Jun 20 2021
238 lecturas

Econom铆a

Argentina: La disputa del poder entre el empresariado local y el capital financiero

La Argentina supo tener un rumbo, un modelo econ贸mico y social que le permiti贸 crecer desde junio de 1943 hasta junio de 1975 a una tasa del 3,4% anual, que duplicaba la tasa de aumento vegetativo de la poblaci贸n. Por ende, los niveles de desocupaci贸n, en promedio, no superaban el 4% anual y se iba formando un tejido social e industrial importante. En 1974 la Argentina era el pa铆s del continente americano m谩s integrado, donde menos diferencia hab铆a entre los m谩s ricos y los m谩s pobres. Se hab铆a generado una matriz productiva que hab铆a aprendido de s铆 misma.

Para 1970 se hab铆a comenzado a compensar las importaciones industriales con la venta al exterior de casimires, ca帽os sin costura, acero y, en 1973, se oblig贸 a las empresas automotrices radicadas en el pa铆s a vender veh铆culos y repuestos al mundo socialista. Por lo que el modelo no s贸lo no estaba agotado, sino que empezaba a fortalecerse en un salto cualitativo en la producci贸n industrial.

El Modelo ISI (Industrias Sustituidoras de Importaciones) sobrevivi贸 hasta 1976, cuando la dictadura militar desindustrializ贸 imponiendo un modelo extractivista agropecuario-exportador y se vali贸 para ello de la deuda externa.

La deuda externa y la extranjerizaci贸n y concentraci贸n econ贸mica en nuestro pa铆s imponen una matriz extractivista, agropecuaria-exportadora, por la cual no se desarrollan industrias que sustituyan importaciones, no se genera trabajo y no se integra la sociedad. Al contrario, se subordina toda la econom铆a a satisfacer la demanda del exterior y el sector externo refleja claramente esa situaci贸n.

En un marco en que el objetivo es garantizar el super谩vit comercial para financiar b谩sicamente el pago de una deuda externa con fuertes vencimientos 鈥搎ue obligan a reprogramar los mismos en un estado de negociaci贸n permanente鈥 el gobierno ofrece, en primer t茅rmino, que las exportaciones (a como d茅 lugar) superen a las importaciones y, a la vez, que el d茅ficit fiscal primario sea el menor posible para no agravar el endeudamiento.

Esto implica un brutal ajuste de la econom铆a nacional: debe exportarse lo que sea, sin miramientos y sin importar c贸mo afecta al consumo interno. Un ejemplo claro de esta situaci贸n lo constituyen las exportaciones declaradas de 37 millones de toneladas de granos de ma铆z en 2020 y su impacto sobre los precios de la carne aviar y porcina 鈥搚 hasta sobre la bovina鈥 en el mercado local, que incluso contin煤a este a帽o en que las exportaciones de granos de ma铆z se acercar铆an a 40 millones de toneladas.

La principal pregunta es por qu茅 debemos exportar a cualquier costo y reducir el consumo interno para aumentar los saldos exportables de alimentos y materias primas (que es lo que b谩sicamente vendemos) y por qu茅 no se investiga c贸mo y qui茅nes generaron esa deuda.

Es inaudito el nivel de endeudamiento cuando la Argentina ha tenido un comercio exterior superavitario en todo lo que va de este siglo XXI. En efecto, sumando desde el a帽o 2000 hasta abril de 2021, se acumula un super谩vit comercial de 175.000 millones de d贸lares. M谩xime que en los a帽os 2005 y 2010 se realiz贸 una exitosa conversi贸n de t铆tulos de deuda, disminuy茅ndola sensiblemente y reescalonando sus pago y, sin embargo, con el gobierno de Mauricio Macri la deuda se acrecent贸 en m谩s de 100.000 millones de d贸lares. Con esa deuda no se hicieron obras de infraestructura y se fugaron 鈥搒eg煤n estudios del Banco Central de la Rep煤blica Argentina (BCRA)鈥 86.200 millones de d贸lares. Es m谩s, los cien primeros fugadores lo hicieron por 24.679 millones de d贸lares en cuatro a帽os聽 y a ninguno de ellos se lo investiga.

En ese contexto, se genera una fuerte disputa en la c煤pula del poder econ贸mico en la Argentina.

Reuni贸n del Consejo Agroindustrial Argentino en Casa de Gobierno, a principios de junio.

Por un lado, se encuentra el sector extractivista y agropecuario-exportador 鈥揺ste 煤ltimo nucleado en el CAA (Consejo Agroindustrial Argentino)鈥, que son los que obtienen las divisas del exterior y los que necesitan de una devaluaci贸n permanente de nuestra moneda para reducir los costos internos (y aumentar sus beneficios y rentas). El hecho de obtener divisas les confiere un rol estrat茅gico en la sociedad. El CAA se conform贸 en julio de 2020 con m谩s de 40 c谩maras y entidades como CONINAGRO (Confederaci贸n Intercooperativa Agropecuaria), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Federaci贸n Agraria Argentina (FAA).

Tiene asociados y sectores diversos que contemplan pr谩cticamente todos los integrantes de las cadenas de valor agropecuarias: los productores de carne av铆cola, vacuna y porcina; las industrias y c谩maras ligadas a la producci贸n de soja, ma铆z, trigo, arroz, man铆, algod贸n, madera y pesca, entre otros; y las empresas exportadoras nucleadas en el Centro de Exportadores de Cereales (CEC, donde participan Aceitera General Deheza, COFCO, Cargill, Glencore, Bunge, Louis Dreyfus, etc.). A ellos se suman las bolsas de cereales y acopiadores de todo el pa铆s, uniendo productores, acopiadores, comercializadores, industriales, biocombustibles y exportadores.

Del otro lado de la c煤spide empresaria del pa铆s se encuentra el viejo CEA (Consejo Empresarial Argentino), que luego se autodenomin贸 AEA (Asociaci贸n Empresarial Argentina). El CEA fue creado en el seno de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina) en 1967 en apoyo al ministro de la dictadura de Juan Carlos Ongan铆a, Adalbert Krieger Vasena. Su presidente, hasta el 24 de marzo de 1976, fue Jos茅 Alfredo Mart铆nez de Hoz y como tal propici贸 el acuerdo 鈥淎PEGE鈥 que hizo el lock-out (paro patronal) en febrero de ese a帽o como antesala del golpe militar.

Jaime Campos, titular de AEA.

Luego asumi贸 como superministro de la dictadura de Jorge Rafael Videla. Desde 2002, el CEA se fusion贸 con la Fundaci贸n Invertir, conformando la Asociaci贸n Empresarial Argentina (AEA), como se la conoce hoy. Est谩 presidida por un hombre ligado a la embajada de Estados Unidos y, como tal, principal convocante para conmemorar los 4 de julio, Jaime Campos. Sus principales directivos y vicepresidentes son Luis Pagani (Arcor), Paolo Rocca (Techint), H茅ctor Magnetto (Clar铆n), Cristiano Ratazzi (FIAT), Alfredo Coto (supermercados Coto) y Sebasti谩n Bag贸 (Laboratorios Bag贸), titulares de empresas que est谩n atadas fundamentalmente al mercado interno.

Ambos bandos presionan al Estado nacional para que adopte decisiones a su exclusivo favor. La reuni贸n del pasado martes de la UIA (Uni贸n Industrial Argentina) 鈥揾oy recapturada por AEA鈥 con el Ministro de Desarrollo Productivo, Mat铆as Kulfas y el Presidente del BCRA, Miguel Pesce, nos exime de mayores comentarios y pruebas. Le pidieron, muy puestos en raz贸n, un mecanismo de acceso a divisas de libre disponibilidad para exportadores y manifestaron 鈥渓a importancia de continuar con la agenda de trabajo entre la UIA y el BCRA para el dise帽o de instrumentos de cr茅dito accesibles, tanto para capital de trabajo como para la inversi贸n禄.

Ambos sectores (CAA y AEA) se endeudaron y traspasaron esa deuda al Estado como han hecho en los a帽os 1982-83 y en 2002. Durante el gobierno de Cambiemos compraron d贸lares al BCRA para fugar y el gobierno no atina a investigar c贸mo hicieron para comprar tal cantidad de divisas en cuatro a帽os, cuando no declararon ganancias en sus empresas por esa magnitud.

A esas dos grandes fracciones del empresariado local hay que sumarle el capital financiero, cada vez m谩s extranjerizado, con BlackRock con participaci贸n en los bancos espa帽oles (Santander y BBVA) y en los supuestamente privados nacionales Galicia y Macro. Adem谩s, hay que considerar a los bancos extranjeros que operan en el pa铆s (Citi, HSBC, ICBC, Patagonia). M谩s la deuda interna (t铆tulos en pesos) que tiene, entre otros, a PIMCO y a Franklin Templeton como sus poseedores, que no saben c贸mo salir de esas tenencias sin producir una fuerte ca铆da en sus precios (que si malvenden los perjudica). M谩s la deuda externa y la presi贸n del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Club de Par铆s.

Entre la presi贸n de los acreedores externos y los 鈥渜ue fugaron鈥 para que acordemos y paguemos lo que no se puede pagar, deambulan Alberto Fern谩ndez y su equipo.

El gobierno s贸lo atina a cumplir formalmente con todos. Por ejemplo, frena planes sociales y el gasto p煤blico en medio de la segunda ola de Covid-19 para no superar el d茅ficit fiscal presupuestado, pese a que la inflaci贸n va a ser mayor que la estimada del 29% para todo el a帽o 2021. Paralelamente, su pol铆tica monetaria no genera cr茅ditos para la producci贸n, el trabajo y el consumo.

El total del cr茅dito al sector privado (tanto en pesos como en divisas) convertido todo a pesos es de 3,5 billones, el 11% del producto interno bruto (PIB) 鈥搖n 5% corresponde a cr茅ditos personales y el 6% restante a empresas鈥 y es el m谩s bajo de toda la historia monetaria desde que se cre贸 el BCRA en 1933. Sin embargo, el mismo BCRA capta letras (LELIQs) y Pases Pasivos de los bancos por una suma mayor (3,6 billones de pesos). El BCRA capta m谩s recursos que todo el sector privado.

Los acuerdos en la disputa

Mientras en la c煤pula econ贸mica se dirime en una feroz interna c贸mo sigue la econom铆a del pa铆s, los tres sectores (CAA; AEA; y los grandes bancos privados que operan en el pa铆s) coinciden fundamentalmente en dos cosas:

  1. Que la deuda externa no se debe investigar y que la debe pagar el pueblo argentino como lo sostuvo el Presidente Nicol谩s Avellaneda: 鈥淢illones de argentinos que economizar谩n hasta sobre su hambre y su sed para responder en una situaci贸n suprema a los compromisos de nuestra fe p煤blica en los mercados extranjeros鈥.
  2. En que el Estado no intervenga en el r铆o Paran谩, como dice Mempo Giardinelli:Es sabido que el Paran谩 es uno de los m谩s importantes r铆os del mundo y la segunda cuenca sudamericana en extensi贸n despu茅s del Amazonas. Adem谩s es fabulosa y no siempre tenida en cuenta, la recepci贸n de aguas de grandes r铆os sur continentales, como el sistema Paran谩 brasile帽o-Iguaz煤, el Pilcomayo, el Bermejo y la cuenca central que forman los cordobeses r铆os Tercero y Cuarto y el Carcara帽谩 santafesino. Todo esto est谩 en riesgo porque desde la sojizaci贸n de la agricultura en los 煤ltimos 20 a帽os se han talado millones de hect谩reas de bosques nativos y sus consecuencias ecol贸gicas son brutales. Se ha expulsado a millones de personas que trabajaban los campos, se han vaciado pueblos enteros, se tienen desmesuradas tasas de c谩ncer per c谩pita y encima se ha deteriorado el control en todos los 贸rdenes. Y todo por el Estado Idiota que hoy tenemos, que m谩s all谩 del incesante esfuerzo de trabajadores y t茅cnicos pr谩cticamente no controla nada鈥.

Propuesta

Es obvio que la verdadera defensa del pueblo argentino pasa exactamente por el camino inverso:

  1. Se debe impulsar la investigaci贸n sobre los grandes compradores de divisas (y entre tanto suspender todo pago al FMI y al Club de Par铆s); aumentar los derechos de exportaci贸n (retenciones); poner 鈥渃upos de exportaci贸n鈥 priorizando el mercado interno; y dejar de devaluar nuestra moneda. Con el mayor ingreso por las retenciones y el menor pago de los intereses de la deuda, el Estado debe impulsar la construcci贸n de vivienda y de obras p煤blicas 鈥搎ue no requieren importaciones de ning煤n tipo鈥 y aumentar los salarios, jubilaciones y pensiones que dependen del Estado. De ese modo, la Argentina volver谩 a crecer en forma sostenida y consistente.
  2. Derogar el Decreto 949/2020 que licita nuevamente el dragado del r铆o Paran谩 y que vuelva a ser administrado por el Estado.

Todo otro camino es una concesi贸n al poder econ贸mico que se paga con desocupaci贸n y bajos salarios. La pobreza de la mitad de nuestra poblaci贸n as铆 lo demuestra.

 

* Licenciado en Econom铆a, profesor de Pol铆tica Econ贸mica y de Instituciones Monetarias e Integraci贸n Financiera Regional en la Facultad de Ciencias Econ贸micas (UBA). Fue Director Nacional de Programaci贸n Macroecon贸mica. Analista senior asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la). Publicado en elcohetealaluna.com

 

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario