Sep 13 2006
269 lecturas

Cultura

Argentina, Trelew: – OTRA RECUPERACION DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Los asesinados eran parte de un grupo de 110 combatientes políticos apresados que planificaron su fuga desde la cárcel de la ciudad de Trelew. En el aeropuerto abordaron un avión civil retenido por otros camaradas rumbo a Chile, donde se les otorgó asilo. Los 19 que no pudieron llegar a tiempo pactaron su rendición –para evitar la posibilidad de víctimas inocentes si la milicia los atacaba– con las autoridades civiles y la promesa de las militares de respetar sus vidas.

fotoEl compromiso de los uniformados, naturalmente, no se cumplió. Violando sus promesas, los marinos sometieron a los prisioneros a un régimen de terror. El lunes 21 de agosto se les ordenó salir de sus celdas y se los ametralló. María Antonia Berger, Alberto Camps y Ricardo Haidar salvaron sus vidas por un descuido de los asesinos. Pese a quedar heridos de gravedad por los disparos, se los mantuvo incomunicados. Gobernaba la Argentina un general de apellido Lanusse.

Bajo censura total de prensa posteriormente la sede de Ia Asociación Gremial de Abogados fue dinamitada, se exterminó a las familias de Clarisa Lea Place, Roberto Santucho y Mariano Pujadas, Ia mayor parte de los hermanos y hermanas de los fusilados están hoy desaparecidos y el letrado Mario Amaya, que escoltó con su automóvil el bus de la armada en que se trasladó a los detenidos hasta la base naval, fue asesinado durante Ia útima dictadura.

Más de tres décadas después y por instrucciones del Poder Ejecutivo, la fuerza aérea cedió parte de las instalaciones en las que se habilitara un Centro Cultural en memoria de los jóvcenes masacrados. Ya se ha colocado una placa en el interior de la base Almirante Zar, donde estaban las celdas de los asesinados.

Por primera vez se reconocen oficialmente las muertes –hechas pasar todos estos años como resultado de una refriega durante un intento de figa de los prisioneros–. En la placa se reconocen los fusilamientos y están sus nombres.

Se espera que el Centro Cultural por la Memoria pueda inaugurarse en 2007.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario