Ago 18 2010
645 lecturas

Sociedad

Causa mapuche: los testigos “sin rostro” y sus andanzas

CAM.*

No es la primera vez que los presos políticos mapuche —cuya calidad niegan infatigables los distintos gobiernos— se declaran en huelga de hambre. Hoy 31 de ellos llevan otra más adelante; Gendarmería logró una resolución judicial para alimentarlos por la fuerza mientras siguen los actos de solidaridad con los que ayunan. En ese contexto no está demás hablar de la siniestra cara de los órganos del Estado a propósito de los testimonios que inculpan a los prisioneros.

El supuesto es que rinden esos testigos sin rostro su testimonio sin que los acusados puedan saber quiénes son ni cómo se han enterado de lo que declaran. No es todo. La estulticia va más allá. Con ayuda del Ministerio Público al menos uno de esos testigos obtuvo un estipendio mensual de $ 100.000 y, para adquirir un predio, unj prèstamo de doce millones de pesos, que le fueron entregados por medio de CONADI.

Un diario de insospechable reputación para el "stablishment", El Mercurio, informó que ese testigo “habría participado en cinco juicios”, relacionados con el Caso Poluco Pidenco, donde hubo condenas basadas en la aplicación de la cuestionada Ley Antiterrorista. Los mapuche demandan la no aplicación de ese instrumento promulgado por la dictadura de 1973/90

Esta Ley ha sido utilizada por el Ministerio Publico utilizando los espacios y resquicios que ésta otorga para actuar “fuera del estado de derecho”, vulnerando todas las garantías de un debido proceso de los imputados mapuche (secreto de la investigación, largas prisiones preventivas sin la posibilidad de acceder a otras medidas cautelares, agravamiento de las penas y el uso de testigos sin rostro).

La identidad desconocida y la conducta y antecedentes de los testigos sin rostro (exigidos a los testigos de la defensa), no permiten establecer relación con su credibilidad ni conocimiento de los hechos sobre los que declaran.  Es posible que pudieran ser inducidos por policías y fiscales a mentir impunemente bajo soborno o extorsión. Todo esto se agrava cuando los “testigos sin rostro” son,  realmente,  imputados confesos, que pese a ello han sido liberados por sus propios persecutores bajo la figura de “no perseverar en la acusación”. Recien ahora, Sebastian Piñera a enviado un proyecto para “mejorar” dicha Ley, permitiendo que los “imputados colaboradores” tengan inmunidad, no obstante los fiscales, desde ya, utilizan ilegalmente estas formas.

Denunciamos responsablemente algunos casos:

 1.- Los hermanos Ñancucheo

Uno de estos “testigos sin rostro “ es un comunero de la comunidad Tricauco, en la comuna de Ercilla, quien junto a su hermano se prestaron como testigos a cambio de dinero, subsidio de tierras y prebendas judiciales. Se trata, en especial,  de uno de los hermanos Ñancucheo, quienes a la fecha de su reclutamiento, por parte de los fiscales y policías, registraban varias causas por abigeato, ya que los propios comuneros los habían denunciado.

El Ministerio Publico decide sacarlos de la comunidad, otorgándoles protección policial, y en el año 2005 recibe la suma de $ 350.000 para postular a un subsidio individual de tierras a través de la CONADI, comprándose  una hijuela  de cuatro hectáreas en las cercanías de Victoria. De hecho, el caso salio a la luz publica a raíz de una denuncia realizada por la agricultora Sra. María Rosa Díaz por amenazas por parte de Ñancucheo, quien la expulso violentamente de un predio, supuestamente, de su propiedad.

2.- Jaime Pilquimán

Ffue el principal testigo en el caso por asociación ilícita en contra de la CAM (2004), en el cual se acusaron a cerca de veinte comuneros mapuche y que finalmente no prospero dada la sentencia absolutoria del Tribunal Oral de Temuco en Noviembre del 2004, ratificada en Julio del 2005.

Pilquiman habría colaborado en calidad de “arrepentido”, sin embargo todo apunta a que sus motivaciones fueron esencialmente económicas, lo que refleja su perfil personal que devela ciertos rasgos mitómanos que se observan en sus declaraciones de aquel tiempo.

En un principio, Pilquiman vende información al empresario Osvaldo Carvajal Rondanelli, quien pretendía crear un complejo turístico en el lago LLeu-LLeu, en las tierras usurpadas a la Comunidad Pascual Coña. Ambos terminan reconociendo este acuerdo comercial, en el cual Pilquiman debía advertir a Carvajal de los supuestos ataques a su propiedad, lo que consta en documentos a los que tuvo acceso la Defensoria Penal Mapuche de Temuco, en aquel tiempo.

Posteriormente Carvajal, convence a Pilquiman de declarar ante la policía y fiscales, y una vez hechas tales declaraciones, estas son filtradas a través del diario El Mercurio quienes develan al “testigo estrella”. Actualmente vive en Estados Unidos, haciendo uso de su mejorada situación económica, y según algunos trascendidos, el Ministerio Publico estaría gestionando su traída a Chile para presentarlo como “testigo sin rostro” en el caso Choque (supuesta emboscada al Fiscal Elgueta).

3.- Elcides Pilquimán

Uno de los nuevos “testigos sin rostro” es el ex imputado y único confeso, Elcides Pilquiman Liencura, de la comunidad Ranquilhue Chico, comuna de Tirúa, que es uno de los tantos testigos de la Fiscalía en el caso Choque.

Frente a este testigo se pueden presumir muchas cosas, lo concreto es que de “imputado confeso”, en las primeras declaraciones pasa luego a testigo y finalmente a colaborador, puesto que sus ultimas declaraciones están claramente orientadas a acusar a ciertas personas, extrañamente, a los dirigentes de la comunidad de Choque y a los militantes de la CAM, con aseveraciones absolutamente falsas, contradiciéndose con sus primeras declaraciones.

Hasta la denuncia hecha por la CAM, respecto de la extraña desaparición de Elcides Pilquiman: quien fue formalizado, enviado a la cárcel de Lebu y al mes, aproximadamente, liberado por la propia Fiscalía  (cambio de medida cautelar), y quien nunca más se presento a las audiencias; Elcides ha sido visto en Cañete, recientemente, seguramente seguido de cerca por personal de la PDI.

Nuevamente, estamos frente a un caso en que el “testigo protegido” registra causas judiciales por delitos comunes, en este caso se trata de delitos de connotación sexual.

4.- Santos Jorquera

En el mismo caso anterior, nos encontramos con otro testigo que, a la vez, es una supuesta victima de un robo con intimidación y amenazas terroristas.  Santos Jorquera, quien reside al interior de la comunidad de Choque, no sólo es un  usurpador de tierras a dicha comunidad,  sino que además eun reconocido violador de derechos humanos durante la dictadura militar.

Hijo de Carlos Jorquera (ya fallecido), llegó desde fuera de la comunidad, adquirió tres hectáreas de tierra, incrementándolas con el paso del tiempo, en especial durante la dictadura, usurpando tierras a las familias Carilao Tranamil y Ñehuei Millanao, antecedentes registrados en diversos estudios de tierras sobre los Títulos de Merced de la Comunidad Esteban Yebilao de Choque.

 Santos Jorquera fue un activo colaborador de los órganos represivos de la dictadura pinochetista, facilitando su propiedad como centro de detención y tortura de opositores al régimen, tanto mapuche como campesinos chilenos de los asentamientos agrícolas.  Uno de los casos más emblemáticos fue la detención y torturas de don Lorenzo Carilao, Lonko de la Comunidad de Choque (fallecido). Antecedentes registrados por la Comisión Valech, en cuyo informe figuran además cinco comuneros del sector,  algunos de los cuales habrían pasado por dicho centro de detención, sin haberse hecho justicia hasta la fecha.

Con el paso del tiempo, Jorquera continúo actuando como informante y colaborador de la policía, respecto de comuneros mapuche de Choque y comunidades vecinas.  De hecho, un antecedente no menor es el hecho de que en su propiedad mantiene un clandestino de expendio de bebidas alcohólicas, situación conocida por policías y fiscales, y cuyo objetivo es favorecer el alcoholismo de lo comuneros mapuche y de paso recibir información de parte de estos. 

5.- Raúl Antipán

Colaborador de los fiscales de Victoria y Temuco, respectivamente, es el joven Raúl Antipan, originario del sector de Cunco, quien estaría facilitando “sus buenos oficios”  en dos causas: el supuesto ataque a un bus en el "by pass" de Temuco y la quema de un camión y asalto al peaje de Victoria, en donde están encausados, una veintena de comuneros mapuche de la zona de Vilcun y Ercilla.

Lo que llama la atención es que éste “testigo protegido”, quien debería ser en verdad, un “imputado confeso y arrepentido”: habría participado simultáneamente de ambos hechos.  En este caso se observa nuevamente la inducción hecha por la policía y fiscales para transformarlo en “súper testigo” y, prácticamente, en un agente encubierto quien hasta la fecha continuaba participando en actividades de apoyo a los presos políticos mapuche en Temuco.

Antipan, reconoce su participación en el supuesto ataque al bus, sin embargo, jamás ingresa a prisión o queda bajo otra medida cautelar. Sus cercanos lo observan y llegan a la conclusión de que recibe aportes económicos y lo mantienen con custodia policial permanente.

Quienes conocen a Antipan lo caracterizan como una persona que presenta trastornos de personalidad y conductuales, registrando ademas causas por hurtos, cuestiones que lo habría hecho vulnerable a las presiones de la policía.

Por ultimo cabe mencionar que Antipan, habría sido expulsado del Servicio Militar, por motivos que no están claros, lo concreto es que se sigue un proceso en su contra en Fiscalía Militar, situación que suponemos estaría siendo utilizada por el ministerio Público como presión y extorsión.

* Comisión Prisión Política CAM
 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario