Ago 29 2006
242 lecturas

Economía

Camilo Escalona. – UNA CARTA PARA EL CIUDADANO SENADOR

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Puerto Montt, 15 de Julio, 2.006.

Senador
Camilo Escalona
Presente

Señor Senador:

Soy padre y Apoderado de Carolina Amanda Espinoza, estudiante del Tercer Año Medio “B” del Liceo Mirasol de esta ciudad y vocera de la Coordinadora Estudiantil que dirigió las movilizaciones estudiantiles y toma del establecimiento citado en el marco de las Movilizaciones Nacionales que se efectuaron en los recién pasados meses de Mayo y Junio.

Como lo detallan las Declaraciones Públicas de esta Coordinadora, adjuntas a esta carta, la Dirección del Liceo Mirasol y gran parte de su cuerpo docente han tomado fuertes represalias contra los estudiantes movilizados, centrando éstas en mi hija y en la represión a los deseos de los estudiantes de dotarse de un Centro de Alumnos democráticamente elegido y representativo de los intereses de los estudiantes.

El día de ayer, 14 de Julio, mi señora me comunicó que debía abandonar temporalmente su trabajo para acudir al Liceo donde mi hija había sido detenidapor el profesor Marcos Zambrano y encerrada en una sala como castigo por distribuir volantes donde se convocaba a elecciones de Centro de Alumnos para el día 4 de Agosto.

Al acudir con mi señora al recinto, la directora del mismo, Sra. Marlene Ojeda en compañía del profesor que efectuó la “detención”, nos explicaron que Carolina estaba “violando el orden establecido” al distribuir esta Convocatoria y nos señalaron que Carolina estaba en calidad de “condicional” por mala conducta, exhibiéndonos el Libro de Clases donde figuraban anotaciones por ordenar, entre otras cosas, a dos estudiantes (que no aparecían identificadas), rayar los baños. Consultada mi hija allí presente, negó tal acusación y más aún, al pié de la anotación aparecía una citación a sus apoderados que jamás recibimos, como lo demuestra la no existencia de esta citación en su Agenda Escolar.

Estas irregularidades y faltas tienen un propósito dirigido: impedir la democratización del centro de Alumnos, para oficializar a la Coordinadora Estudiantil y dotar a los estudiantes de una organización propia que reemplace a un grupo de estudiantes que usurpan sin éxito tal función y que han sido designado por la propia Dirección del Liceo, en una elección a puertas cerradas y entre candidatos designados, como lo señalan los estudiantes en sus comunicados.

Interpelada la Directora del Liceo por este acoso, la funcionaria reconoció que ella no permitiría elecciones de un Centro de Alumnos sin su autorización y dirección (en el Liceo Mirasol, no se mueve una sola hoja sin que ella lo sepa) y entre candidatos que no reunieran las características que ella consideraba debían tener los dirigentes. Entre otras virtudes, los estudiantes no podían estar en carácter de “condicional”, status que ella misma otorga a su arbitrio. Evidentemente mi hija ya no reúne tales características: ya está bajo el status de “condicional” merced a anotaciones falsas, que nunca nos fueron comunicadas hasta el día de la “detención”.

Pregunté reiteradamente por qué se les impedía a los estudiantes elegir libremente su Centro de Alumnos si existían planillas con más de 200 firmas de estudiantes que solicitaban elegir su propia organización y rechazaban el Grupo designado por la directora, planillas que, por lo demás, fueron arrebatadas por los propios profesores para impedir que los estudiantes manifestaran así su deseo de contar con una organización representativa. Como respuesta recibí la amenaza de la directora de entregar a la Comisión Civil de Carabineros los nombres de los estudiantes más activos durante las jornadas de protestas escolares.

Con mi hija asistimos, inmediatamente después, a una reunión con Luis Peroti, Director del DEM de Puerto Montt, previamente concertada. Comuniqué esta situación al funcionario, que ya contaba con copias de los Comunicados de la Coordinadora Estudiantil del Liceo Mirasol e incluso copias de las planillas con firmas de los estudiantes. Para mi sorpresa, este sujeto reiteró la misma posición y amenazas formuladas por la directora del Liceo Mirasol, mostrándose indiferente a la persecución de la que era objeto mi hija y manifestó su apoyo al grupo de estudiantes por la directora para usurpar las funciones propias de un Centro de Alumnos. Más todavía, me informó que prontamente dotaría de cortinas para la Sala de este Grupo y de un computador.

Mi impresión es que este funcionario es partícipe e ideólogo de las prácticas fascistas que ha emprendido la directora del colegio en contra de mi hija y que incluyen las malas calificaciones que reciben las pruebas y trabajos que rinden los estudiantes del Liceo Mirasol que se perfilan como dirigentes del Centro de Alumnos democrático que se darán los escolares de este establecimiento. Para coronar su performance, el funcionario Peroti me acusó de querer instrumentalizar políticamente el movimiento estudiantil del Liceo Mirasol.

Señor senador, todo lo que le he relatado lo viví personalmente cuando fui estudiante universitario de la Universidad de Chile intervenida por Rectores y Decanos designados y con un grupo de usurpadores que se denominó FECECH y que se autoerigía como organización de los estudiantes. Las mismas persecuciones, los mismos castigos y hostigamientos que en esos años se llamaban “sumarios”. Me resulta, pues, intolerable que después de tanto batallar y de tantos costos sociales y humanos para recuperar la democracia, tenga ahora que salir a defender a mi hija de las mismas prácticas que a mí me afectaron cuando fui estudiante.

Ahora las nuevas generaciones ven el rostro del fascismo en autoridades de un régimen democrático. ¿Cómo van a distinguir entre un fascista y un demócrata si ambos se comportan igual? ¿Qué pueden pensar de la Democracia que nuestra lucha le devolvió al país?

Con frecuencia le he escuchado sus emplazamientos a la derecha de este país por su pasado dictatorial. Coincido con aquellos emplazamientos y más de alguna vez he tenido que hacerlos. Pero aquello no basta. La erradicación del autoritarismo y de todas las costumbres fascistas que aún sobreviven deben comenzar por casa. Mi hija, que ocupa ahora un cargo en la naciente Federación de Estudiantes Secundarios de Puerto Montt, me ha comentado que en dicha Federación están representados todos los Liceos de esta ciudad, pero sólo dos Centros de Alumnos democráticos. En la mayoría de los Liceos, las direcciones han reprimido a los estudiantes movilizados y les impiden democratizar sus organizaciones.

No me quedan dudas, después de la reunión sostenida el 14 de Julio, que gran parte de la responsabilidad de que se produzca esta situación insólita recae en Luis Peroti, militante del Partido Socialista fundado por el presidente Allende, erigiéndose en el principal obstáculo para la democratización de la organización estudiantil del Liceo Mirasol al amparar la represión y los delitos que la Dirección de este establecimiento comete contra sus estudiantes para evitar que cuenten con una organización sin títeres y sin cortinas de Peroti. ¿Qué otras direcciones de establecimientos cuentan con la ayuda de Peroti para impedir la democratización de sus Centros de Alumnos?. Le prometo que lo averiguaré.

He sentido la necesidad de comunicarle esto porque integro, bajo otro nombre, uno de sus comités asesores y porque usted también conoció a mi hija, cuando ya era estudiante del Liceo Mirasol y esperaba a su bebé, hoy mi nieta. En la foto que acompaña a esta carta, la recordará. Ella ha sido criada en un espíritu libertario, similar al que alentó la lucha que usted dio y la que también emprendí por un Chile diferente al que nos ofrecía la Dictadura y es, por lo mismo, intolerante al autoritarismo y a los abusos que se cometen contra ella o contra sus iguales.

Sólo es una niña, sin embargo, que ha necesitado de sus padres para poder resistir el acoso permanente del que es objeto en su Liceo y donde se le ha llegado a acusar de protagonizar situaciones ridículas e impropias de su personalidad y formación. La han perseguido porque se ha levantado como un referente digno para sus compañeros y no se deja manipular por nadie. Eso es un delito en el Liceo Mirasol de Puerto Montt, donde a pesar de todo, los estudiantes elegirán una organización libre, tal como ellos lo desean y entre los candidatos que ellos elijan y no según los gustos de la Dirección del establecimiento.

foto
Probablemente su matrícula será cancelada, de acuerdo al plan que pareciera haber trazado la Dirección del Liceo Mirasol bajo el amparo de Luis Peroti, pero tengo la certeza de que las semillas ya han sido sembradas y que alguna vez florecerán. Sólo es cuestión de tiempo… y el tiempo vuela.

Muy atentamente,

Hernán Espinoza Z.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario