May 24 2011
476 lecturas

Sociedad

Apenas empieza la batalla por la Patagonia

Pamela Sepúlveda.*

El proyecto hidroeléctrico de Hidroaysén, en la Patagonia de Chile, es un duopolio energético que deja fuera del mercado a los actores que quieren participar con otras fuentes de energía, afirma en esta entrevista la ambientalista chilena Sara Larraín. Pero la batalla apenas comienza. Hidroaysén causa "Una crisis de credibilidad en la institucionalidad y en (la figura del presidente) Sebastián Piñera", dijo la ecologista Sara Larraín.

 
Miles de chilenos se mantienen movilizados contra un proyecto que fragmentará seis parques nacionales, 11 reservas nacionales, 26 sitios prioritarios de conservación, 16 humedales y 32 áreas protegidas privadas, en la Patagonia y en otras siete regiones, según sus detractores.
 
Las protestas se multiplicaron en varias ciudades y movilizaron a más 30.000 personas en la capital, duramente reprimidas por la policía de Carabineros, con gases lacrimógenos y carros lanzagua. El gobierno del derechista Piñera apoya el proyecto por la necesidad de duplicar la producción de energía en los próximos años para sostener un crecimiento anual del producto interno bruto estimado en seis por ciento.
 
<img class="alignleft" alt="" src="/site/uploads/drupal/SLarrain.jpg" />Pero pese a la luz verde al plan, Sara Larraín, directora del Programa Chile Sustentable y detenida y maltratada por la policía en las protestas, cree que apenas "estamos empezando la batalla".
 
—¿Por qué la aprobación de HidroAysén causó tanto rechazo?
 
—Porque afecta el corazón de la Patagonia chilena, una de las zonas patrimoniales más importantes de Chile, con cinco centrales eléctricas para generar de 2.700 megavatios y llevarlos por una línea de 2.000 kilómetros directamente a Santiago y a las mineras de la región de Atacama.
 
—El gobierno argumenta que la aprobación respetó la legislación ambiental. ¿Por qué usted sostiene que hubo un proceso irregular?
 
—En el proceso de evaluación ambiental de HidroAysén, el procedimiento a través del cual la autoridad entrega los permisos sectoriales para los proyectos, se cometieron desde 2008 varias irregularidades.
 
"Primero, se acogió a proceso un proyecto que no tenía información de la línea de base. Tuvo 2.000 observaciones de organismos públicos y 11.000 de la participación ciudadana. Al menos cuatro documentos de los servicios fueron cambiados semanas antes de la votación.
 
"El secretario regional ministerial de Medio Ambiente tuvo que renunciar, porque obviamente no iba a avalar un procedimiento de este estilo; cuatro funcionarios públicos que debían votar tuvieron que inhabilitarse porque tenían conflicto de intereses con la empresa.
 
"Además, en la evaluación no se consideraron las observaciones de la participación ciudadana. Y en la mañana del día de la votación, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, afirma que este proyecto debe ser aprobado.
 
"Entonces hay un conjunto de irregularidades que implican una violación del estado de derecho, de cómo son los procedimientos transparentes en Chile.
 
"Y eso representa el fracaso de la institucionalidad ambiental, que acaba de ser reformada con la creación de un ministerio, una superintendencia y un servicio de evaluación ambiental independiente, pero que con este proyecto demostró que no es independiente".
 
—¿La legislación ambiental chilena es demasiado débil?
 
—El problema acá es la manipulación de la institucionalidad ambiental, porque la institucionalidad incluye la participación ciudadana, pero acá no se ha tomado en cuenta y no es vinculante.
 
—¿Cómo incide Hidroaysén en el mercado energético chileno y su necesidad de ampliar su matriz?
 
—Este proyecto se basa en el monopolio de los derechos de agua que tienen Endesa Italia y Colbún [una empresa pública privatizada en 1997 y adquirida en 2005 por el grupo chileno Matte].
 
"En base a los derechos que obtuvieron en virtud del Código de Aguas del gobierno militar (1973-1990) están inundando dos ríos de la Patagonia: Pascua y Baker. Por otro lado, como ambas empresas poseen una presencia mayoritaria en el sistema eléctrico interconectado central, con Hidroaysén pasarán de dominar 70 por ciento a 90 por ciento de la generación. Eso constituye un duopolio privado que deja fuera del mercado al resto de los actores que quieren participar con otras fuentes de energía.
 
"A eso se suma que una serie de promesas de campaña de Piñera, como llegar a 20 por ciento de energías renovables en 2020, no se cumplen. El gobierno no está patrocinando ningún proyecto en esa dirección. Todo ya tocó techo, ya simplemente hay una crisis de credibilidad en la institucionalidad y en Piñera".
 
* Publicado originalmente el 21 de mayo por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.
En www.other-news.info/noticias

Sara Larraín es directora del programa Chile Sustentable y actual coordinadora del Programa Cono Sur Sustentable, con actividades en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay.
 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario