Oct 19 2007
335 lecturas

Política

Bolivia. – ALCOHOL Y LENONCINIOS, LOS VECINOS ELIGIERON FUEGO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El alcoholismo se ha convertido en un problema mayúsculo en la ciudad de El Alto, grupos de ebrios y adictos a inhalantes ocupan las calles del centro alteño, así también en La Ceja son constantes los robos y asaltos a plena luz del día y, para colmo de males, la juventud sin norte de esta urbe frecuenta los bares donde se encuentran bebidas alcohólicas al costo de dos bolivianos, tanto así que la Universidad Publica de El Alto (UPEA) se encuentra cercada por los bares y cantinas.

foto
El Concejo Municipal y el Gobierno Municipal de El Alto debaten desde meses atrás el contenido del reglamento de funcionamiento de locales nocturnos, debate inconcluso pues los padres de familia exigen que a quinientos metros de establecimientos educativos, no se establezcan estos locales, el borrador señala trescientos metros, también ha trascendido que el reglamento se aplicara para los nuevos locales y no así para los que ya están en funcionamiento y que las multas y sanciones por incumplimiento al nuevo reglamento son permisivas.

El alcoholismo degenera a cualquier sociedad por lo que se lo debe combatir; sirva el ejemplo del municipio de La Paz que establece horarios de funcionamiento de estos locales de ocho de la noche a una de la madrugada –los fines de semana el horario se amplia hasta las 4 de la madrugada–. Los operativos de control son constantes y se castiga con elevadas multas a los infractores, mientras en El Alto no es casual que entre la clausura y la re-apertura de estos locales exista unas pocas horas de diferencia.

Es necesario que la Alcaldía de El Alto tome cartas en el asunto y asuma la defensa de la salud física y psicológica de la juventud controlando a estos locales, caso contrario los habitantes de la ciudad seguirán tomando medidas de hecho. Por lo pronto, es urgente que el enfoque del nuevo reglamento tenga un caracter mas punitivo para quienes han hecho de la venta indiscriminada de bebidas alcoholicas una forma de vida.

—————————-

* Vecino de El Alto.

foto

Addenda
MÁS BARES QUE ESCUELAS.
PUTAS AMENAZAN CON MARCHAR DESNUDAS EN LA PAZ

Nada envilece más que la miseria forzada por la explotación. El Alto es un lugar hermoso, pero también uno de los más pobres de la empobrecida Bolivia.

Y desde la dignidad de no darse por vencidos buena parte de los más de 850.000 habitantes de la ciudad dijeron basta. En tres días de movilizaciones fueron obligados a cerrar y quemados una docena de bares y prostíbulos. No todo está´perdido.

Magalí Silveyra

No son turbas desatadas los protagonistas de estas nuevas acciones en la ciudad de El Alto, son afiliados a la Federación de Padres de Familia los que demandan la regulación y el cierre de los centros nocturnos manifiestamente fuera de la ley.

Exigieron ser oídos y atendidos y como no los escuchan con atención, hastiados y desesperados, apedrearon, asaltaron y quemaron en los últimos tres días entre 12 y 20 bares y prostíbulos conocidos por vender alcohol a los jóvenes. La tensión prevalecía este jueves 18 de octuibre de 2007.

“Ya no hay seguridad por la borrachera que estos lugares fomentan y las chicas que se prostituyen. No se puede caminar por las noches. Las autoridades no nos hacen caso. Nosotros vamos hacer justicia por mano propia hasta cerrar estos lugares de mala muerte”, declaró una manifestante citada por fuentes periodísticas locales.

El Alto, la ciudad más pobre de Bolivia, ha sido escenario de violentas revueltas sociales en los últimos años, que han dejado decenas de muertos y la caída de dos presidentes de la república, el último fue
Gonzalo Sánchez de Lozada que renuncio y abandonó el país el 17 de octubre de 2003, tras la muerte de 60 personas en la represión de manifestaciones en esa ciudad.

foto
El presidente Morales determinó que un ministro y altos funcionarios se hicieran presentes en El Alto, escucharan a los vecinos y se reunieran con las autoridades municipales para poner coto a la situación y regularizar el funcionamiento de los antros de diversión, respetando los derechos de los vecinos y la normativa legal que los rige.

Marcha de las trabajadoras del sexo

Lilí Cortez, portavoz de las trabajadoras sexuales del barrio 12 de Octubre, uno de los puntos álgidos donde se concentró la ira ciudadana, señaló que las 400 mujeres que trabajan en esa zona lo hacen legalmente. Dijo que no están dispuestas a ser el pato de la boda y advirtió que estudian iniciar huelgas de hambre escalonadas si persisten los ataques.

Los vecinos organizados aducen que los prostíbulos, “dancings” y otros lugares de encuentro no respetan los horarios legales y estimulan y favorecen la prostitución de jóvenes, algunas menores de edad, que buscan salir de la pobreza.

En El Alto, afirman, hay más bares y prostíbulos que escuelas.

Hacia la tarde del jueves 18 de octubre se rumoreaba, sin confirmación oficial –aunque la noticia fue despachada por la agencia estatal boliviana de prensa– que las prostitutas de El Alto organizaban una marcha de protesta hacia la sede del gobierno en la cercana La Paz, que realizarían desnudas.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario