Ago 12 2005
346 lecturas

Cultura

¿Arte, artefacto, artimaña?

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

foto…Pero, como en todo, el escándalo de hoy se transforma en la obra maestra de mañana. El orinal de Duchamp es ahora considerado como una pieza clásica de una corriente de arte trasnochada.

Qué pasa con el arte una vez haya cumplido su función de impactar y sobresaltar a un público contemporáneo es lo que confunde a quienes están acostumbrados a asociar el arte con el virtuosismo de su creador.

En Gran Bretaña, el polémico premio Turner para artistas contemporáneos elogia una escultura hecha con excremento de elefante o una cama destendida con sábanas manchadas, rodeada de colillas de cigarrillos y toallas sanitarias usadas como ejemplares del arte conceptual.

En Colombia, hace unos años, un exponente francés del llamado arte “performance” se cortó el dedo meñique frente a un público horrorizado como acto de solidaridad con las víctimas de la violencia en ese país. El mismo artista, Pierre Pinoncelli, cobró cierta fama en París en 1993 al orinarse precisamente en el Orinal de Duchamp.

”ARTE BASURA” PARA LLEVAR A CASA

foto
Para quienes opinan que el arte contemporáneo es “una basura”, hay una artista japonesa dispuesta a seguir la frase al pie de la letra. La artista Tomoko Takahashi (izq.)recogió 7.600 electrodomésticos, juguetes y antigüedades desechadas para su última obra, titulada Mi Playstation, y luego invitó a los visitantes a llevárselos.

Había estado tres meses recolectando las piezas en ventas de garaje, basureros y entre sus amigos. Luego, las dispuso en la galería Serpentine, situada en la mitad de Hyde Park, en Londres, donde durmió durante tres días mientras que colocaba todos los objetos.

La exposición de Takahashi fue acompañada por un concierto en el que músicos experimentales británicos utilizaron la exposición como fuente de sonido.

ORDEN Y DESORDEN

La japonesa también hizo una aparición junto con el artista Simon Faithfull en la que jugaron con una serie de luces ultravioleta utilizando sombreros blancos, de manera que en la oscuridad se veían como dos puntos blancos que creaban patrones al azar.

Muchos críticos se mostraron escépticos ante la propuesta de Takahashi, quien fue nominada en 2000 al polémico premio Turner. Sin embargo, la curadora de la galería Serpentine, Rochelle Steiner, defendió la exposición afirmando que la idea era darle un nuevo significado a la basura.

“Los juegos traen sus propias reglas, y ella está muy interesada en el orden que traen las reglas, en cómo romper el orden, y en la relación entre el orden y el desorden”, explicó Steiner.

Mientras tanto, los visitantes a la exposición pudieron el último día llevarse a casa tesoros como máquinas de coser antiguas, computadoras viejas, pájaros disecados y una mesa de billar miniatura.

—————————-

* Fuente: la BBC. Publicado por Periodista Digital (www.periodistadigital.com).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario