May 25 2004
1342 lecturas

Sociedad

Argentina: al gas, gas. Y al agua, sobornos

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

芦Lo que pasa ahora con el petr贸leo, va a ocurrir dentro de un tiempo con el agua禄, sostiene el economista Daniel Azpiazu, autor -con Andrea Catenazzi y Karina Forcinito- de Recursos p煤blicos, negocios privados. Agua potable y saneamiento ambiental en el AMBA. El segmento a cargo de Azpiazu y Forcinito se titula 芦Historia de un fracaso禄.

En Argentina el servicio de aguas, concesionado a una empresa con mayor铆a de capitales franceses, cuenta con el apoyo del gobierno de su pa铆s y su presencia se extiende a otros pa铆ses latinoamericanos. De ah铆 que su derrotero sea clave para el rumbo que tome el proceso de privatizaci贸n en estos tiempos de renegociaciones.

驴C贸mo puede sintetizarse esa 芦historia de un fracaso禄?

-Hay una an茅cdota que grafica todo. La concesi贸n del servicio de aguas y redes cloacales se realiz贸 en mayo de 1993, de modo que el primer quinquenio -lapso indicado por el contrato para el cumplimiento de ciertas obligaciones por parte del concesionario- se cumpl铆a en mayo de 1998, pero como la empresa ven铆a muy atrasada con las obras Mar铆a Julia Alsogaray, entonces a cargo de la Secretar铆a de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, extendi贸 el primer quinquenio hasta diciembre del 98.

Es otro m茅rito nacional: el primer caso del mundo en que un quinquenio tiene cinco a帽os y ocho meses. Pero, fuera de broma, en esta an茅cdota aparece todo: los incumplimientos de la empresa, las renegociaciones, la falta de control estatal y los claros s铆ntomas de lo que el premio Nobel J. Stiglitz caracteriz贸 como 芦sobornizaci贸n禄 y lo utiliz贸 pr谩cticamente como sin贸nimo de 芦privatizaciones禄.

驴Esa fue la primera renegociaci贸n?

-No, la primera revisi贸n fue en 1994. La historia es as铆. Esta privatizaci贸n, como casi todas, se hizo por decreto pero, a diferencia de otras, se opt贸 porque la empresa no pagara canon por el uso de los bienes del Estado. La idea era concesionarla a quien ofreciera una mayor reducci贸n sobre las tarifas y fue entregada a consorcio Aguas Argentinas S.A., cuyo accionista mayoritario es la operadora Suez Lyonnaise des Eaux Dumez, de capitales franceses. Otro interesado fue el Grupo Macri.
Hay que tener en cuenta que las tarifas hab铆an sido previamente aumentadas por el Estado para hacer m谩s tentadora la privatizaci贸n y que los franceses propon铆an un descuento del 26,9 por ciento y Macri uno del 26,1. Era evidente, ya entonces, que ni uno ni el otro iban a poder cumplir con el contrato, de all铆 que la propuesta de Aguas Argentinas se pueda catalogar como una oferta oportunista, similar a las que se registraron tambi茅n en otras concesiones como la del correo o los aeropuertos.

驴Con esos porcentajes las cuentas no cerraban?
– No cerraban ni por casualidad, pero el razonamiento de las empresas fue: 芦gano y despu茅s renegocio禄 y as铆 fue. El contrato fijaba que durante los primeros diez a帽os solamente podr铆a haber reducci贸n de tarifas y que se pod铆an llegar a aumentar -revisi贸n extraordinaria mediante- 煤nicamente si un grupo de costos representativos aumentaba m谩s del siete por ciento. Esto no ocurri贸, porque no era 茅poca de inflaci贸n, pero como la empresa necesitaba modificar las tarifas, a los ocho meses plante贸 que ten铆a d茅ficit operativo. Y, aunque parezca incre铆ble, el ETOSS -que es el 贸rgano de control y no tiene facultades para modificar las tarifas- le concedi贸 un aumento del 13,5 por ciento.

Hay otra cosa interesante, si a los ocho meses hab铆a cambiado la raz贸n fundamental por la que Aguas Argentinas gan贸 la concesi贸n -es decir, la reducci贸n tarifaria-, Macri podr铆a haber reclamado pero seg煤n trascendidos period铆sticos, Franco Macri no reclam贸 porque dijo que ya le hab铆an prometido el Correo.

驴Con ese aumento del 13,5 por ciento los n煤meros de la empresa empezaron a cerrar?

-Luego de esa primera renegociaci贸n, la empresa pas贸 a facturar US$ 350 millones y a ganar US$ 50 millones. A partir de all铆 se sucedieron las renegociaciones que culminaron con un acta de acuerdo en 2001, que se mantuvo en secreto y se public贸 oficialmente un a帽o despu茅s. En 1997 apareci贸, adem谩s, la posibilidad de que la empresa compensara obras. Por ejemplo: Aguas deb铆a cumplir con una serie de obras, asociadas a la prestaci贸n del servicio en las 谩reas m谩s carenciadas, pero Mar铆a Julia Alsogaray autoriz贸 a que algunas de esas obras se compensaran con la ampliaci贸n de la prestaci贸n del servicio en la zona de Puerto Madero. Un verdadero efecto 芦Hood Robin禄 (as铆 se conoce a la estrategia de quitarle a los pobres para darle a los ricos).
A la vez, en cada ronda de negociaci贸n se le condonaban los incumplimientos anteriores. De hecho, cuando comenz贸 la concesi贸n, en 1993, el grado de cobertura del agua era del 70 por ciento y la obligaci贸n de la empresa era llevarla al 100 por ciento en los 30 a帽os siguientes mientras que a los 10 a帽os deb铆a estar en el 85 por ciento. Y sin embargo en la actualidad est谩 en el 74 por ciento. Lo mismo en el caso de las cloacas: estaban en el 58 por ciento, el compromiso era llevarlo a 74 por ciento a los diez a帽os y a 95 por ciento a los 30. Est谩n a 63 por ciento, s贸lo cinco puntos porcentuales m谩s que hace diez a帽os.

驴Y esas escasas inversiones d贸nde se hicieron?

-La inversi贸n realizada por la empresa, muy por debajo de sus compromisos originales, se redistribuy贸 de manera regresiva, no s贸lo entre 谩reas, sino tambi茅n en cuanto a la desatenci贸n relativa por ampliar la red de cloacas. Lo que invirti贸 la empresa es menos del 60 por ciento de lo que deber铆a haber invertido y la rentabilidad que tuvo fue una de las m谩s altas del mundo, en torno al 14 por ciento de la facturaci贸n, y m谩s de 20 por ciento del patrimonio. El de Aguas fue, hasta el fin de la convertibilidad, un gran negocio financiero. El aporte de capital propio fue solo al momento de poner la garant铆a, durante los diez a帽os siguientes la poca inversi贸n surgi贸 de la facturaci贸n y del endeudamiento externo.

El gran negocio de la empresa fue endeudarse al seis o siete por ciento, con tasas de ganancias del 20 por ciento, era una bicicleta que con la devaluaci贸n deriv贸 en una deuda de US$ 650 millones, con el agravante de que la facturaci贸n -que antes era de 500 millones- qued贸 pesificada, hecho que por supuesto no sucedi贸 con su deuda externa. Todo esto en el marco de un contrato que permit铆a un endeudamiento del 0,8 en relaci贸n al patrimonio, y Aguas Argentinas debe casi tres veces y media su patrimonio. Un contador dir铆a que es una empresa pr谩cticamente quebrada.

Es decir que el gobierno firm贸 un acta de acuerdo con una empresa quebrada
-Claro, con una empresa que contablemente puede considerarse casi quebrada y que a lo 煤nico que se compromete es a lograr preacuerdos de renegociaci贸n de la deuda con sus acreedores. Durante el gobierno de Duhalde en la renegociaci贸n estaba planteada la posibilidad cierta de rescisi贸n del contrato, y ah铆 es donde empez贸 la presi贸n del gobierno franc茅s, que es un poco la que se viene viviendo y que empieza a jugar un rol determinante en c贸mo va a terminar esta dif铆cil renegociaci贸n.

驴Pero la empresa francesa es privada, no es cierto?

-S铆, pero el gobierno franc茅s no reconoce diferencias. La empresa es tan francesa que en todas las reuniones de Aguas Argentinas en el Ministerio de Econom铆a y de Planificaci贸n siempre particip贸 el embajador franc茅s, y el vicecanciller estuvo presente en la firma del acta de acuerdo de la semana pasada. Creo que a partir de todo esto se fueron bajando los decibeles, tanto durante el gobierno de Duhalde como en el actual.

Para Francia es una cuesti贸n de Estado.

-Capaz que no tiene nada que ver… pero seguro que s铆: cuando se empez贸 a hablar de firmar el acta de acuerdo, esto fue en octubre o noviembre del a帽o pasado, Francia se abstuvo de votar por el apoyo a la Argentina en el Fondo Monetario Internacional. En la 煤ltima reuni贸n, vot贸 a favor. En el medio hubo varios encuentros entre Aguas Argentinas y los ministerios de Econom铆a y Planificaci贸n con la presencia del embajador e incluso, en alguna oportunidad, del propio canciller franc茅s. Y entre el borrador inicial de dicha acta-acuerdo y el que finalmente se firm贸 hay diferencias, seg煤n surge de lo publicado en los medios. Incluso, el propio discurso presidencial que acompa帽贸 la firma del acta, en el que agradeci贸 el voto de Francia en la 煤ltima reuni贸n del FMI parecer铆a avalar esta interpretaci贸n acerca de la fuerte presi贸n ejercida por el gobierno franc茅s tendiente a evitar la rescisi贸n del contrato, que era lo que planteaban, el Defensor del Pueblo de la Naci贸n, la Comisi贸n de Usuarios del ETOSS y el propio informe final de la Comisi贸n de Renegociaci贸n de los Contratos de la gesti贸n Duhalde.

驴Cu谩les son las diferencias fundamentales?

