colombia /Andino.

Obama interesado en la reforma interna del sistema de salud, dejó el asunto colombo-venezolano, lo mismo que lo de Honduras en las manos o a discreción de la señora Hillary Clinton, quien a nombre de la regresiva y poderosa familia suya, ligada estrechamente a los intereses financieros del complejo militar-industrial norteamericano, se encargó de desarrollar toda la política internacional de los Estados Unidos en la región, tal y como lo estamos viendo.

Esta sin duda si es una verdadera contradicción que no debiera dejarse pasar por alto en los futuros análisis.

Alberto Pinzón Sánchez es médico y antropólogo de ditada actuaciòn pública y en asuntos sociales de Colombia.
En www.argenpress.info

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario