Feb 4 2010
1382 lecturas

Política

Aumenta la provocación a la institucionalidad venezolana

Néstor Francia.*

Ayer afirmábamos: “Voceros del movimiento sifrino contrarrevolucionario están haciendo un llamado a una concentración el 4 de febrero cuyo recorrido no dan a conocer, lo cual es sin duda una provocación a las autoridades del Estado venezolano”.

 

La provocación sigue montada para hoy, pues al negárseles el permiso, los títeres “estudiantiles” de la CIA insisten en marchar con la misma ruta prohibida.

La altanería de estos burguesitos (ha cambiado la composición de las marchas en comparación con 2007, ahora hay presencia aun más preponderante de la clase media alta) no puede ser permitida. Sin exagerar la importancia de sus minoritarias manifestaciones, deben sin embargo ser puestos en su lugar por medio de los métodos legales de represión. Estos pitiyanquis quieren imponer su agenda de odio a la sociedad, y el Estado está en el deber de impedirlo, así de simple, mucho más cuando cada día es más clara la vinculación de estos “dirigentes estudiantiles” con factores de la conspiración internacional.

En Estados Unidos, la patria ideal de los complotados, sectores contrarrevolucionarios radicales siguen tomando las escuálidas marchas y guarimbas “estudiantiles” como pretexto para prolongar la campaña mediática y subversiva internacional contra la Revolución Bolivariana. Es el caso del fracasado meritócrata Horacio Medina, de oscura recordación en el sabotaje petrolero de 2002-2003, quien es uno de los portavoces de un parapeto financiado por la CIA que se autodenomina Federación de Organizaciones Venezolanas en el Exterior (FOVE).

Este saboteador afirmó en una conferencia de prensa que el hecho de que el ministro cubano Ramiro Valdés esté en Caracas es un signo inequívoco de la “situación crítica” que, en su opinión, vive el gobierno venezolano ante el “estallido de las protestas”. 

Un representante de otro de estos parapetos mayameros, Venezuela Somos Todos, Luis Prieto, declaró igualmente ayer que “La situación en Venezuela es cada día más grave. La represión es cruel y despiadada contra los estudiantes y Chávez está convocando a todos sus esbirros para que sigan reprimiéndoles. Esto está llevando a una situación explosiva que puede tener consecuencias muy serias. Es momento de que la comunidad internacional ayude al país”.

Por supuesto que la definición de “represión cruel y despiadada contra los estudiantes” no pasa de ser una ridiculez que no puede ser avalada por ninguna persona seria en el mundo, pero el objetivo de estos conspiradores es otro: dar material para que la canalla mediática internacional de la derecha siga arremetiendo contra Venezuela y creando las matrices que justifiquen una agresión.

Es por ello que nadie debe llamarse a engaño: aquí no estamos hablando de unos muchachos inocentes, manitos blancas, que están en la calle ejerciendo su derecho a la protesta, sino de una reducida masa de seres idiotizados que son manejados por “líderes” vinculados a la CIA y a la conspiración internacional del imperialismo contra la Revolución Bolivariana. Quienes participan en las protestas “estudiantiles” son nuestros enemigos en esta guerra mundial contra el Imperio, y así deben ser considerados y tratados.

Entretanto la canalla mediática del patio tiene un nuevo motivo para la promoción del odio, la desestabilización y la subversión del orden constitucional: la presencia del asesor y ministro cubano en Venezuela, Ramiro Valdés. Resulta poco menos que estrambótico el argumento de que está aquí para organizar la represión contra los “estudiantes”. Las focalizadas, débiles y frustradas acciones de los sifrinos son sobre todo un show mediático que por supuesto no merecen para nada que venga un ministro cubano a ocuparse de ellas.

Sin embargo, ante la manipulación de los medios de la derecha, hay que poner las cartas sobre la mesa. Tal vez sea necesario que Ramiro Valdés se presente ante el país, en alguna rueda de prensa, y explique el por qué de su presencia en aquí. Repitámoslo: no podemos dejarnos arrebatar la iniciativa comunicacional.

* Analista de asuntos políticos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario