Jul 4 2017
287 lecturas

Despacito por las piedras

Caída en picada de la posición de EEUU en el mundo

 

El Pew Research Center publicó la semana pasada los resultados de una de sus encuestas periódicas de visiones globales de Estados Unidos y su liderazgo y políticas. Más de 40.000 personas fueron encuestadas en 37 países a través de seis continentes, entre febrero y mayo. El hallazgo más sobresaliente es una dramática caída en la confianza en los Estados Unidos y, más específicamente, en el actual liderazgo de Estados Unidos.

Cuando se les preguntó a los encuestados acerca de “confianza en el presidente de Estados Unidos para hacer lo correcto en los asuntos mundiales,” el 22% expresó confianza en Donald Trump y el 74% no expresó ninguna confianza. Esta es un gran cambio desde la última vez que se hizo la misma pregunta sobre Barack Obama al final de su mandato, en el que el 64% expresó confianza y el 23% desconfianza.

La rapidez y la magnitud del cambio es sorprendente. Los números de Trump se acercan a los de George W. Bush cerca del final de su mandato, pero en el caso de Bush se llegó a esas profundidades sólo después de un largo declive durante sus dos períodos presidenciales. Trump ha conseguido quemar a la gente en todo el mundo durante sus primeros cuatro meses en el cargo.

En sólo dos de los 37 países encuestados hubo un aumento en la confianza en el presidente de Estados Unidos desde la encuesta anterior, al final de la presidencia de Obama. Uno de ellos es Israel, con un modesto aumento de un 49 a 56%, aunque esta última cifra está todavía ligeramente por debajo de la media de los cinco sondeos Pew tomadas durante el mandato de Obama.

Un aumento mayor se encontró en Rusia, donde la cifra del 53% que tiene confianza en Trump es más alto que cualquiera de los resultados en Rusia, ya sea para Bush u Obama. Estos resultados no son sorprendentes en vista de la deferencia que Trump ha demostrado con los gobiernos de esos dos países. La encuesta no incluye ninguno de los países árabes del Golfo, pero sería previsible un aumento en el número, por la misma razón, en Arabia Saudita.

Los resultados generales no son sorprendentes, ya sea, en vista de los muchos otros indicadores de sentimiento popular exterior hacia Trump y su administración, así como expresiones similares de los líderes extranjeros. Estos últimos han incluido, por ejemplo, las declaraciones de la canciller de Alemania , y el ministro de Asuntos Exteriores canadiense, que reflejan una falta de confianza en el liderazgo de Trump.

Aunque no es de extrañar, la importancia de los resultados de la encuesta para el éxito o el fracaso de la política exterior y el avance o la disminución de los intereses estadounidenses no se aprecia suficientemente dentro de Estados Unidos. Los problemas no se limitan a la química entre los líderes que parece conseguir la mayor atención de la  prensa en las cumbres, o del comportamiento grosero de Trump, que se ha convertido en una fija en dichas reuniones.

Tampoco están limitados a las percepciones más amplias de Trump-personaje. Como lo demuestra la encuesta de Pew, hay menos confianza en que Trump haga lo correcto que en el chino Xi Jinping o el ruso Vladimir Putin. Los tres adjetivos que los encuestados más usaron para calificar a Trump fueron “arrogante”, “intolerante” y “peligroso”.

Los resultados sugieren dificultades más amplias, y que la posición de los propios Estados Unidos ha disminuido con el advenimiento de Trump. En comparación con el último sondeo durante la presidencia de Obama, los puntos de vista favorables a los Estados Unidos se redujo de 64 a 49 por ciento y los puntos de vista desfavorables se dispararon del 26 al 39 por ciento.

El lema de Trump de “Estados Unidos primero” tiende a disimular las mayores implicaciones de tales resultados. Poniendo a un lado por el momento la falsedad de esa consigna, dado que sectores de subcontratación de la política exterior de los israelíes o saudíes (o pasando por alto cualquier cosa que Rusia puede ser) Trump no está poniendo en primer lugar a EE.UU. La consigna, y el conjunto de actitudes que incluye, implica una despreocupación sobre las actitudes extranjeras y la creencia de que los estadounidenses no necesita prestar atención a lo que los extranjeros piensan. Esa creencia se pierde mucho de cuánto las actitudes y percepciones de los extranjeros, que influyen las políticas exteriores del gobierno, puede afectar, para bien o para mal, los objetivos de los Estados Unidos.

El éxito de la política exterior consiste en sumar a otros estados, para que actúen de manera que hagan avanzar o proteger los intereses del propio estado. En la medida en que el pueblo y los políticos de esos otros estados tengan “confianza en el presidente de Estados Unidos para hacer lo correcto en los asuntos mundiales”, serán más propensos a actuar de la manera que el presidente de Estados Unidos le gustaría. A falta de tal confianza, son mucho menos propensos a actuar de acuerdo con los deseos estadounidenses.

Este principio se aplica independientemente del contenido de la política de Estados Unidos y de la gran estrategia. Es la razón por la que la caída en este tipo de confianza desde finales del gobierno de Obama a principios del de Trump es importante.

Los resultados de la encuesta también proporcionan perspectiva sobre las críticas y las normas aplicadas a las administraciones anteriores. Las críticas a Obama sobre la supuesta entrega de liderazgo de Estados Unidos, pareciera especialmente extraña ahora, teniendo en cuenta lo que ha venido después de él.

Paul R. Pillar, Center for Security Studies of Georgetown University

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario