Dic 21 2007
1124 lecturas

Cultura

Alejandro Lavquén: – LA POESÍA, REFLEJO DE LA VIDA A TRAVÉS DEL LENGUAJE

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El periodista y poeta Alejandro Lavquén (1959) colabora en El Clarín de Chile; en la página de Internet Rebelión.org (España) y en la revista Punto Final. El 16 de septiembre se leyó implicado en una entrevista que publiqué en Correo del Sur, por las declaraciones del presidente de la Sociedad de Escritores de Chile (SECh) Reynaldo Lácamara. Ejerciendo su derecho de réplica, Lavquén detalla su evidencia sobre un caso que en Chile suele darse, la guerrilla literaria.

Nicanor Parra vapuleó hace años al entonces presidente de la SECh mediante una Carta abierta a Su Excelencia Luis Merino Reyes (en junio de 1970) y Gonzalo Rojas desde la legendaria revista Punto Final (en septiembre de 1968) desató una diatriba contra Nicanor Parra que tituló Gracias y desgracias del antipoeta; Pablo de Rokha y Vicente Huidobro lanzaron una invectiva contra otro presidente de la SECh: Pablo Neruda, y éste se defendió con el incendiario poema Aquí estoy (Barcelona, 1935).

Así que por la pasión y la idiosincrasia del Sur hay una tradición a llevar la palabra y la búsqueda de la verdad, entre escritores, hasta las últimas consecuencias.

Pero el autor de: Canto a una década (1981), Atardeceres y alboradas (1994), Alegrías llenas de tristezas (1997), El hombre interior (1997), Postales para no olvidar (1998), Respirando (1999), Valparaíso (1999), Sacros iconoclastas (2004) y La libertad de Pérez (1996) quiso hablar también de otros temas de interés político y cultural; esperando contribuir al debate de las ideas nuestra edición digital (El Clarín) siempre estará abierta.

–¿Qué circunstancias lo llevaron a escribir poesía? ¿La dictadura? ¿Cuestiones existencialistas? ¿La belleza de Valparaíso? Sólo estoy tirando dardos, en qué piensa o recuerda?

–Recuerdo varias cosas, pero principalmente la dictadura. Escribir poesía, para mí, comenzó como una manera de sacarme la rabia e impotencia ante tanto atropello. Luego vienen períodos de lecturas y el desarrollo propio de un escritor y voy hablando de los diversos temas cotidianos. Aunque siempre manteniendo una postura crítica ante la sociedad, sea cual sea el tema central del libro o cuadernillo que publique. Y no por capricho ni por llevar la contra, sino por circunstancias objetivas.

foto
“La vida es una mezcla diaria de docenas de temas, como los colores de las casas de Valparaíso, libres y espontáneos. Y la poesía es el reflejo de esa vida a través del lenguaje”.

–-Leí un par de entrevistas que le realizó a los poetas Juan Gelman y Roberto Fernández Retamar y oí en Internet por radio Nuevo Mundo que habló con el historiador Mario Amorós y el escritor Patricio Manns ¿Cómo son los diálogos con sus colegas? ¿Se imponen las tablas de periodista o su pasión de poeta?

–En realidad entrevistar colegas es bastante entretenido y un diálogo enriquecedor, pues siempre se aprende algo. Y no le hablo sólo de los consagrados, uno aprende hasta de quienes se están iniciando. Con los colegas, más que una entrevista, en el sentido formal, se da una conversación. He entrevistado a más de ciento cincuenta escritores, entre lo que hago en la revista Punto Final y lo que hice en el programa De Puño y Letra, que durante cinco años conduje en radio Nuevo Mundo.

–¿Hay algún poeta o escritor que admira y todavía no ha entrevistado?

–A quien me hubiese gustado entrevistar ya no está. Se trata de Pablo de Rokha, me habría encantado hacerle una larga entrevista. Es el poeta que más admiro, tanto por su obra como por el compromiso político y social que mantuvo durante su vida. De los narradores, a Carlos Droguett, sin duda. Respecto a los contemporáneos creo que ya he entrevistado a todos cuya poesía o prosa me despierta un interés especial.

–Cuenta con su derecho de réplica, el presidente de la SECh en entrevista a Correo del Sur declaró que los motivos de la querella judicial contra usted fueron: “ante una avalancha de juicios de valor, calumnias e injurias acerca de mi persona y del Directorio que presido”. ¿Hasta dónde llegará la discusión jurídica con el presidente de la SECh?

–-La querella que el actual presidente de SECh, Reynaldo Lácamara, presentó en mi contra, fue por lo que él consideró injurias cuando le pedí cuentas acerca de la administración de la Sociedad de Escritores de Chile. Soy socio y tengo el derecho de hacerlo. Por otro lado, no existe querella por calumnias. Sobre juicios de valor, es curiosa la frase, porque ¿acaso no nos expresamos todos mediante juicios de valor?

“Personalmente, no me amedrenta el señor Lácamara con su querella, de hecho él buscaba una disculpa pública, pero dije que no, que la justicia dictamine. Además la SECh está siendo fiscalizada por el Ministerio de Justicia por transgresiones al estatuto institucional. Eso Lácamara no lo cuenta ni en Chile ni en el extranjero cuando intenta hacerme aparecer como un alborotador frente a otros colegas.

“Le pondré un ejemplo del actuar de Lácamara, para que los propios lectores juzguen los hechos; en carta pública fechada el 21 de agosto del 2007, Reynaldo Lácamara expresa lo siguiente:
“La reciente Comisión Revisora de Cuentas integrada por destacados escritores nacionales que no ha encontrado ningún signo de anormalidad en nuestra gestión contable”.

“Ante esta curiosa afirmación, y como yo sabía que la comisión no había entregado informe alguno, pregunté al directorio por qué el presidente decía cosas que no eran así. La respuesta oficial de la Secretaria General de la SECh Magdalena Fuentes: ‘En cuanto a la pregunta sobre las declaraciones del presidente de SECh, Reynaldo Lácamara, respecto a que la Comisión Revisora de Cuentas encontró todo normal, le puedo informar que, consultado él personalmente en sesión extraordinaria de Directorio, me ha respondido que en el periodo anterior como secretario general ha sido sometido a las comisiones pertinentes de entonces, a las cuales se refería’.

“Sobre esto, un comentario: Queda claro que a la fecha de Septiembre de 2007 la comisión no había entregado ningún informe, pero el presidente afirmaba que sí ¿Qué pretendía con eso? Luego, al intentar Lácamara justificar sus dichos, expresó que se refería al informe 2005, pero eso es más raro aún que lo diga porque esa comisión, como todos los socios y escritores saben, sí encontró anomalías. Por algo se vio obligado a renunciar el presidente anterior de la SECh junto a cuatro directores. Cada uno sacará sus propias conclusiones”.

–Cambiando drásticamente de tema, su apellido es indígena, pero según entiendo no nació en la región mapuche, sino en el urbanismo de Santiago ¿se siente identificado con las demandas de libertad para los lonkos mapuche? ¿Cómo es la aproximación a su raíz indígena?

–Me siento identificado obviamente con las de los líderes de la comunidad mapuche. En Chile y Latinoamérica, todos tenemos raíces indígenas. No somos los ingleses de Latinoamérica como pretenden algunos arribistas y desclasados.

–El pasado 13 de septiembre, la ONU aprobó la Carta de los derechos indígenas que establece la autodeterminación, el control de la tierra y sus recursos. El 19 de octubre Bachelet firmó un proyecto de Ley de reconocimiento a los derechos indígenas, pero ¿a qué atribuye la persistencia de la Ley Antiterrorista contra la comunidad mapuche?

–Yo no confío en el Estado de Chile en el asunto que usted menciona. Ahora, si cumpliera con eso y otras cosas que el pueblo exige sería fantástico, pero en este momento la realidad es desesperanzadora. El Estado aplica leyes antiterroristas porque es un Estado represor, un Estado de clase, controlado por los plutócratas, por los empresarios y las transnacionales, tan sencillo como eso. El pueblo continúa siendo el gran explotado.

–El primer caso de Ley Antiterrorista lo presentó Juan Agustín Figueroa, el mismo presidente de la Fundación Neruda que entrega los derechos de autor del poeta (2.3 millones de dólares) al peor de los pinochetistas: Ricardo Claro ¿Quiere opinar sobre este tema extremadamente espinoso?

–Qué más podría decir, que su pregunta no diga. Pero gran culpa en esto la tienen los escritores, que nada dicen, ya sea porque siempre esperan algo de la Fundación Neruda o desconocen el tema ¿Qué ha hecho la SECh por esto? Creo que enviaron una cartita. ¿Y el Partido Comunista, qué ha hecho? Lo que pienso de Juan Agustín Figueroa y Ricardo Claro creo que lo imagina.

———————————–
foto

* Periodista.
Artículo publicado originalmente en el diario digital www.elclarin.cl.
Se reproduce aquí por gentileza de su autor.

Addenda

Sin comentarios, una carta dirigida a los escritores agrupados en la Sociedad de Escritores de Chile.

Por una Nueva SECH

Secretaria Gral. de SECH. Renuncia y denuncia corrupción

Escritores, salvemos a la SECH y regresen a la Casa del Escritor para elegir a verdaderos escritores como nuestras autoridades.

En una reunión ampliada de la Sociedad de Escritores de Chile el 10 de diciembre de 2007, renunció la Secretaria General, Magdalena Fuentes, mostrando honradez y entereza ante los ataques de la vicepresidenta Cecilia Palma y el presidente Reynaldo Lacámara.

Magdalena denunció amenazas, falsificación de actas por parte del presidente, autoritarismo, manipulación, pagos de honorarios sin autorización del directorio, descerrajamiento de estantes y puertas, faltas a los estatutos, pérdidas de talonarios de pago de cuotas, robos de dineros de la institución, la elección viciada de Jaime Hales y Gregorio Angelcos como representantes de SECH al Consejo del Libro, de gastos sólo aprobados por el presidente y vicepresidenta, entre ellos el pago de cheques por casi veinte millones de pesos al socio Gonzalo Contreras, producto de un negocio particular de este socio con ENDESA utilizando facturas de la SECH.

Estas mismas irregularidades fueron denunciadas por Ricardo Gómez López que también renunció. A Gonzalo Contreras se le giraron otros cheques por más de diez millones de pesos por un proyecto de SECH que en realidad era para él, pero se presentó como SECH para que Reynaldo Lacámara pudiera ubicarlo mejor en el Consejo del Libro por ser institucional. Gracias a la SECH el socio Gonzalo Contreras se ha ganado cerca de treinta millones de pesos. Más los honorarios que se le han pagado aparte por otros conceptos.

La Comisión Revisora de Cuentas denunció varias irregularidades pero trató de aminorarlas debido a que el presidente Reynaldo Lacámara pertenece a la misma tienda política que tres de los miembros de la Comisión Revisora. No se puede ser juez y parte, esta comisión está viciada. ¡Hasta cuándo un grupúsculo decide lo que se hace o no se hace con los destinos y dineros de la SECH!.

Queridos escritores, hay que decir basta. Hay que solicitar una auditoría para los años 2006 y 2007. El presidente y la vicepresidenta acusaron de las irregularidades a la contadora de la SECH, recibiendo una dura respuesta de la ex presidenta de SECH Isabel Velasco, que respondió que los cheques los firma el presidente y tesorero y no la contadora. Un escándalo total los ataques contra Magdalena Fuentes que sólo ha demostrado honradez y valentía para hacer sus denuncias. Al final incluimos la carta de renuncia de Magdalena Fuentes con las graves acusaciones.

Escritores de verdad regresen a salvar a la SECH y expulsar de la Casa del Escritor a esta gente que tanto daño nos ha causado. Las denuncias de Magdalena Fuentes no pueden quedar en el aire!. Ella ha dicho la verdad con valentía.

(No lleva firma legible)

La renuncia

Señor Reynaldo Lacámara Calaf
Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile
Directorio y socios
Presente.

Me dirijo a ustedes, para presentar mi renuncia al cargo de Secretaria General de la Sociedad de Escritores de Chile, dadas irregularidades que se vienen manifestando al interior de la institución; decisión que tomo el 19 de noviembre para presentarla hoy 10 de diciembre, ante los socios, en sesión acordada por el directorio para lectura del informe de la Comisión Revisora de Cuentas.

Cada vez que estuve enterada de irregularidades, se lo manifesté al presidente y al directorio, tanto para conocer los hechos mismos, como por la toma de decisiones profundas que debían realizarse al respecto para su solución y en mi calidad del cargo, recibiendo en más de una ocasión la tergiversación de los hechos de parte de algunos integrantes del ejecutivo y de un director.

Ante mi planteamiento de esclarecer algunos hechos, pues me parecían graves, se me quiso destituir de mi cargo e incluso recibí amenazas en sesión ante el directorio y, en la institución en varias ocasiones, de parte del socio involucrado en algunos hechos.

Reitero que mis deberes como Secretaria General y Ministro de Fe de la Institución, no fueron respetados por un ejecutivo que en realidad, nunca existió de manera regular, llevándose a efecto algunas decisiones que fueron hechos consumados. (Artículo Vigésimo Séptimo, párrafo tercero y Artículo Vigésimo Octavo de los estatutos SECH).

Por las razones expuestas, hace meses decidí presentar mi renuncia esperando el informe de la Comisión Revisora de Cuentas, informe que el presidente recibe el día lunes 12 de noviembre, antes de entrar a sesión, no dándolo a conocer al directorio.

A pesar de los inconvenientes, siempre me alentó la voluntad y la fuerza de aportar en la solución de las situaciones que se fueron dando para salir adelante en lo gremial, en el espíritu de la memoria histórica de nuestra institución, en las acciones y el trabajo cultural.

Traté de terminar el periodo que en fe me entregaron los socios al depositar su confianza en mí en las elecciones pasadas y quienes, tengan la seguridad, estuvieron siempre presentes en mi accionar, pero en este momento, no tengo otra respuesta que presentar mi renuncia.

Por la situación que pasa nuestra institución actualmente, llamo a todos a reflexionar profundamente y respetándonos mutuamente solucionar la situación que aqueja.

Solicito también al directorio respetar el acuerdo tomado por instancia del presidente, de llamar a elecciones en el mes de enero del 2008. Agrego que se conforme una Comisión Revisora de Cuentas, que se aboque al resto del periodo de este directorio, dando el informe antes de las elecciones.

Magdalena Fuentes Zurita.
Secretaria General
Sociedad de Escritores de Chile.

Algunas razones de mi renuncia

1.-
No leerse, durante los últimos meses, actas en sesiones ni firmar el presidente las aprobadas en tiempo prudente, prolongándose innecesariamente una gestión que perjudica la organización de secretaría.

2.-
Anulación de acuerdo en acta por la vicepresidenta, en tema relacionado con el socio Contreras. ( Acta 44 del 9 de julio de 2007, punto 7).

3.-
Pérdidas de 4 actas donde existen puntos relevantes, sin embargo en resguardo mantuve personalmente un archivo pudiendo así armar el libro, que va correctamente timbrado en cada hoja.

Solicité en reiteradas ocasiones junto con el director Gómez López, presupuesto para caja de seguridad o sistema de resguardo de actas y documentación de secretaria, actas que mantuve en mi poder hasta el momento de la visita de un funcionario del ministerio, dejándolas en secretaría bajo llave.

4.-
Tratar el presidente de adulterar acta en el momento del informe al ministerio. (Acta 47 del 6 de agosto. Referente al socio Lavquén en demanda personal del presidente punto 2).

5.-
Hechos consumados convenio con Endesa y cheques a Gonzalo Contreras, sin mi conocimiento ni del directorio.

6.-
Hechos consumados seis facturas entregadas por la contadora a Gonzalo contreras por orden de la vicepresidenta Cecilia Palma, sin mi conocimiento ni del directorio.

7.-
No respetar el acuerdo en acta de la comisión designada en sesión integrada por el director Hernán Miranda y Magdalena Fuentes Zurita, para revisar la parte finanzas del Encuentro de Escritores (Acta Nº43 del 2 de julio de 2007). La revisión por estas dos personas nunca se efectuó y el informe del encuentro fue entregado sólo al presidente.

8.-
No entregar el presidente el informe de la Comisión Revisora de Cuentas al directorio al momento de recibirlo.

9.-
Negar el presidente acuerdo en acta del día 12 de noviembre del actual año, sobre quedarme a cargo de sesiones por dos semanas en su ausencia, solicitud que él me hizo personalmente y que acepté solicitándole quedara en conocimiento del directorio y en acta, lo que se hizo.

10.-
El prosecretario omite premeditadamente acuerdo tomado en la sesión del 12 de noviembre, del punto antes señalado. Integrar al nuevo prosecretario al ejecutivo en el mismo momento y su nominación para Consejero del libro, nominaciones con las que no estoy de acuerdo por considerarlas viciadas.

11.-
Privarme, de supervisar actas tomadas por el recién nombrado prosecretario.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario