Oct 22 2008
400 lecturas

Sociedad

Chile: carta abierta de un prisionero politico

A nuestros pueblos y comunidades
A todas las conciencias libres:
En la mañana del jueves 02 de octubre fui detenido en mi domicilio por la PDI. El motivo fue una condena de 4 años y medio de prisión efectiva dictada por la Cuarta Fiscalía Militar de Santiago a raíz del ataque por parte de una milicia del Mapu-Lautaro en contra de un furgón de carabineros en Cerro Navia para un aniversario de las fuerzas rebeldes y populares Lautaro el cinco de octubre de 1992.
Sigue…

Antes de eso permanecí 11 años, un mes y 15 días ininterrumpidamente en prisión y luego 5 años más de cumplimiento penal bajo distintas medidas intrapenitenciarias, sumando en total más de 16 años, Sin embargo ni uno solo de esos, más de 5.840 días cuenta para esta última condena.

Chile es un país donde la "justicia" militar juzga a civiles y mantiene procesos abiertos por decenas de años, lo cual es un caso excepcional a nivel mundial.

El que esta injusticia suceda en pleno desarrollo de políticas publicas represivas y de criminalización generalizadas, no es un hecho casual. Siempre cualquier empeño y esfuerzo organizado o individual de resistencia y combate contra la paz social de ricos y explotadores ha sido perseguido con toda la fuerza, medios e impunidad del ordenamiento jurídico, político, policial y penitenciario de la concertación y sus sistema social fascista.

La solidaridad surgida desde las luchas de pobres y explotados es la mas eficaz arma de combate de quienes padecemos los rigores e injusticias de la prisión política en esta democracia al servicio de unos pocos. Es en aquella solidaridad surgida de modo espontáneo u organizado con clara conciencia proletaria, el lugar y espacio donde me reconozco e identifico. Allí se encuentran las convicciones y decisiones necesarias para arrancar ¡hoy¡ de manera urgente, a l@s prisioner@s polític@s chilenos, mapuche e internacionalistas desde las mazmorras del capitalismo.

¡Mientras exista miseria habrá rebelión!

Pablo Morales Fuhrimann
C.D.P Santiago Sur (Chile).
Octubre de 2008.

Addenda

En todos estos años de prisión de Pablo Hernán Morales Fuhrimann el tratamiento jurídico-penitenciario ha estado marcado por el ensañamiento bestial de la concertación hacia quienes se rebelan contra la dominación neoliberal; han existido torturas físicas y sicológicas, castigos, apaleos, aislamientos prolongados, constantes abusos de poder y un largo "etcétera" que han caracterizado el trato hacia las y los presas/os políticas/os.

En 1995 se alejó de su militancia en el Mapu-Lautaro por diferencias insalvables con este partido; pasando a constituir, junto a otros compañeros, el colectivo Kamina Libre el cual expresa la búsqueda de un pensamiento autónomo nucleado por las ideas de horizontalidad, autogestión, acción directa y apoyo mutuo como formas eficaces y revolucionario-libertarias de continuar preservando en pos de la emancipación total de pueblos y conciencias. Adoptó el vegetarianismo como forma de solidarizar cotidianamente con la causa de la liberación animal.
(www.nodo50.org/kaminalibre)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario