Oct 11 2009
1581 lecturas

Brasil emerge como potencia militar

Raúl Zibechi*
Los acuerdos recién firmados con Francia, que además de la compra de armamento auspician la creación de una potente industria militar, forman parte de la Estrategia Nacional de Defensa de Brasil, con la que la novena potencia industrial del planeta, poseedora de las séptimas reservas de petróleo y de la mayor biodiversidad en la Amazonia, se apresta a defender sus riquezas y proyectarse como nueva potencia política y militar.

El modo como se comportaron las grandes empresas de la guerra moderna tiene algo de telenovela. Inmediatamente después que el presidente Luiz Inacio Lula da Silva anunciara que prefería comprar 36 cazabombarderos de quinta generación a la francesa Dassault, los otros dos competidores, la sueca Saab y la estadounidense Boeing, irrumpieron en sollozos asegurando que su amor por los brasileños es igual o mayor que el de los franceses.

Esas declaraciones responden al interés en cortejar a Brasil que está renovando su flota aérea y montando la más importante industria militar del Sur del planeta. El 7 de setiembre, fecha de la independencia de Brasil, Lula y el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, firmaron la compra de cuatro submarinos convencionales y uno nuclear, y de 50 helicópteros de transporte militar por 12 mil millones de dólares. A la vez, Lula anunció la compra de 36 cazas Rafale, lo que elevaría cuenta a unos 20 mil millones de dólares.

El asunto de los cazas se arrastra desde 1998. La fuerza aérea brasileña posee 110 cazas fabricados en las décadas de 1970 y 80, demasiado viejos y de escasa utilidad para una potencia que debe vigilar 8 millones de kilómetros cuadrados, 17 mil kilómetros de fronteras y una vasta plataforma marítima. Los más nuevos son 12 Mirage 2000 comprados de segunda mano que están a punto de ser jubilados. En contraste, Chile cuenta con 28 cazas F-16 y Venezuela tiene 24 Sukhoi 30, ambos de los más avanzados que existen.

Para la renovación de la flota de combate compiten los Rafale franceses, los Gripen suecos y los F-18 Super Hornet de Boeing. No existe mucha diferencia en cuanto a sus capacidades técnicas. El precio varía mucho: cada Gripen vale 50 millones de dólares y cada Rafale se eleva a 80 millones. El F-18 tiene la ventaja de ser el avión de combate más testeado. Pero los franceses se comprometieron desde el principio a traspasar el código fuente del avión, el corazón digital de la aeronave, cuestión que Boeing no puede hacer sin la autorización del Congreso de los Estados Unidos.

Lula está sentando los pilares para que la potencia de Brasil tenga también la capacidad de defenderse en el terreno militar.1. Tania Monteiro, "Carta de Sarkozy selou deçisao de Lula", Estado de Sao Paulo, 10 de setiembre de 2009.
   2. "Declaraçao da Embaixada dos EUA sobre a concurrencia do FX-2", Brasilia 9 de setiembre de 2009.
   3. Valor, 28 de setiembre de 2009.
   4. O Globo, 1 de octubre de 2009.
   5. Eliane Cantanhéde en Folha de Sao Paulo, 2 de octubre de 2009.
   6. El documento puede bajarse en varias lenguas de la página web del Ministerio de Defensa.
   7. Jornal do Brasil, 6 de setiembre de 2009.
   8. Las necesidades defensivas se concentran en el Oeste, el Norte y el Atlántico Sur, se señala en la página 13.
   9. La Jornada, 7 de setiembre de 2009.
  10. "El gigante despierto", Semana, Bogotá, 13 de setiembre de 2009.
  11. Idem.
  12. Merval Pereira, "A industria bélica", O Globo, 15 de setiembre de 2009.
  13. Defesanet, 5 de setiembre de 2009.
  14. Eleonora Grosman en Clarín, 7 de setiembre de 2009.
  15. "Rafale en Brasil, una declaración de guerra", Dedefensa, 8 de setiembre de 2009.
  16. Página 12, 30 de junio de 2008.

 *Analista internacional uruguayo, docente e investigador sobre movimientos sociales en la Multiversidad Franciscana de América Latina

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario