Abr 6 2008
278 lecturas

Opinión

Argentina. – LA VISITA DEL SEÑOR SHANNON

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El mismo método lo aplica en su diplomacia internacional: primero busca de ensuciar la figura del gobernante –que no se presta a favorecer los intereses de Estados Unidos– frente a su propia opinión publica nacional, utilizando para eso el gran poderío de los medio de comunicación. Luego, constatado el éxito de esos grandes operativos de prensa, mandan un interlocutor a hablar para torcer lo que reste de la realidad a su favor. Casi todos los medio de prensa están al servicio de la Reserva Federal, como es el caso, por ejemplo en la Argentina, de Clarín y tantos otros en cada nación suramericana.

Las dos grandes maniobras de prensa en contra de la gestión de la presidente Cristina Fernández de Kirchner son la valija de Antonini Wilson con sus misteriosos 800.000 dólares y la protesta del campo.

Dos intentos para desgastar la imagen de la presidente, que ha cumplido poco más de cien días en el poder, al punto de casi intentar infringirle una degradante sumisión frente a las fuerzas del campo perfectamente organizadas en su protesta. Ahora, con este escenario a la vista, se anuncia, con bombos y platillos, que Thomas Shannon, el subsecretario de Bush para la región, bajará a este sur convulsionado con las alas de un ángel victorioso y la sonrisa de un demonio lleno de poder, gracias a los logros que le dieron las dos campañas periodísticas que actuaron en contra de los intereses de su propio país.

Ejemplo …Dudosa fantasía del redactor

Desde esta acción de fuerza se puede imaginar todo lo que le dirá Shannon a Cristina: “Mire, presidenta, hemos sido muy pacientes con ustedes. Primero con su esposo cuando provocó el ‘papelón’ de Bush en la cumbre de Mar del Plata en diciembre del 2005. Luego cuando le permitieron a Chávez realizar un acto en el estadio de Ferro cuando nuestro presidente estaba de gira en la región.

foto
“·No se puede ofender –dirá– con tanta impunidad a nuestro país. Si seguimos con esta actitud pasiva, todos los otros que dependen de nuestra economía y están mirando nuestras actitudes pueden pensar que nos hemos puesto sentimentales y tiernos. No obstante ahora continuamos siendo comprensivos con su administración. Vamos a deponer las armas para dialogar. Pero sólo aceptando nuestro punto de vista.

“Ya pudieron ver todos los líos internos que le podemos provocar con sólo mover las fuerzas de comunicación que movilizan a la opinión pública, tanto en el caso de la valija repleta de dólares como en la protesta del campo. Esto es apenas una pequeña parte de todo lo que podamos hacer. Sería bueno que cambien esta actitud rebelde y se dedique a escuchar los buenos consejos para adoptar una economía globalizada. Tampoco vemos con buenos ojos su cercanía con Chávez. Déjenlo a un costado y miren sólo sus propios intereses

(que son también los intereses de estados Unidos).

“Participen con nosotros y tendrán nuestra protección y la prensa a favor… Su gestión se volverá muy exitosa”.

Esto será el contenido más o menos, y sin anestesia, que el gentil Shannon intentará imponer en su dialogo con la presidente Cristina. ¿Qué le puede responder? ¿Cuánto respiro aún tiene esta administración para quedar bien posicionada frente a la opinión pública sometida a un ablandamiento permanente? La tensión no afloja. Los operativos de prensa aún están vigentes. La presión mantiene el hervor de la olla. O sea, los “bombardeos” siguen.

Suma y sigue

Hay cadenas de “e-mails” en contra de la presidente, que pueden convencer a la mayoría de la gente des-preparada para interpretar a los argumentos basura de sus contenidos. Un verdadero despliegue que sólo las grandes organización tipo CIA saben imponer de maravilla. Mientras tanto los ingenuos productores del agro piensan que ahora están más unidos que nunca y sienten su importancia. Lo que no saben que todo eso puede resultar efímero.

Siempre es así cuando se tocan fuertes intereses. Las multinacionales del dinero (es el caso de decir dinero y no soja) no perdonan la “injerencia” en sus economías. Los argumentos de Cristina señalando que esas retenciones sirven para equilibrar la mejor distribución de la riqueza suenan a pecado mortal para ellas.

Estos ejecutivos de las ganancias especulativas sólo ven sus números. No existe otra realidad. Y los números le dicen que esta soja, sin las retenciones, les da un 40 por ciento más de ganancias. Una cifra enorme que bien compensa el viaje de un subsecretario de Estado a este país del sur y armar los cañones del periodismo para llenar de mentiras la cabeza de la gente.

Tampoco evalúan que esa soja la sacan de un suelo que no es propio y que esa “tecnología” avanza con la velocidad de un incendio para destruir los otros cultivos y hasta hace retroceder la producción de la carne en un país líder en el rubro.

¡Ah!… el único argumento que le queda a la presidente para intentar disuadir al enviado del imperio es este:
Mire, Shannon, comprendemos sus exigencias, pero yo sólo busco llevar adelante una estrategia económica sana de desarrollo del mercado interno para poder marcar una presencia exitosa de nuestros productos en el mundo. Tenemos el derecho de volvernos fuertes para compartir y marchar juntos a ustedes, en un intercambio de iguales. Ustedes tienen que comprender esto si quieren aprovechar bien nuestra economía. Permítanos volver fuerte nuestra economía.

Como puede apreciar, amigo lector, la danza de intenciones entre los dos países es desigual. Puede volverse una danza trágica hasta tantos todos los medios de prensa de Argentina están controlados por la poderosa Federal Reserve System, la casa privada que imprime dinero sin respaldo y que tantos dolores de cabeza está provocando a la economía de Estados Unidos.

Ver, por ejemplo, Una historia increíble con petróleo y sangre.

—————————————

foto
* Periodista. Director del periódico digital Los buenos vecinos.
www.losbuenosvecinos.com.ar.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario