Abr 8 2005
1146 lecturas

Economía

Apresado en EEUU médico torturador chileno

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoEl apresamiento de Orvieto se realizó en virtud de una orden de captura internacional emitida por el juez Alejandro Soliz Muñoz –Alerta Roja de INTERPOL 1344–. El médico pudo ser ubicado en el estado de La Florida gracias al trabajo coordinado de ex presos políticos residentes en Santiago y EE.UU., quienes lograron determinar su domicilio en la ciudad de Miami.

Vittorio Orvieto, de 65 años, residía en una vivienda adquirida por la suma de US$ 216.000 en enero de 2001, levantada en un barrio residencial habitado mayoritariamente por familias de origen latinoamericano, en especial cubanas (anticastristas).

Del avión sin escalas a Peñalolén

Vittorio Orvieto había sido encargado reo en marzo ppddo. junto con otros siete ex militares–incluido el siniestro general, en situación de retiro, Manuel Contreras, que dirigiera la Dirección de Inteligencia Nacional en tiempos de la dictadura. Luego de ser detenido en el aeropuerto de Santiago, se dispuso su internación en el Batallón de Policía Militar de Peñalolén, en el este de la capital chilena, recinto habilitado especialmente para recibir a este tipo de delincuentes.

El médico cirujano tenía el grado de coronel, y está procesado por complicidad en las torturas cometidas contra presos políticos en el regimiento Escuela de Ingenieros Tejas Verdes, en la provincia de San Antonio. La orden de captura internacional que permitió repatriarlo persigue que Orvieto responda por los cargos en su contra, relacionados con el secuestro de tres opositores al régimen dictatorial y las torturas a las que fueron sometidas 19 personas en la referida unidad militar.

El ocho de marzo de 2005, un mes antes de que Orvieto fuera devuelto a Chile, habían sido notificados de sus respectivos procesamientos, y enviados a prisión, el ex prefecto de Investigaciones Nelson Valdés; los coroneles en retiro Jorge Núñez y Claudio Kossiel; los tenientes, también en retiro, Raúl Quintana y Daniel Miranda; el mayor (r) Mario Jara y el suboficial mayor (r) Patricio Carranza.

Núñez y Kossiel obtuvieron posteriormente beneficio de la libertad provisional, previo pago de una fianza de 500 mil pesos cada uno según pronunciamiento los ministros Juan Eduardo Fuentes, Hugo Dolmestch y la abogada integrante Paulina Veloso.

foto

En qué ayudaba Orvieto

El detalle de los “apremios” a que fueron sometidos los presos políticos indica los siguientes modos de interrogatorio: la parrilla –somier metálico electrificado–; el “pau de arara” –se obliga al prisionero a encogerse, flexionar las piernas y abrazarlas para luego pasarles una varilla y aplicarles electricidad en rodillas, codos y genitales–, y el teléfono –golpes simultáneos con las palmas sobre los oídos, que suele provocar sordera permanente–.

Además se describen golpes con elementos contundentes –bastones de caucho rígifo y caños metálicos–, colocación de arañas en el cuerpo, violaciones a hombres y mujeres –cometidas tanto por militares como por los propios detenidos, que en ocasiones eran obligados a cometerlas–.

El abogado Hiram Villagra recordó que a Orvieto el Colegio Médico le realizó sumario ético. La funcion establecida del buen doctor en la salas de tortura consistía en reanimar a las personas para que pudieran los uniformados continuar con los “interrogatorios”.

——————————

* Ex preso político en la cárcel de Isla Teja, Valdivia.

(www.rodelu.net/german/german.htm)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario