Jul 31 2006
265 lecturas

Ambiente

Asuntos ambientales. – CHILE: CALIENTE Y TORMENTOSO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En pleno invierno austral una flotilla de pequeñas embarcaciones pesqueras, tripuladas por pescadores, “aguantó agua” y desafió la presenciade la armada chilena, que bien pudo ser amenazadora –los recuerdos de 1973–, para impedir que un vapor fletado por la misma empresa fabricante de celulosa para papel y cartón que envenenó un río y un santuario natural realizara una serie de estudios cuyo objetivo es la construcción de un ducto al mar para deshacerse de sus venenosos riles.

Los hombres de mar que viven de la pesca en esa área costera temen –con fundamentos que avalan los estudiosos de la materia– que la descarga de sustancias en la vecindad de las zonas de pesca acabe con su oficio, condenando a la precariedad y el hambre a sus familias. La pesca artesanal en Chile es una actividad en retirada; a través de sucesivos gobiernos el Estado ha dado preferencia –algunos dicen patente de corso– a la gran industria pesquera en perjuicio de los pescadores artesanales, que registran los mayores índices de cesantía de su historia.

La eventual descarga de sustancias químicas nocivas se sumará a la depredación que viene padeciendo el mar territorial chileno por obra de la pesca indiscriminada y la utilización de artes que degradan y destruyen el hábitat de la flora y fauna marinas.

Una semblanza de la primera escaramuza; luego la voz autorizada del biólogo Alejandro Buschmann, de la organización ambientalista Océana.

I – LA GUERRA DEL MAR SUREÑO

El Gong*

La acción decidida de doce botes con pescadores de Mehuín, desafiando a la escolta de barcos de la Armada y a la fuerte presencia de carabineros en la localidad costera impidió que este martes los técnicos a bordo de la embarcación Pangui contratada por Celulosa Arauco y Constitución [Celco] iniciara las mediciones necesarias para que la empresa forestal prepare un estudio de impacto ambiental para la construcción de un ducto al mar.

El Pangui fue contratado por más de 2 millones de pesos diarios para que durante casi 24 días efectúe estudios en la zona de Punta Chan Chan, ubicada 25 kilómetros al sur de Mehuín, ante lo cual los pescadores se oponen tenazmente, anunciando que darán hasta la vida si es necesario.

Las acciones de defensa de los habitantes de la zona concluyeron pasadas las 19.30 horas, luego de perseguir durante varias horas al remolcador proveniente de Valparaíso y alejarlo hasta el sector de Punta Bonifacio, varios kilómetros más al sur.

Concluida la primera jornada, algunos de los botes de pescadores regresaron a la caleta a reponerse de la fatiga; otros continuarán en el mar atentos al eventual regreso del Pangui.

Armada hostigó a pescadores

Según uno de los voceros, Eliab Viguera, la Armada estuvo hostigando a los pescadores y dio apoyo a la embarcación de Celco. “La Armada debe darnos una explicación pública a los pescadores y a la comunidad de Mehuín”, dijo el pescador.

En tanto, hasta pasadas las 21.00 horas seguían llegando dotaciones de carabineros hasta Mehuín desde comunas vecinas, que si bien no han intervenido directamente, mantiene desconcertada a la población local, que expresan, “debieran defender a la comunidad y no a una empresa”.

El inusual movimiento de personal policial fue confirmado desde la Tenencia de Carabineros de San José de la Mariquina, quienes no proporcionaron mayores informaciones y sólo reconocieron que había un operativo en la zona de Mehuín.

Las complicaciones para la comunidad costera comenzaron la noche del lunes, cuando pasadas las 23.00 horas, llegó un bus de carabineros. Poco más de media hora después, un corte de luz dejó en penumbras a la población desde Corral hasta Mehuín y dificultó las comunicaciones de los pescadores que mantenían la vigilia para impedir la llegada de una embarcación que llegaría a hacer las mediciones. La luz, finalmente fue repuesta el día martes a las 14.30 horas.

“Esto despertó los sentimientos dormidos de la gente de Mehuín. Hoy vemos a una comunidad unida, entusiasmada y comprometida con la defensa del mar, de su mar, el mar que permite el sustento de la zona. El mar limpio que todos queremos. El mar sin contaminación”, dijo el vocero.

¿Contrato de la Marina con Celco?

La Armada de Chile y Carabineros fueron vinculados a la empresa Celco hace dos meses, en mayo de 2006, cuando se hicieron públicos algunos correos electrónicos que daban cuenta de una negociación entre el presidente de la Federación de Pescadores del Sur [Fipasur], Marco Ide y el directorio de Celco, a través de Juan de Dios Parra, un intermediario relacionado al partido socialista en la Octava Región.

En uno de los correos, Juan de Dios Parra mencionaba que: “Celco tiene acordado con la policía, la Marina y la Intendencia la realización de las mediciones en el mes de mayo sí o sí. Sabemos que la Marina está encantada con el contrato” [carta de Juan de Dios Para del 19 de abril a Marco Ide].

El vocero Eliab Viguera dijo que las responsabilidades de lo que ocurra de hoy en adelante recaerán en quienes permitieron esta situación. Recalcó que en la zona viven cerca de 400 personas directamente de la pesca y que han debido cesar sus habituales tareas para enfrentar lo que consideran una amenaza. “Los pescadores tienen derecho sobre las 5 millas de mar, sin contaminación y que están dispuestos a dar su vida por defender su fuente laboral”.

Se ha informado que nuevas embarcaciones de pescadores se internarán al mar desde las 05.00 de la madrugada para evitar que el Pangui regrese a la zona.

————————————————

* Periódico digital (www.diarioelgong.cl)que cita como fuente:
http://mawidangenurgente.blogspot.com

foto
PREVISIBLE ESCALADA DE LOS CONFLICTOS AMBIENTALES

Una problemática que debe y tiene que ser estudiada en y desde el país, según lo que exige el desarrollo de las ciencias ambientales.

Alejandro Buschmann*

El impacto ambiental de la actividad humana emerge con celeridad y cada vez son mayores las conexiones que relacionan sus efectos con problemas de salud, sociales, económicos y de seguridad nacional. Para comprender estas interacciones, debemos primero entender el significado del concepto medio ambiente y cómo éste se relaciona transversalmente con todos los aspectos mencionados.

En primer lugar debemos establecer que éste es un concepto dinámico que ha cambiado y seguirá cambiando porque el mundo siempre está cambiando. Vivimos en un mundo dominado por el hombre, en el que la demanda creciente de recursos está alterando la Tierra en una forma sin precedentes.

Actividades como la agricultura intensiva, las pesquerías, la industria, la recreación, el comercio internacional, entre otros, son agentes que causan, al menos, tres grandes cambios ambientales:

i) transformación de los océanos y de la tierra por la explotación masiva de recursos;

ii) alteración de los ciclos biogeoquímicos (ciclo de carbón, nitrógeno agua, químicos sintéticos etc.), y

iii) la incorporación de especies-plagas o la remoción de especies, alterando en una forma dramática los patrones de biodiversidad específica y genética.

Por todo ello es que científicos han denominado al presente siglo como el del medio ambiente. En este escenario conflictivo es necesario resolver cómo enfrentamos de una forma racional la problemática ambiental.

Los científicos se encuentran entonces ante la responsabilidad de atender a demandas que no tienen precedentes. Este nuevo contrato social para la ciencia debe significar que el sistema de ciencia y tecnología instalado en el país comience a realizar una labor cada vez más importante. No se trata sólo de prestar servicios, realizar monitoreos y muestrear algunos datos necesarios para la toma de decisiones que el país requiere.

Chile necesita un compromiso global ante ciertas materias, ya que si ellas no son abordadas con seriedad y en forma equilibrada, no seremos capaces de responder a las demandas sociales y económicas que el país requerirá dentro de pocos años.

Debemos aceptar y reconocer que las modificaciones ambientales que se nos aproximan serán de tal magnitud que no tendremos capacidad de sobreponernos. Chile ha basado su crecimiento económico en la explotación de recursos naturales con bajo nivel de inversión en investigación y desarrollo, debido a que en la gran mayoría de los casos sólo se ha trasladado conocimiento y el país se ha apropiado tecnologías existentes en otros países y situaciones, en ocasiones incomparables, forzando su acomodación a nuestra situación nacional.

La problemática ambiental chilena debe y tiene que ser estudiada en y desde el país, y en este contexto el desarrollo científico de las Ciencias Ambientales exige un alto grado de desarrollo. Recién entonces la capacidad de emprendimiento será la que este país necesita y está pidiendo a gritos; de lo contrario seguiremos tropezando, y cada vez con más frecuencia, en problema tras problema, y en un tiempo más corto que largo perderemos nuestro potencial de desarrollo.

———————————————

* Doctor en biología marina. Integrante de la organización Oceana, Oficina para América Latina y Antártica .
En el periódico Gran Valparaíso
(http://www.granvalparaiso.cl).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario