Nov 3 2008
962 lecturas

Economía

Cambiar el sistema económico mundial es la cuestión

Pablo Ramos*  

Veintidós naciones iberoamericanas se reunieron en San Salvador para estrechar lazos y coordinar políticas de apoyo a la juventud. Unánimes críticas al sistema financiero internacional.
 
Veintidós naciones integran el universo iberoamericano. Y desde 1991, cada año se ha realizado un encuentro del máximo nivel político, como la cita de San Salvador del jueves y viernes pasados. Pero en la capital salvadoreña fueron unánimes las críticas al sistema financiero global que comenzó a estallar hace un año y que encaminó al mundo entero hacia la depresión económica.
 
La mayoría de los 20 presidentes participantes planteó reformar el sistema actual, con el mandatario de Ecuador, Rafael Correa, como abanderado, quien propuso poner "en el cesto de la basura las instituciones que no sirven" en velada alusión al Fondo Monetario Internacional (FMI), y puso sobre la mesa la propuesta de crear un banco y una moneda regional única para dejar de pagar "tributo señorial" en dólares.
 
Si bien hubo posturas opuestas, como la del presidente de México, Felipe Calderón, quien rechazó el "proteccionismo comercial", las voces fueron unánimes a favor de dar un giro de 180 grados en la forma en que se manejan las finanzas mundiales. En este sentido, el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva culpó a los países desarrollados por la actual crisis, señaló que el Tercer Mundo es víctima y no culpable de la situación, y por ello deben ser invitados a la mesa de debate que va a tratar de establecer herramientas para salir del estancamiento económico.
 
Lula llamó a sus pares a "recuperar el papel del Estado" que se retiró de vastas áreas que le son indelegables gracias al Consenso de Washington y señaló como posibles soluciones una mayor integración, más comercio y menos subsidios.
 
"Ya no es el efecto tequila, o el caipiriña, es el jazz. Tiene su origen en el mismo centro de construcción. Lo menos que podemos exigir es que se asuma ese fracaso para generar la formación de instrumentos alternativos" dijo a su turno la mandataria argentina Cristina Fernández. Fue la primera que decretó el fracaso del neoliberalismo. Luego, el dominicano Leonel Fernández habló de las "exequias" de la economía neoconservadora.
 
La presidenta chilena Michelle Bachelet pidió a su turno reformar al FMI y democratizarlo porque naciones como Brasil, China y Rusia están subrepresentadas. El mandatario español, José Luis Rodríguez Zapatero, coincidió con su par de Chile, pero en encuentros bilaterales con Da Silva y Calderón rogó porque Estados Unidos invite a la nación europea a la próxima reunión a realizarse en Washington el 19 de noviembre convocada por George W. Bush.
 
En la capital estadounidense van a darse cita los mandatarios del Grupo de los 20 (G20), entre los que están Argentina, Brasil y México. Pese a tener una economía mayor que la de estos tres países, España no fue invitada a Washington.
 
Según cita la prensa, Correa resumió las intervenciones de los mandatarios en dos visiones: la que busca mantener o "emparchar" el sistema y la que se propone crear uno nuevo y "mientras más rápido podamos tirar aquello mejor".
 
En este sentido, propuso la creación de un Banco de Desarrollo del Sur, que reemplazaría al Banco Mundial, y un fondo de reserva común en América Latina, con fondos propios, y que se inviertan en la región para no tener que recurrir al Fondo que "pone de rodillas" a las naciones no desarrolladas, a la vez que llamó a los países a no comerciar en dólares. En este sentido, Argentina y Brasil desdolarizaron su intercambio recíproco.
 
Durante la primera jornada, se firmó la Declaración de San Salvador a favor de la juventud, que fue un texto plagado de buenas intenciones. Hubo un comunicado sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico estadounidense a Cuba; sobre la soberanía en la cuestión de las islas Malvinas; una condena al atentado terrorista ocurrido en la universidad de Navarra, España; sobre la necesidad de reformas a la ONU; se brindó solidaridad a Honduras y Guatemala.
 
También se apoyó a la lucha contra el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones; cooperación en materia de prevención de la violencia juvenil; y un comunicado especial sobre el fortalecimiento de la democracia y el diálogo político en Bolivia.
 
La próxima cita, en 2009, va a realizarse en Portugal, y en 2010 va a realizarse en Argentina en coincidencia con el bicentenario de la Nación.
 
* Publicado en APM

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario