Dic 21 2020
120 lecturas

Pol铆tica

Chile: A oposici贸n revuelta, ganancia de pescadores

No deja de ser parad贸jico que en un pa铆s que ha registrado un in茅dito estallido social y sostenida movilizaci贸n en contra de los abusos y las desigualdades, demandando cambios y transformaciones la derecha mantenga la primera opci贸n para ganar las elecciones del pr贸ximo mes de abril (incluyendo la de integrantes la Convenci贸n Constituyente) poco despu茅s que la opci贸n por el apruebo y una convenci贸n 铆ntegramente elegida se impusiera con el 80 % de las preferencias. Ello ocurre contrariando tambi茅n las expectativas de cambio para la contienda presidencial y parlamentaria del pr贸ximo mes de noviembre.

Un pron贸stico que ciertamente contrasta con la realidad de un gobierno prematuramente agotado y fracasado, que registra un apoyo paup茅rrimo en las encuestas (un 7 %, cercano al margen de error). En un pa铆s con tan aguda crisis sanitaria, econ贸mica y social es todo un contrasentido,A oposici贸n revuelta ganancia de pescadores

Ello s贸lo lo explicar铆a la fragmentaci贸n y divisi贸n opositora, que parece plasmarse (con suerte) en dos polos, con diferencias aparentemente irreconciliables. As铆 se manifestar铆a en una alianza de centro izquierda, que va desde la DC hasta los partidos que se reconocen en una matriz socialista y democr谩tica, agrupados hoy en lo que se conoce como Unidad Constituyente, con la posibilidad de integrar a sectores desgajados del Frente Amplio, incluido el Partido Liberal, y, en contraste, un polo de izquierda, constituido por el Partido Comunista y sus aliados de Chile Digno, al que han resuelto concurrir los partidos que a煤n integran el Frente Amplio.

Las resoluciones del reciente Congreso del Partido Comunista reafirman la voluntad de avanzar en la conformaci贸n de un frente antineoliberal (sin medias tintas), que no busca la unidad de la oposici贸n, 鈥淟a realidad impone la diferenciaci贸n n铆tida con quienes administraron el modelo neoliberal durante 47 a帽os鈥 M谩s claro echarle agua.

La renuncia de dos parlamentarios de Revoluci贸n Democr谩tica, as铆 como la salida del Partido Liberal del Frente Amplio, es una reacci贸n a la voluntad de los partidos que a煤n lo conforman para concurrir a una alianza con el Partido Comunista y sus aliados, como quedara refrendado en la consulta interna realizada por Revoluci贸n Democr谩tica (votaron menos de 800 militantes, el 2 % de su padr贸n), que mayoritariamente ratific贸 concurrir a dicho acuerdo.

Ciertamente es una opci贸n leg铆tima, que encuentra reparos mayores en el resto de la oposici贸n, como lo manifestara el Presidente del PS acusando un grave error pol铆tico al obsequiarle a la derecha minoritaria un poder de veto en聽 la futura Convenci贸n Constituyente, el eventual control de la mayor铆a de las gobernaciones y municipios, pavimentando el sendero para su proyecci贸n y sobrevivencia futura, a partir de la pragm谩tica alianza que la derecha acostumbra aplicar m谩s all谩 de sus conocidas discrepancias internas.

La l铆nea divisoria

La l铆nea divisoria estar铆a marcada por una sesgada lectura de los 煤ltimos treinta a帽os que imputa a los partidos que integraron la Concertaci贸n de haberse limitado a administrar y perfeccionar el modelo neoliberal heredado de la dictadura, subyaciendo una cr铆tica radical al pacto que posibilit贸 el proceso de transici贸n.

El debate en torno a los 煤ltimos treinta a帽os no profundiza en sus evidentes limitaciones e insuficiencias tras 17 a帽os de dictadura y su pesada herencia. M谩s all谩 de los reconocidos errores se acent煤a una lectura cr铆tica del pasado con ojos del presente. En ese sendero se tiende a exonerar a la derecha y el rol que cumpli贸 para defender la institucionalidad heredada y el modelo neoliberal al amparo de los enclaves autoritarios. En ese sendero se minimizan los notables avances y transformaciones alcanzados por el pa铆s.

Ciertamente hubo d茅ficits, errores e insuficiencias, que sectores de la propia ex Concertaci贸n fueron los primeros en se帽alar en una lacerante pol茅mica, que dividi贸 a autocomplacientes y flagelantes. No puede ocultarse que el conglomerado de centroizquierda perdi贸 parte de su vocaci贸n transformadora en el prolongado y desgastante ejercicio del poder, agotando un ciclo. Posteriormente la Nueva Mayor铆a no logr贸 plasmarse en una verdadera coalici贸n, producto de sus contradicciones y diferencias.

Probablemente se deba excluir de este an谩lisis cr铆tico y autocr铆tico, a los sectores del Frente Amplio (no a todos. Algunos de sus militantes provienen de la ex Concertaci贸n) que nacieron a la vida pol铆tica en democracia, representando un difuso pero extendido malestar social en contra de los abusos, malas pr谩cticas y un orden injusto, buscando la renovaci贸n de la pol铆tica. Una tarea pendiente como lo reconoce uno de sus ide贸logos. Y no deja de ser sensible que a escasos a帽os de su fundaci贸n, haya sufrido tantos quiebres y escisiones internas.

Las elecciones como una batalla por el futuro

Siendo muy relevante este debate sobre el pasado reciente y no tan s贸lo los 煤ltimos treinta a帽os, las elecciones son una batalla por el futuro, en donde se juegan proyectos y alternativas que no terminan de aparecer con nitidez frente al pa铆s.

En lo fundamental, en las elecciones del pr贸ximo mes de abril se juega la suerte del proceso constituyente. La derecha ha explicitado su decisi贸n de unirse, incluso con los republicanos liderados por Jos茅 Antonio Kast, para constituirse en la primera minor铆a y defender la actual institucionalidad. En palabras de Pablo Longueira, 鈥減ara defender, art铆culo por art铆culo, la Constituci贸n de Jaime (Guzm谩n)鈥.

El proceso constituyente enfrenta riesgos. M谩s a煤n si prima la l贸gica de confrontaci贸n y vetos cruzados antes que los esfuerzos por construir consensos amplios para redactar una nueva Constituci贸n que acoja la amplia diversidad pol铆tica, social y cultural del pa铆s.

Matthei en picada contra Joaqu铆n Lav铆n, el socialdem贸crata: 鈥淪u zigzagueo no tiene l铆mites y eso es populismo鈥 - El MostradorAprovechando la divisi贸n opositora, la derecha apuesta a ganar la mayor铆a de las alcald铆as y gobernaciones regionales. As铆 lo manifiesta el acuerdo entre Joaqu铆n Lav铆n, Evelyn Matthei y Mario Desbordes para suscribir una verdadera tregua en la disputa por el liderazgo oficialista y asegurar un triunfo en las elecciones de abril, asumiendo que en estas elecciones de juega el futuro de su sector.

Un razonamiento elemental que aparentemente un sector de la oposici贸n no termina por asumir, privilegiando la distinci贸n y competencia por sobre la indispensable cooperaci贸n.

Las alternativas en juego

En estos tiempos de crisis, incertidumbre y malestar social, la ciudadan铆a espera de las elites pol铆ticas no tan s贸lo propuestas viables para superarla sino tambi茅n alternativas de futuro confiables, apoyadas por una clara mayor铆a social y pol铆tica. Una oposici贸n dividida y fragmentada no est谩 en condiciones de ofrecer esa alternativa de mayor铆as.

Tampoco la derecha est谩 en condiciones de ofrecer una salida que asegure la gobernabilidad futura del pa铆s, pese a que hoy aparecen con la mejor opci贸n de mantenerse en el poder gracias a la dispersi贸n opositora. Lav铆n ha hablado de 鈥渦n gobierno de convivencia nacional鈥, que concilie las ideas de una nueva derecha con el ideario 鈥渟ocial dem贸crata鈥 a su dudoso saber y entender. Sectores de la izquierda insisten en la idea de un amplio acuerdo, sin exclusiones, del progresismo en su m谩s amplia diversidad.

Y subyace la tentaci贸n de una aventura populista, de izquierda, de derecha, o todo lo contrario. Como las que han vivido varios pa铆ses no tan s贸lo en nuestra regi贸n. Y en estos tiempos algunas encuestas -con todas sus limitaciones鈥 manifiestan se帽ales en ese sentido.

Fuente: https://lamiradasemanal.cl/a-oposicion-revuelta-ganancia-de-pescadores/

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario