Jul 4 2008
304 lecturas

Política

Bolivia: la ciudadanía expulsó a la USAID del Chapare

Magalí Silveyra

El embajador EEUU en Bolivia lamentó la expulsión "sin aviso" de la región del Chapare de la oficina estadounidense para el desarrollo internacional, luego de una serie de protestas de los campesinos cocaleros, admitiendo explícitamente que "hay problemas" entre su gobierno y el boliviano.

Manifestó además Philip Goldberg que EEUU  está "absolutamente comprometido a resolver estos problemas". No señaló de qué manera. El gobierno boliviano, por su parte, señaló que desea mejorar las relaciones con EEUU.

Las protestas de los campesinos que producen coca para el tradicional consumo interno se produjeron luego de que fuera llamado a consulta por las autoridades estadounidenses. Llamar a un embajador a consulta es uno de los recursos con los que los gobiernos manifiestan políticamente su disconformidad o molestia por los actos de otro. Las protestas en la región del Chapare se produjeron el pasado nueve de junio.

Estimándolas un ataque a su país, el embajador Goldberg señaló: "Hay ataques o acusaciones infundadas que tenemos que resolver y hablar en serio y con sinceridad". La oficina –o Agencia de Estados Unidos para el desarrollo internacional (USAID)– es señalada por diversos estudios estadounidenses, europeos y latinoamericanos como uno de los brazos utilizados por la Casa Blanca para desestabilizar regímenes que estima inamistosos, y son conocidas sus donaciones y aportes financieros a grupos que se oponen a esos gobiernos.

La ira de Wáshington  vienen en culminar un período tenso en las relaciones entre ambos países, tensión iniciada con la asunción al poder de Evo Morales, él mismo antiguo dirigente de los cocaleros. La semana pasada, el presidente Morales apoyó las protestas campesinas contra la USAID; derechamente los cocaleros "expulsaron" a la USAID de su región por "apoyar" a políticos de la oposición al presidente Morales.

Cabe señalar que el Chapare es también, según la embajada de EEUU, un área de gran actividad de las pandillas narco. La mayor parte de la droga iría a los mercados estadounidenses.

"Nosotros no fuimos consultados sobre lo que pasó en el Chapare, tuvimos que salir del lugar con amenazas. Eso no es un camino bueno" –dijo Goldberg–, Los funcionarios de la USAID salieron voluntariamente del área, no como producto de una medida tomada por las autoridades de Bolivia., que en todo caso lamentaron el hecho de que personal de la agencia y otro de la embajada tuvieran como interlocutores privilegiados a los dirigentes secesionistas y políticos opositores.

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario