Dic 13 2008
606 lecturas

Política

Caricom, Cuba y la integración latinocaribeña

Ángel Guerra Cabrera*

La tercera cumbre de la Comunidad de Estados del Caribe (CARICOM) y Cuba, celebrada en Santiago de Cuba, adoptó importantes acuerdos y principios relacionados en la Declaración de Santiago de Cuba. Antes de comentarla referiré brevemente sus antecedentes, que pueden ser útiles al lector dada su omisión en los espacios mediáticos e historiográficos dominantes.

A los Estados de la Caricom, situados en la cuenca del mar Caribe, los identifica un pasado de plantación colonial con mano de obra esclava y el subsiguiente saqueo e injerencia imperialista. Hoy sufren los primeros síntomas de la inédita crisis económica, que achacan a las potencias desarrolladas, de las que demandan abordarla con la participación en las decisiones de todos los países, de forma transparente y bajo la éjida de la ONU. En su mayoría pequeñas islas, algunos se encuentran en la parte continental de América Central y del sur. Colonizados principalmente por Inglaterra, Francia y Holanda, su población es predominantemente afrodescendiente, pero también de origen amerindio o de procedencia asiática, principalmente de India. Salvo Haití, primer Estado latinoamericano en romper el yugo colonial con su gran revolución antiesclavista, el resto obtuvo la independencia a partir de los sesenta del siglo XX, prologada por importantes rebeliones populares; poseen pensadores y artistas apenas conocidos, pero muy creativos.

Los primeros en independizarse –Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago-, cuyos líderes del momento dejaron profunda huella en la historia caribeña, establecieron simultáneamente relaciones diplomáticas con Cuba revolucionaria en 1972 en plena guerra fría, cuando aquella aún no era reconocida por muchos países de América Latina.  Desde entonces se han soldado vínculos de amistad y cooperación cada vez más estrechos entre los quince países miembros de la agrupación y la mayor de las Antillas, que llevó a que en 2002 se instrumentara el mecanismo de  las Cumbres Caricom-Cuba.

Pese a su escasa población de unos 15 millones de habitantes, no escapa a ningún observador informado su enorme importancia geopolítica y su influencia en los foros internacionales por la forma colectiva en que sus miembros diseñan y defienden su política exterior y de cooperación regional, un ejemplo para América Latina, balcanizada desde los albores de la independencia por el imperialismo y las oligarquías.

Cuba y la Caricom han forjado un esquema de relaciones económicas y políticas sustentado en la solidaridad, la cooperación y la complementación, que al igual que el Alba y Petrocaribe, sienta una forma de convivencia internacional que es un referente para empeños integracionistas mayores de América Latina y el Caribe. El que es fuerte en algún campo, como Cuba en educación y salud, aporta a los demás su acervo y capital humano sin que medie el interés del lucro. Sólo desde la anterior cumbre Caricom-Cuba(2005) en los centros educativos de este país se han graduado 1305 jóvenes caribeños de nivel superior y técnico y estudian actualmente 2972, 1478 de ellos medicina, mientras   1115 médicos y trabajadores de la salud cubanos trabajan en países de la comunidad y mediante la Operación Milagro más de 56 000 de sus habitantes han recibido cirugía y recuperado la visión.

Ese otro mundo y esa otra América Latina posible reclamados por millones comenzarían a hacerse realidad si se observaran los conceptos sobre medioambiente, relaciones, comercio y finanzas internacionales y cooperación plasmados por la reunión caribeña en la Declaración de Santiago de Cuba. Ella expresó la esperanza de que la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo a efectuarse la semana próxima en Brasil contribuya a la integración regional “sobre la base… de la solidaridad y la cooperación y el trato especial y diferenciado para las economías más vulnerables…”  

Como para subrayarlo, los jefes de gobierno se pronunciaron por el levantamiento inmediato del bloqueo a Cuba y otorgaron a Fidel Castro, primera personalidad no perteneciente a la agrupación en recibirla, la Orden Honoraria de la Comunidad del Caribe “homenaje al fervor y sacrificio que han acompañado a Fidel durante toda la vida de servicio dedicada a su país, a su región y al resto del mundo en desarrollo”.

*Periodista cubano

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario