Oct 27 2011
298 lecturas

Despacito por las piedras

Brasil: Se manchó la pelota

El mismo día en que Orlando Silva renunció a su cargo de ministro de Deportes del Brasil, el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, y su ex suegro, el ex titular de la FIFA Joao Havelange, fueron acusados en el Congreso brasileño de recibir 60 millones de dólares en sobornos.
En el marco de una investigación a Teixeira, hoy vicepresidente de la FIFA, por presunto lavado de dinero, el investigador británico Andrew Jennings, principal crítico de la multinacional del fútbol, reveló en el Congreso parte de sus investigaciones, en base a un documento legal de la Justicia suiza.
Según el documento de la fallida empresa de marketing deportivo ISL, que desenterró el magistrado suizo Thomas Hildbrand, la compañía pagó sobornos a Havelange y a Teixeira para conseguir derechos de televisación y contratos de sponsorización en Copas del Mundo. En el documento también figura el nombre del titular de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz, como se informó en marzo de 2008.
Jennings denunció en la audiencia que Havelange recibió unos 50 millones de dólares a través de la empresa Sicuretta, con sede en Luxemburgo, y Teixeira más de nueve millones a través de la empresa Sanud. La investigación en el Congreso brasileño tomó aire después de que Romario, ex goleador de la selección de ese país campeona del mundo en 1994 y ahora diputado federal por Río de Janeiro representando al Partido Socialista Brasileño (PSB), entrevistara a Jennings en agosto pasado y llevara sus denuncias al Poder Legislativo. “Le creo ciento por ciento”, dijo entonces el ex delantero, que se consagró en el último Mundial que tuvo a Havelange como titular de FIFA.
“Teixeira me está haciendo juicio por los comentarios que hice en esa entrevista –señaló Jennings a Página/12–. Pero ahora la Policía Federal brasileña está investigando esas denuncias y él podría terminar en una corte diferente, una corte criminal.” Las investigaciones se relacionan con la transferencia de dinero que habría hecho a Brasil como presunto beneficiario de esos pagos ilegales. El dirigente brasileño, que en 2010 señalara a Julio Grondona como a su mentor, es también el presidente del Comité Organizador local de la Copa del Mundo 2014.
“¿Cómo puede Teixeira continuar siendo el responsable de la Copa del Mundo? –cuenta Jennings que afirmó en su declaración en Brasilia–. El mundo entero está en shock (…) Ustedes tienen que solucionar este problema y seleccionar a personas honestas, personas limpias, para organizar la Copa.”

Pablo Vignone, Página 12, Argentina

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario