Mar 4 2014
772 lecturas

Política

Amanecí de Polar: ¡Viva el lulismo! ¡Muera el chavismo!

Parafraseando el título del conocido poema del venezolano Chino Valera Mora, “Amanecí de Bala”, se puede decir que el jueves 27 de Febrero, el país político amaneció con un gobierno domesticado por un liderazgo  nuevo: Lorenzo Mendoza, capo mayor del grupo oligopólico Polar.

Yo al menos me sentí así, cuando me calé las casi cuatro horas de la puesta en escena montada en el Palacio de Miraflores, sede del poder “de jure” concedido por una democracia burguesa que funciona a punta de la ilusión electoral. Frente al televisor, observando el juego de los actores del drama, estaba como la mayoría del pueblo, y especialmente del pueblo chavista: como mirón, como espectador.

Funcionaron como chantaje el caos y el terror de las guarimbas[1], el desabastecimiento,  la inflación y la toma de una parte del territorio nacional por las mafias del contrabando, por el paramilitarismo colombiano y por la contrarrevolución (el estado Táchira).

Desde hace más de un año, el desabastecimiento y la inflación venían haciendo lo suyo. El año pasado, Nicolás puso el esfuerzo en lograr “la estabilidad política” y lo logró en gran parte al someter electoralmente a la Mesa de la Unidad Democrática.

Pero en lo económico, el Capitán Maduro no sólo había perdido la brújula sino que los piratas que lo rodean, debido a la incapacidad que les caracteriza, le ocultaban que el barco iba directo a un arrecife.

Ministros que le decían, ¡no hay tal desabastecimiento! ¡Eso es mentira! ¡la culpa es de la gente que “está consumiendo mucho”!, no ayudaban mucho. El presidente del Banco Central de Venezuela, que le ocultaba la gravedad de la disminución de las reservas internacionales…Algunos piratas, mensajeros de los tiburones del capital financiero,  le susurraron al oído que había que acudir a pedirle prestado al Diablo, es decir a Goldman Sachs, al Bank of America o al Fondo Monetario Internacional…

Alguien le aconsejó, abrir el “diálogo” con la oposición. En La Conferencia por La Paz, los enemigos del pueblo tenían el guion preparado, uno tras otro los actores leyeron sus parlamentos. Las ideas fuerza que se posicionaron fueron:

1)       Todo va mal en este Gobierno heredero de Chávez, el modelo político y económico es un fracaso. La economía está mal, el socialismo es ineficiente, es un fracaso como modelo.
2)       Bajo el capitalismo hay posibilidades de ascenso social. Un alcalde del Estado Falcón, en un lenguaje muy llano, se puso como ejemplo de la posibilidad de superación en el capitalismo petrolero.

3)       El modelo que se propone es el de Brasil. El modelo de economía mixta, donde cooperen el sector público y en sector privado. Por tanto “¡Viva Lula!” (como modelo bueno), “¡Muera Chávez!”(como modelo malo y fracasado). Con esto, se quiere utilizar el chantaje del caos, para sugerir que es posible un modelo capitalista-democrático, parecido al modelo brasilero, donde los capitalistas dirijan la economía, la producción, el Banco Central, la política internacional de Itamarati, mientras gobierna un “presidente obrero”.

Lo que no dijeron estos pro-brasileros, es que el llamado “Modelo de Lula” en Brasil es, en realidad, el “Modelo de Fernando Henrique Cardozo”, un comunista travestido a neoliberal.

4)       Otro  actor de reparto, se encargó de decirle al Presidente lo que le ocultaba el precario círculo que rodea a Nicolás: “hay gente en la calle haciendo cola presidente, están pasando necesidad”

5)       Lorenzo Mendoza consolidó su liderazgo, surgió como el representante de los que sí producen (no importa para ellos que sea un capitalista monopolista); de los patronos que tratan bien a sus trabajadores (especialmente a la nómina ejecutiva); de los que traen el “progreso”…

Mientras tanto, detrás del escenario, en la Conferencia por la Paz, el capital financiero-especulativo se mantiene agazapado, escondiendo su mano peluda, su protagonismo principal en la actual problemática (especulación con el dólar, ahorcamiento de la actividad productiva, cooptación de cuadros gubernamentales). El capital productivo, representado en Lorenzo Mendoza, en el Grupo Polar, les lava la cara a los capitalistas, barre el sucio dejado por el capital financiero especulativo y parasitario.

Al final, el poder de facto, del “empresariado productivo”, fue legitimado en las mismas paredes del Palacio de Miraflores. Lorenzo Mendoza se consolidó como líder. Ya lo había asomado a mediados del año pasado (13/05/2013), después que algún incapaz adulante convenció al Presidente Maduro que dijera que “La Polar estaba reduciendo la producción para el mercado nacional”[2].  En aquél momento, Lorenzo salió reluciente, frente a las cámaras del poder mediático, y le dijo al Presidente Maduro que ocurría todo lo contrario: su producción había aumentado en 10% ( http://youtu.be/TFlJc0uGu5I ). Gracias a la política económica y social del chavismo, la gente aumentó su capacidad de consumo, y gracias a la estrategia del terror económico, Alimentos Polar, nunca había vendido más Harina Pan por persona como en estos tiempos de acaparamiento monopólico y especulación.

El miércoles 26 de Febrero de 2014, Lorenzo Mendoza, en un solo acto,  dejó atrás a los “petimetres y lechuguinos”  de Capriles y Leopoldo, puso en su lugar a la burguesita imberbe –políticamente- de María Corina.VEN LorenzoMendoza-Maduro

Los mensajes para seducir electoralmente a la población (incluyendo a la chavista) son muy poderosos, más en tiempo de terror y de incertidumbre, a saber: un capitalista que sí produce, frente a los socialistas improductivos; un gerente con cara de yuppie eficiente, frente a la ineficiencia de la burocracia revolucionaria. La consigna que queda en el aíre en la estrategia publicitaria de este Golpe Suave es muy poderosa simbólicamente: ¡Viva Lorenzo Mendoza, el capitalista bueno!¡Muera Nicolás, el socialista incapaz!

Lo anterior indica que todo el terreno se removió, que cambió el escenario y la correlación de fuerzas.

El Presidente tuvo un gesto propio de los revolucionarios democráticos, abrirle camino a la Paz, pero los otros, los representantes del capitalismo, están dispuestos a aprovecharse y hacer un negocio de la Paz.

Los actores “ausentes” son los que destacan en esta trama, en algunos casos con derecho a presencia pero sin derecho de palabra: los colectivos, el pueblo organizado, los partidos del polo patriótico…

El pensamiento socialista farandulero y tercermundista, verdadero aporte de la asesoría francesa versión leninista-ramonetiana, tenía que tener al tovarich Winston Vallenilla sentado de primero. Escuchamos con atención, realmente estupefactos, las profundas reflexiones políticas-filosóficas de este camarada, ascendido a líder del PSUV como representante de la sub-cultura telenovelera. Mientras que los campesinos y demás representantes de los movimientos populares quedaron para la función matutina. El presidente, en la mañana, había aparecido en camisa de kaki y con sombrero, para cerrar una hermosa marcha que estos sectores habían realizado para reafirmar su apoyo a la revolución chavista.

Aunque hay que reconocer que algunos de los chavistas presentes, que tomaron la palabra, mantuvieron la frente en alto al afirmar que: los intereses del pueblo no se negocian, especialmente cuando, bajo las reglas de la democracia electoral, somos mayoría.

Esta interpretación no es motivo para alimentar la desesperanza,: lo contario, es para poner los pies en la tierra. El análisis de la coyuntura actual no se agota viendo el teatro representado por la élite. Sin dejar de tener un ojo sobre tal escenario, hay que ver hacia el teatro donde está el pueblo chavista, organizado o no organizado, aquél que es excluido de las negociaciones, aquél que no es consultado, aquél que cree en el mensaje socialista y revolucionario que sembró el Comandante Chávez, aquél que ha sido paciente frente a la arremetida terrorista del brazo armado de la MUD.

Confiar en el pueblo, y en la dirigencia del chavismo honesto y revolucionario, nos permitirá tener la suficiente paciencia para aclarar la mañana, para recuperar fuerzas y trabajar en el encuentro con los comunes, que compartirán la celebración que empieza exclamando: “Amanecí de bala”.

Al recordar un fragmento del poema aludido del Chino Valera Mora, reafirmaremos que este viaje es largo:
“hay sol hasta la madrugada y creo que jamás moriré
sin embargo deseo que este día me sobreviva
soy desmesurado o excesivo y no doy consejos a nadie
pero hoy veo más claro que nunca y quiero que los demás participen
hermoso día me enalteces desenfrenada alegría
no tengo comercio con la muerte no le temo
llevo en la sangre la vida de cada día soy de este mundo”

 Notas
[1] Guarimbas se les llama a las barricadas organizadas, principalmente, en algunas urbanizaciones de clase media-alta de la Ciudad de Caracas. Montando pequeños escenarios de violencia, por grupos muy bien entrenados (con financiamiento estadounidense), buscaban una imagen que demostrara a nivel internacional que el Gobierno de Nicolás Maduro violaba los derechos humanos. Mientras las policías municipales y de las gobernaciones vinculadas con las organizaciones terroristas Primero Justicia y Voluntad Popular, no hacían nada, la Guardia Nacional tuvo que intervenir, en algunos casos mordiendo el peine de la oposición mediática.
[2] http://www.eluniversal.com/economia/130512/maduro-dijo-que-polar-esta-reduciendo-la-produccion

* Miembro del Colectivo El Lumpen

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Tania Jamardo Faillace
    4 marzo 2014 15:10

    Hay algunos reparos a hacer.
    FHC no es comunista, ni nunca lo fué. Ha sido, y continua a ser, el agente del neoliberalismo y de la Globalización en tierras brasileñas, inclusive en su ideario nuevo a lo Instituto Millenium: el neoliberalismo anarquista. No voy a extenderme sobre eso, ya que ustedes lo pueden hacer por su cuenta.
    Lula, hacia 1996, junto con las cúpulas de los partidos de izquierda de entonces, PT, PDT, PCdoB, ha hecho acuerdos com la proposición neoliberal, Ha aceptado las alianzas partidarias indiscriminadas, onde cada partido posee un ministério para hacer lo que le dá la gana; pero quien manda en Brasil son las Agencias Nacionales, correas de transmision de los intereses de la Nueva Orden Mundial.
    Dilma tiene otro enfoque, muy distinto, pero tiene toda la burguesía neoliberal contra su proposición, un tanto semejante a del segundo gobierno de Getulio Vargas. Y Brasil está con la CIA diseminada por todo su territorio.
    Me parece, pues, que al articulista le faltan informaciones.
    En cuanto a Venezuela, el error fué colocar todas las apuestas en un recurso natural, el petroleo. La base de la autonomía y soberanía de un país, no es el comercio exterior, pero la seguridad alimentaria, y la democratización de la tierra rural y urbana. De ahí, es posible progresar a una democratización efectiva de los medios de producción.
    Pero no se hará facilmente. Hay que prepararse contra la intervención de afuera. Tania Jamardo Faillace – periodista y escritora brasileña, activista social,fundadora nacional del Partido de los trabajadores