-La idea original era establecer un acuerdo por un a帽o para que en ese lapso se revisara el contrato de concesi贸n, incluida la posibilidad de una rescisi贸n. En la de noviembre, por ejemplo, Aguas Argentinas deb铆a renunciar a la presentaci贸n de sus diferencias con el Estado argentino ante los tribunales internacionales; en cambio ahora queda en suspenso la discusi贸n de la jurisdicci贸n.

Aguas Argentinas recibi贸, en los 煤ltimos dos a帽os, multas abultadas y, seg煤n el acta, 茅stas quedan 芦suspendidas禄. Tal 芦suspensi贸n禄 involucra poco m谩s de 10 millones de pesos. Adem谩s esta renegociaci贸n deja abierta la posibilidad de una nueva estructura tarifaria y no descarto que, dada la estrategia utilizada por Aguas Argentinas en los 煤ltimos diez a帽os, ya empiece a presionar por el tema tarifario. Por otra parte, nunca m谩s se habl贸 de la rescisi贸n del contrato. Lo 煤nico en el que el gobierno avanz贸 fue en que buena parte de las inversiones van a ser hechas a trav茅s de fideicomisos, con la activa participaci贸n del Estado y naturalmente de los usuarios, dado que parte considerable de la inversi贸n a realizar se financiar谩 con recursos generados por las tarifas. Es decir que de la plata que ingrese a Aguas a trav茅s de las tarifas, el gobierno va a poder retener un porcentaje para que se hagan inversiones.

Mi sensaci贸n es que mucho m谩s que eso no va a pasar, por lo menos hasta fin de a帽o, momento en que se deber谩 firmar el acta definitiva de la renegociaci贸n.

驴El de Aguas puede tomarse como un caso paradigm谩tico respecto de lo que vaya a ocurrir con el resto de las privatizadas?

-En el caso del agua todo gira en torno a una sola empresa que tiene el monopolio, y cuyos capitales son pr谩cticamente de un s贸lo pa铆s, que en la Argentina tiene participaci贸n en otras empresas privatizadas como las petroleras, y tambi茅n en otras partes de Latinoam茅rica.

Este puede ser un caso testigo tambi茅n respecto al Ciadi, (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias de Controversias Relativas a Inversiones) porque 茅ste depende del Banco Mundial, que es el principal acreedor de Aguas Argentinas, v铆a la Corporaci贸n Financiera Internacional y, a la vez, es accionista de la empresa -cinco por ciento-.

驴C贸mo ha funcionado la empresa francesa en otros pa铆ses?
-En varios casos terminaron en fracasos -al respecto recomiendo visitar la p谩gina www.citizen.org– e, incluso, en la rescisi贸n del contrato. La estrategia desplegada por la empresa francesa no difiere sustancialmente: minimizar el aporte de recursos propios, encarar el servicio como un negocio financiero y renegociar, renegociar, renegociar… Lo que no ocurri贸, en algunos casos, de manera tan notoria como ac谩 fueron los aumentos tarifarios.

En la Argentina, en toda la 茅poca de Obras Sanitarias, la tarifa se formaba a partir de un sistema de subsidios cruzados que es una especie de impuesto inmobiliario: la tarifa se determinaba en funci贸n de la antig眉edad de la vivienda, el tipo de edificaci贸n, los metros cuadros, la zona de residencia… Esto buscaba que los que viv铆an en Palermo ayudaran a financiar a los que viven en Lomas de Zamora. Esta forma, que ayud贸 mucho a la universalizaci贸n de la red, se fue desfigurando, en el caso argentino, a partir de 1997, cuando empezaron a tener cada vez m谩s influencia en la conformaci贸n de las tarifas los cargos fijos, que los pagan todos, y en igual medida los ricos y los pobres.

Las tarifas de aguas residenciales aumentaron, en un 88 por ciento, desde el inicio de la concesi贸n en mayo de 1993 hasta enero de 2002, fundamentalmente a partir de los cargos fijos que son los m谩s regresivos de todos. Este proceso no se dio en otros pa铆ses. Pero, adem谩s, la experiencia argentina no es tan f谩cilmente comparable con la de otros pa铆ses porque esta es la concesi贸n m谩s grande del mundo.

驴La sociedad argentina dio apoyo a la privatizaci贸n del agua?

-Yo creo que la privatizaci贸n del agua pas贸 inadvertida porque en la Argentina no hay una cultura del uso racional del agua. No somos conscientes de que es un bien escaso y no lo cuidamos. Y tampoco las empresas tienen ning煤n inter茅s en que ello suceda, de all铆 el escaso inter茅s privado por impulsar sistemas como el de micro medici贸n del servicio. Pero lo alarmante es que lo que ahora pasa con el petr贸leo va a ocurrir dentro de unos a帽os con el agua con el agravante, en este 煤ltimo caso, que el acceso al agua potable ha sido consagrado, recientemente, por las Naciones Unidas, como un derecho humano.

………………………………..
* www,lavaca.org es
es una p谩gina web de periodismo independiente. Difunde informaciones que los medios de comunicaci贸n tradicionales no suelen incluir en su agenda.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario