Sep 23 2008
452 lecturas

Política

Chile: “caso Vivanco”, adhesiones a Venezuela para evitar más interesada confusión

Surysur*

Socialistas de izquierda –que no olvidan las banderas partidarias– apoyan al gobierno venezolano y critican a Insulza, van Klaveren y Vivanco.
Manuel Cabieses, director de la revista Punto Final, también sale a la palestra en defensa de Venezuela

Dirigentes socialistas chilenos solidarizan con el gobierno del presidente Hugo Chávez y discrepan con declaraciones de vicecanciller van Klaveren y de Jóse  Miguel Insulza.
 
Sostienen que la nacionalidad de Vivanco, director de la institución norteamericana Human Rights Watch (HRW), de ningún modo debe transformarse en un conflicto artificial ni convertirlas en un problema bilateral entre los gobiernos de Chile y de la República Bolivariana de Venezuela. Sus opiniones –las que motivaron su expulsión de Venezuela1– mediante una decisión soberana del gobierno del Presidente Hugo Chávez, le representan a él y su institución y en nada tienen que ver con Chile y con el pueblo chileno.
 
Por otra parte, las opiniones políticas de HWR sobre la institucionalidad y el gobierno democrático del Presidente Hugo Chávez, las rechazamos ya que ellas no son, como se pretende presentarlas, un enfoque neutral de Derechos Humanos, ya que representan una visión ideológica sobre el proceso venezolano. Por lo mismo, resulta inaceptable que éstas sean, además, la base para llevarnos a un  conflicto bilateral.
 
Como dirigentes del Partido Socialista de Chile, partido miembro de la Concertación y del gobierno, solicitamos a nuestra presidenta Michelle Bachelet, que ponga fin a las rechazables e inoportunas declaraciones de alguno de sus ministros y subsecretarios sobre la medida soberana tomada por el gobierno venezolano en relación a los directivos de la institución Human Rights Watch,
 
Las inoportunas opiniones políticas efectuadas por el Subsecretario de Relaciones Exteriores, Alberto van Klaveren y el ministro, Francisco Vidal, pueden deteriorar de manera inaceptable nuestra relación con ese país hermano y con el gobierno del presidente Chávez.
 
De la misma manera, discrepamos de las opiniones que sobre esta situación ha efectuado el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza. Como chilenos ellas no nos representan y como socialistas las rechazamos. No corresponde que el alto funcionario de  la OEA se inmiscuya en la decisión soberana de uno de sus países mandantes y mucho menos que lo haga como uno de los varios pre candidatos presidenciales que aspiran a obtener el respaldo de los socialistas chilenos.
 
Finalmente solidarizamos con el gobierno del presidente Hugo Chávez y el pueblo venezolano ante la permanente agresión interna y externa de la cual es objeto.

Los socialistas, la izquierda, los movimientos sociales y el pueblo chileno sabemos que la agresión y provocación que hoy sufre su gobierno son las mismas que buscaron impedir hace 35 años el proceso de transformación democrática, popular y socialista más profundo que haya conocido la historia de nuestra patria, encabezado por Salvador Allende. El gobierno de Chávez encarna hoy las más puras tradiciones de latinoamericanismo, integración y antiimperialismo por las que luchara por tantas décadas nuestro Partido Socialista y las fuerzas de la izquierda chilena que liderara Salvador Allende.
 
Esteban Silva Cuadra, miembro del Comité Central del Partido Socialista de Chile (www.e-silva.blogspot.com)
Carlos Moya U, miembro del Comité Central del Partido Socialista de Chile
Paddy Ahumada G, Presidente del Regional Valparaíso y miembro del CC del PS
Rafael Araya M, Presidente del Regional América y miembro del CC del PS
 
Santiago, 21 de septiembre de 2008
 

Revista Punto Final:
En defensa de Venezuela

Los activistas de Human Rights Watch consiguieron lo que buscaban : que el gobierno venezolano reaccionara como correspondía ante una intolerable intromisión en los asuntos internos de su país. Esta no fue la primera vez que Vivanco y sus tramoyistas efecturonn una conferencia de prensa en Caracas para sumar sus calumniosos “informes” a la actividad de una oposición golpista cuyas actividades planifica y financia el imperio norteamericano.
 
Lo que causa admiración  es que el gobierno venezolano tardara tanto en hacer respetar las leyes que protegen su soberanía. En Chile y otros países HRW no habría podido cometer ni la mitad de las provocaciones que llevó  a cabo reiteradamente en Venezuela. Vivanco sabía que estiraba  la cuerda a un extremo inaceptable para todo gobierno responsable de sus deberes. Lo hizo en forma deliberada para provocar la reacción que ahora se agita como un “atropello” a los derechos humanos. ¿Los derechos de quién? De una ONG con sede en EE.UU., que maneja cuantiosos recursos y que intenta robar protagonismo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
 
Es lamentable que en nuestro país la Concertación vuelva a unirse a la derecha para calumniar al gobierno del presidente Chávez que en Venezuela ha retomado el camino que en Chile dejó inconcluso el presidente Salvador Allende, elegido por votación popular como el chileno más grande de la historia en una reciente encuesta de TV Nacional.
 
Manuel Cabieses Donoso,
Director de la revista Punto Final. (www.puntofinal.cl).

* Informe del periodista Ernesto Carmona.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario