Oct 6 2014
745 lecturas

Política

Brasil, entre el pasado y el futuro/ La fuerza del enigma

Por cuarta vez consecutiva, el Partido de los Trabajadores (PT) tiene que concurrir a una segunda vuelta para ganar las elecciones presidenciales en Brasil. Fue así con Lula en 2002 y 2006, con Dilma en 2010 y vuelve a ocurrir ahora.

En todas las veces el candidato del PT llegó como líder, pero no logró obtener la mayoría absoluta en primera vuelta. Y en las cuatro veces los candidatos del PT se enfrentan a representantes del PSDB, el partido de Fernando Henrique Cardoso, repitiendo la contraposición entre los logros de esos dos mandatos en los años 1990 y los ya tres mandatos del PT, desde 2003.

En esta misma campaña, en sus primeros meses, esa contraposición había ocupado el escenario electoral, con Dilma obteniendo clara ventaja sobre Aécio Neves, a punto de que se proyectaba su victoria en primera vuelta, cuando ocurrió el sospechoso accidente aéreo del 13 de agosto, que cambió la forma del enfrentamiento electoral. Marina Silva pasó a ocupar el polo opositor en la campaña, con una plataforma no menos neoliberal, hasta que su desgaste hizo que la derecha volviera a elegir a Neves como su candidato.

Lula dijo, antes de que saliera el resultado de la primera vuelta, que él prefiere una segunda vuelta, porque el enfrentamiento entre dos propuestas queda más claro, se fortalece la democracia, además de que el elegido lo hace con más apoyo. Siempre fue así desde 2002 y el PT siempre se fortaleció en la segunda vuelta.

Esta vez las condiciones parecen más complejas. En contra de Marina, además del clima emotivo del lanzamiento de su candidatura frente a una tragedia aérea, mientras se fortalecía su propuesta de una “nueva política” que superara la dicotomía PT-PSDB, la polarización disminuía las contradicciones, aun con un equipo y propuestas netamente neoliberales de parte de la ex líder ecologista. En la recta final, Marina se debilitó, una parte de sus votos volvió a Aécio Neves, invirtiéndose la situación entre ellos. La derecha claramente volvió a apostar por Neves.

El resultado de la primera vuelta sorprende por la recuperación del candidato del PSDB, que en las mismas encuestas se mantenía a una distancia más grande de Dilma. Su ofensiva final tuvo resultados, porque no sólo él creció, también Dilma disminuyó sus votos, mientras Marina mantuvo un caudal menor de sufragios, en tercer lugar,

La segunda vuelta, en tres semanas más, se presenta bastante más disputada de lo que se preveía. Difícil, pero menos que la que se había presentado cuando Marina parecía una candidata incontenible, con 10 puntos de ventaja sobre Dilma en la segunda vuelta, según las encuestas.

La diferencia en primera vuelta de Dilma sobre Aécio quedó alrededor del 8 por ciento, algo en torno de los 8 millones de votos, mientras que Marina, aun debilitándose, mantiene un 21 por ciento. Es cierto que los términos del enfrentamiento del PT con el PSDB son favorables a Dilma, con la comparación del gobierno de Cardoso con los gobiernos de Lula y Dilma. También suma en contra de Neves la sorprendente derrota que tuvo su candidato en su provincia, Minas Gerais, donde él fue gobernador, perdiendo ante un candidato del PT en primera vuelta.

La derecha cuenta con su candidato preferido, que puede valerse del monopolio de los medios de comunicación absolutamente a su favor. Cuenta además con la reelección, en primera vuelta, del gobernador de su partido en San Pablo, provincia de mayor peso electoral, donde el candidato del PT llegó en tercer lugar por primera vez para el PT en San Pablo, la provincia más grande del país y su núcleo más conservador, junto con la provincia de Paraná.

La búsqueda de los votos de Marina va a ser importante. Por una parte están los sectores muy cercanos al PSDB, expresados en la misma propuesta económica neoliberal. Por otro, sectores próximos al PT y, especialmente Marina, que puede preferir mantener su tesis de la “tercera vía” no apoyando a nadie, para preservarse para la candidatura en 2018.

Los brasileños se pronunciarán de aquí a tres semanas entre su pasado –el retorno a un gobierno muy cercano al de Cardoso– o su futuro –la continuidad y profundización de los gobiernos de Lula y Dilma—. La disputa está abierta.
—–
La fuerza del enigmabr dilma y aecio

ERIC NEPOMUCENO| Euforia en el comando de campaña de Aécio Neves, cierta preocupación palpable entre los asesores directos de Dilma Rousseff, decepción entre los de Marina Silva.

Por más que se tuviese certeza de que las posibilidades de Aécio de superar a la ambientalista evangélica eran bastante concretas, nadie entre los estrategas de Dilma y menos aún en los de Marina esperaba que el neoliberal obtuviese una cantidad tan sonora de votos. Lo que se sentía en el entorno de ella era una especie de perplejidad, como si se dijera que perder era algo previsible, pero jamás de manera tan apabullante.

Ayer por la noche, Marina primero se reunió con familiares y su grupo de asesores más íntimos en un hotel de San Pablo, para acompañar la divulgación de los resultados. En Brasil, gracias al uso de urnas electrónicas, el conteo de votos se da de manera extremamente veloz. Así es que alrededor de las ocho de la noche ya había quedado claro que no sólo Marina estaría fuera de la segunda vuelta, como su votación quedaría muy por debajo de las peores previsiones.

A partir de ese punto, se empezó a estudiar cuáles serán los próximos pasos. Por sexta vez consecutiva, la polarización PSDB-PT se impuso. En los dos primeros embates, en 1994 y 1998, el PSDB ganó fácilmente en la primera vuelta. En las tres otras –2002, 2006 y 2010– el PT logró imponerse, pero solamente en la segunda vuelta. Marina quiso romper con esa polarización y consolidarse como “tercera vía”, como una propuesta de “nueva política”. Y, como ejemplo de lo ocurrido con otros supuestos fenómenos electorales, lo único que logró fue reunir el mismo volumen de votos obtenidos en 2010.

Hay, sin embargo, una diferencia importante: hace cuatro años, Marina era una desconocida que se lanzaba por una agrupación muy pequeña, el Partido Verde, y logró un espacio suficientemente amplio para, al abrigo de sus 19 millones de votos, convertirse en figura nacional. Ahora tiene –o aparenta tener– fuerza propia, y la decisión que asuma podrá tener influencia directa en el combate final, que será trabado entre Dilma Rousseff y su propuesta de dar continuidad al proyecto del PT y Aécio Neves y su propuesta de volver al proyecto neoliberal interrumpido hace doce años precisamente con la victoria de Lula da Silva.

Poco después de la diez de la noche de ayer, Marina Silva habló. Pero el enigma continúa. En su verborragia compleja y de difícil conclusión, ella advirtió que el resultado de las urnas señala claramente que el brasileño ya no quiere “lo que está ahí”. Que se confirmó el deseo de cambio. Preguntada de manera clara y directa si eso significaba su apoyo explícito de alianza con Aécio Neves, tergiversó: dijo que ésa es una decisión que deberá ser tomada por la “coligación” que la respalda. Aclaró que cualquier acuerdo exigirá irremediablemente la aceptación de los puntos considerados fundamentales en su programa de gobierno. Como se recuerda, ese programa ocupa 240 páginas y ha sido revisado varias veces, siempre que se detectan contradicciones o fallas escandalosas de información y datos. Todo eso, dijo ella, será negociado primero en la coligación, y luego con el eventual candidato a recibir su apoyo formal.

En realidad, quiso decir que depende de que su grupo, sectario y ruidoso, llegue a algún acuerdo con el PSB que la abriga provisionalmente, para luego negociar con el PSDB de Aécio Neves.

Cuando le preguntaron explícitamente si mantendría la misma neutralidad de hace cuatro años, dijo que ahora tiene “responsabilidades de liderazgo”, lo que implicará la necesidad de tomar partido. Pero luego agregó que todo dependerá de un intenso diálogo interno entre la dirigencia de la coligación que la apoya.

Resumiendo: habló mucho y dijo poquísimo. Conclusión a la que llegaron los estrategas de Dilma Rousseff: Marina, en dos o tres días, declarará su alianza con Aécio. Mientras tanto, ella tratará de saber hasta qué punto ser un enigma le da o le quita fuerza.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

4 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Sampa
    6 octubre 2014 20:54

    Estimados Señores,

    Lamentablemente la elección se complicó!!

    Sin pruebas de absolutamente nada, me permito imaginar que los enormes errores sincronizados de los 3 mayores institutos de encuestas, repetidos durante las últimas 3 semanas pueden no haber sido apenas simples fallas técnicas, de una ciencia tan aprimorada como lo son los cálculos estadísticos.

    Primer error repetido por todos los institutos, una mayor votación nacional del PT, de 47-49% de los votos validos prognosticados, que se concretizaron en apenas 41,6%

    Segundo error, Marina al final de la campaña estaba empatada tecnicamente con Aécio Neves con aproximadamente 22-24%, siendo que Marina concretizó con 21% y Aécio Neves alcanzó sorpresivamente el 33,6%!!!

    Estos crasos errores estadísticos, fatalmente llevaron a una estrategia de campaña completamente equivocada del PT.

    El PT gastó toda su munición contra Marina Silva, que se perfilaba como clara contrincante de Dilma, en un segunda vuelta, siendo esta, visible apoyada por la Derecha nativa en pleno.

    Así siendo, el PT dejó suelto al verdadero e histórico enemigo, el tucano Aécio Neves, que lo imaginaban totalmente fuera de combate.

    Ahora que Dilma precisa desesperadamemnte de un 9% de votos adicionales en su cuenta, solo le queda apelar para los votos politizados de Luciana Genro, aproximadamente 1,5% y tendrá que conseguir otros 8%, de los 21% de Marina Silva.

    Ciertamente en las próximas horas, Marina deberá oficializar su adhesión a Aécio Neves una vez que el PT la atacó muy fuerte políticamente hablando durante toda la campaña.

    Con esto, será muy difícil Dilma conseguir rescatar votos de Marina.

    Tal vez, 3 o 4% de viejos socialistas románticos del PSB, integrantes del frente de Marina, transfieran sus votos para Dilma … difícil asegurar … de todas formas esto aún no suma 50+1%.

    Como se vé, la cosa se complicó muchísimo!!!

    Si esto fue involuntario o arquitectado por los institutos de encuestas, nunca lo sabremos …

    Ahora solo nos resta continuar y reforzar aún mas nuestra militancia!!! … Hasta la victoria siempre Dilma!!!!

    Gracias por el espacio!

    Sampa

  2. Tania Jamardo Faillace
    7 octubre 2014 19:42

    La segunda vuelta nada tiene de extraordinario, solamente indica la división de los grupos de opiníon, y es democrática.
    En un país donde hay una presencia marcante del poder económico transnacional y sus agentes nacionales (bancos, industrias, agronegocios) y un percentual significativo de clases intermediarias, eso es esperado.
    No se trata en el caso de una propuesta política de salvación nacional, como ha ocurrido en otros paises, notadamente los bolivarianos, que han derrumbado oligarquías violentas.
    En Brasil, la transición entre el régimen militar y la normalidad político republicana, ha sido consensuada. No hubo cambios dramáticos, pero ajustes, porque había algunos acuerdos entre clases y partidos.
    La perspectiva hoy, es que el proceso avance en el atendimiento de los intereses populares – con un coalisión partidaria mucho menos amplia y más definida que antes – y la derecha ha cerrado hileras, con ayuda de experts en estrategias políticas y midiaticas, de psicología de masas.
    La política, al nível real és un poco más compleja de lo que apuntan los medios en general. En Breasil no se ha producido fenómenos siquiera parecidos com Morales, Chavez o Correa – que ha empezado despacito para solamente entonces radicalizar. No se miden las circunstancias de un país con otro o se cometerán errores de fondo.

    Tania Jamardo Faillace – periodista y escritora brsileña

  3. Sampa
    7 octubre 2014 20:04

    Prezados Señores,

    Es posible conocer los motivos para censurar mi comentario?

    Créanme, no los estoy juzgando!!! … es apenas para formularme una autocrítica y principalmente para no repetirlos en un futuro.

    Desde ya les agradezco mucho el espacio!!!

    Sampa

  4. Aram Aharonian
    8 octubre 2014 12:11

    No hay censura ninguna, es una plataforma libre de debate. Su comentario está en el portal. Solamente obviamos la publicación de comentarios que difamen, injurien, utilicen lenguaje soez o atenten contra la dignidad de las personas…