May 25 2015
551 lecturas

Opinión

Brasil: la divulgación selectiva de escándalos

Los medios de comunicación dejan la impresión de que el único escándalo importante de corrupción de Brasil es el de Petrobras. Pero ¿dónde queda la corrupción en el ministerio de Finanzas? ¿Dónde las cuentas secretas en HSBC? ¿Dónde está el subterráneo de Sao Paulo?

Últimamente, la sociedad brasileña se enfrenta a grandes escándalos de corrupción. Para nombrar algunos: los casos de sobornos en Petrobras [Lava Jet] en Carf [Fiscal de la Junta de Apelaciones] del Ministerio de Finanzas [zelotes] y el metro de Sao Paulo; los depósitos en cuentas secretas del Banco HSBC en Suiza, etc.

Si uno se guía por los noticieros, sin embargo, se tiene la impresión de que sólo existe la operación Lava Jato.Si no bastara esta selectividad, la noticia es recortada para vincular a Dilma, Lula y el PT a la génesis de la corrupción en Brasil.

La cobertura informativa es por supuesto anómala, por muchas razones. Empezando por el hecho evidente de que se sabe que el escándalo de Petrobras es sólo uno, entre otros conocidos, y que se asemejan entre ellos por la forma de actuar: algunos políticos de diversos partidos, empresarios y funcionarios públicos sin escrúpulos forman bandas para la actividad criminal. br petrobras presos

También se sabe que el robo de Petrobras, que le arrebató a unos seis mil millones de reales a la empresa es al menos tres veces menor que la evasión fiscal practicada por las empresas en un esquema de corrupción que actúa sobre el Carf. La pérdida para el fisco, según el estimado provisionalmente de la llamada Operación Zelotes, es de 19 mil millones de dólares – casi un tercio de los recortes presupuestarios anunciados por el gobierno.

El silencio de los noticieros es comprensible. Después de todo, se dice que entre los implicados están el imperio del mega-empresario de acero que, irónicamente, “enseña” a los gobiernos “la magia de la eficiencia y la productividad privada “[sic]; están también las empresas de comunicación, bancos, banqueros, los conglomerados económicos, los grandes anunciantes, etc.

Sería difícil que los noticieros dejaran de retener la noticia de que algunos propietarios de los periódicos, algunas celebridades y un puñado de hombres de negocios y banqueros sean los titulares de las 7.000 cuentas en el HSBC en Suiza que recibieron millonarios depósitos – en muchos casos sin pruebas del origen legal de esos recursos.

En el caso del metro de SP, aunque sea un esquema establecido hace más de una década y perjudica a la casa en miles de millones en pérdidas, un noticiero da cuenta de una investigación apartidista, despolitizada y que no penaliza a los actores políticos porque lanza la culpa a empleados público que “actuaban por cuenta propia.” Si hubiera sido el PT el partido gobernante en SP durante dos décadas, estaría garantizado el carnaval masacreador.

Aunque los involucrado en Petrobras se mayoritariamente identificados con los otros partidos [sólo el PP tiene más de 30 involucrados], los noticieros lo trataron como “PT petrolão” [sic]. En el circo de la investigación de la Operación Lava Jato, los bandidos se convierten en celebridades y ganan confianza pública en el noticiero central de las ocho de la noche. En los casos de Zelotes, las cuentas fantasmas en el HSBC, el metro de Sao Paulo, sin embargo, no hay circo: hay silencio, cuando no ocultamiento.

br sao-paulo-huelga-metroUna prueba práctica e eso: quien busque noticias en Google noticias sobre estos escándalos percibirá la abundancia de registros diarios sobre Petrobrás, mientras los registros son dispersos y en cantidades infinitamente pequeños sobre los otros escándalos.

Ante esta anomalía de los noticieros, es crucial que haya presión pública para que los medios repercutan con igualdad e imparcialidad y acorde a la realidad brasileña – sin recorte ni selectividad. .Los medios han desempeñado este papel perjudicial para la democracia, porque lamentablemente encuentran en los sectores de la policía federal, del Ministerio Público y Judicial, actores políticos que instrumentalizan las investigaciones, dependiendo del caso, criminalizar adversarios o proteger amigos.
Este “mediatización justiciera”, que peligrosamente se apropia de la arena pública infundiendo odio, si no fuera invertida, en el tiempo puede legitimar una historia de regresión jurídical y democrática en el país.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario