798 lecturas
Ago 14 2013

CulturaPolítica

Londres cierra sus puertas al mundo

Detengan el mundo, que Gran Bretaña se quiere bajar. Los Juegos Olímpicos de 2012 fueron una celebración gloriosa de la diversidad. Londres se presentó como un centro internacional sin rival. Los héroes locales de los juegos, atletas como Mo Farah y Jessica Ennis, fueron la personificación de una nueva e integradora visión de la esencia británica. Pero eso era entonces.