Jul 7 2009
2283 lecturas

Película de la semana

Calle Santa Fe

LN

Primavera de 1974 en el Hemisferio Sur, invierno para la sociedad chilena. El cinco de Octubre de 1974, en la calle  Santa Fe –un barrio de gente de trabajo hacia el sur de Santiago– una mujer llamada Carmen Castillo, embarazada, es herida a bala y su compañero, Miguel Enríquez, resulta muerto. El hijo no vivirá, al padre no se lo olvida y ella regresó 30 años después para ajustar cuentas con su memoria y el tiempo ido.

Porque de eso trata Calle Santa Fe, de un ajuste íntimo de cuentas. ¿Cuánto queda de aquello por lo que dábamos la vida y cuánto es la vida que conservamos. Qué hay del país que fue, que es del país en lo que puedan las razones del exilio reconocerse. En otras palabras: ¿qué significa el paso del tiempo?

No son indagaciones fáciles de emprender. Así como la revolución no es la violencia que la hace posible –o la aborta–, la memoria no es únicamente el ejercicio del recuerdo. La historia es a menudo recuento de fracasos, cierto, pero los fracasos son el camino de nuevas ideas que escribirán otras victorias. Las iluminaciones son el paso lento del farolero y no una semilla que cae con el rayo bajo la tormenta.

Si algo deja este filme –realizado desde el amor, sin duda, mas también desde el más desnudo recuento– es que nunca se escribe la última palabra. De cierto la mujer que quiso hacer de la muerte –injusta como toda muerte provocada– un monumento ético y polìtico,y filmó Calle Santa Fe, no es la misma que terminó el montaje de la obra y la mostró. Es un a ratos estupefacto caminar por lo desconocido, por lo distinto a la forma del ayer y sus manifestaciones.

No es entonces el recuperar lo que fue: si nada se pierde, nada hay para recuperarlo; es comprender lo que resta del sedimento de antaño en las realidades del hogaño. Todo cambia, todo sigue igual. En realidad un filme hundido en la contemporaneidad –que permite atisbar el ayer que han querido borrar tanto como insertarnios en el mañana cuya posibilidad se insiste en negar.

Y, sobre todo, una película de rara y honda belleza.

Dirección: Carmen Castillo Echeverría
Guión: Carmen Castillo Echeverría
Fotografía (color): Ned Burgess, Raphael O’Byrne, Sebastián Moreno y Arnaldo Rodríguez
Montaje: Eva Feigeles-Aimé
Música: Juan Carlos Zagal
Sonido: Jean-Jacques Quintet, Damien Defays, Boris Herrera y Andrés Carrasco
Productores: Sergio Gándara, Serge Laliou y Christine Pireaux
Producción: Parox Producciones, S.A., Les Films d’Ici, Les Films de la Pässerelle, Institut National de l’Audiovisuel-INA, Love Streams Agnès b Productions
Año de Producción: 2007
Duración: 163,44 min.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. mabel
    17 julio 2009 0:19

    Me gustó mucho la película. La protagonista va mostrándose al tiempo en el que va descubriéndose ella misma.
    Me impactó esa escena donde el militante actual explica cuáles son las cosas que hoy tienen importancia para ellos los jóvenes. Ella escucha con mucha aceptación esa opinión que la hace repensar su objetivo de recuperar esa casa.
    Esa apertura necesaria para que dos generaciones se encuentren y pensar en futuro.