Dic 11 2006
382 lecturas

Cultura

Bolivia: – LAS PINZAS PARA APRETAR A MORALES

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Aunque muchos observadores y politólogos restan gravedad al hecho, lo cierto es que la maniobra de los gobernadores
Rubén Costas (Santa Cruz), Ernesto Suárez (del Beni) Pando, Leopoldo Fernández (Pando) y Mario Cossio (Tarija), a los que se han sumado los comités cívicos de estas cuatro regiones la situación es algo más que delicada. Lo prueba el hecho de que Evo Morales hizo un dramático llamado a las fuerzas armadas durante el transcurso de una ceremonia en el Colegio Militar a que “defiendan” la “unidad de Bolivia”.

La operación de los dirigentes del norte y oriente amazónico complica severamente las deliberación de la Asamblea Constituyente, a la que prácticamente han desconocido representación nacional al autorizar a la flamante junta autonómica para llevar a cabo conversaciones sobre autonomía con los delegados de sus regiones.
Esta resolución -que según analistas locales desconoce tácitamente las facultades de la Asamblea– precipita y fortalece los intentos secesionistas, que no son compartidos mayoritariamente por la población.

Paralelamente en Santa Cruz –la provincia con la economía más dinámica de Bolivia– vienen multiplicándose en las últimas semanas las demandas por autonomía local, aunque no todos en realidad pretenden la segregación. La Asamblea Constituyente desarrolla su cometido en la capital del país, Sucre, al suroeste de Santa Cruz –La Paz es la sede del gobierno–.

Peligro de quiebre

El gobierno boliviano no se ha opuesto a las demandas de descentralización exigidas por las provincias, pero señala la necesidad de que se tengan en cuenta instancias de control social que manejen, como las gobernaciones, recursos propios. La región andina, por su parte (La Paz, Oruro, Potosí, Chuquisaca y Cochabamba) se manifestaron por mantener el régimen centralista con sede en La Paz.

En su preocupada alocución en la Escuela Militar, ante los cadetes que egresaban como oficiales y la plana mayor del ejército, Evo Morales,usó sin eufemismos la expresión “defender la patria”. Dijo textualmente: “La patria no se toca… no se divide”. Y en forma directa a los uniformados: “Unas fuerzas que no defienden la patria, la nación, no tendrían razón de ser fuerzas armadas”.

La respuesta vino por parte del presidenye del Comité Cívico de Santa Cruz, Germán Antelo, que trató directamente a Morales de de falsear la verdad al adjudicarles intención separatista: “Nunca, en absoluto, nunca hemos dicho eso, siempre hemos hablado de manera clara y hemos ganado (un referéndum) como corresponde para poder llegar a las autonomías…”. Antelo es uno de los firmantes, junto a los gobernadores y dirigentes de Beni, Pando y Tarija, de la junta autonómica.

Lo que no dejó en claro Antelo –los gobernadores guardaban discreto silencio– es para qué tienen previsto para el próximo viernes 15 de diciembre (2006) la realización de sendos cabildos abierto en las regiones si no es para darse unilateralmente la autonomía que se discute, precisamente, en la Constituyente, poniéndose así de hecho al margen de la legisación e institucionalidad vigentes.

Desde las filas de la oposición han salido ya las primeras voces que acusan a Morales de atropellar las leyes de la república, lo que hace pensar en un plan bien urdido que persigue debilitar la legitimidad del ejecutivo antes de adoptar medidas más contundentes.

Diversos trascendidos tanto en Sucre como en La Paz al caer la tarde del lunes 11 de diciembre señalaban que se habría tomdo la decisión por parte del gobierno para enviar un cuerpo del ejército con el objeto de cercar a Santa Cruz en previsión de una aventura armada de sus líderes. De hacerse efectiva la medida los más imaginativos no descartan la declaración de independencia de la rica provincia, conseguir el reconocmiento de Estados Unidos –la tesis sería que Morales se ha convertido en un dictador y fuera de la ley– y si necesario pedir ayuda militar a la base que mantiene EEUU en Paraguay.

Ya esas primeras voces comienzan a advertir que la lucha es contra “el dictador” Chávez, que sería el gobernante de facto de Bolivia por su “influencia” sobre Morales.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario