Nov 6 2012
1518 lecturas

Opini贸n

Chile, despertar un martes en otro lugar

Temprano hoy martes la costumbre de todos los d铆as busca el interruptor que enciende la radio; cambios en el gabinete presidencial: renuncian tres ministros, llegan nuevos secretarios para la administraci贸n del Estado seg煤n Pi帽era, algunos cambian de cartera. Grecia amanece paralizada. Un asalto deja un guardia con el 40% de su cuerpo quemado. Y votan en Estados Unidos. | LAGOS NILSSON.

 

La curiosidad baja el volumen de la radio y obliga a prender el 芦caj贸n con monos禄; muchos canales brindan informaci贸n 鈥攐 algo parecido a lo que deber铆an entregar para que esa entelequia denominada opini贸n p煤blica sepa, en definitiva, por qu茅 mundo 鈥攍ocal y global鈥 caminan sus pasos. La informaci贸n parece m谩s abundante. Putin pide en Mosc煤 la renuncia de su ministro de Defensa

 

Algo en las bolsas: Nikkei, Frankfurt, Londres, Nueva York, Shangai, Tokio鈥 La del pa铆s en plena operaci贸n. Y tambi茅n los griegos, con im谩genes de Atenas desvestida, casi, de tr谩fico urbano; otro canal: una viejecilla japonesa (al menos parece japonesa y princesa adem谩s) cuenta por en茅sima vez su visi贸n apocal铆ptica del 22 de diciembre; otro m谩s: las infidelidades de la ex amante de un tenista con medalla de oro ol铆mpica; en aquel un cintillo: delegaci贸n de las FARC llega a Holanda. Un ministro o ex ministro y de nuevo ministro (uno ya no sabe) publica un libro: La fiebre del cobre. Se pregunta uno si la fiebre es por indigesti贸n de las empresas dedicadas a explotar las minas.

 

Y en todos los canales por cable o satelitales del pa铆s y for谩neos la omnipresente elecci贸n de electores para designar al nuevo presidente estadounidense. Se llega al colmo. Tras 15 minutos de ver como algunos ciudadanos de EEUU, algo 芦entraditos en carne禄, depositan su 贸bolo (隆perd贸n, su voto!) con mucha facilidad, el locutor de continuidad anuncia que ha llegado la hora de las 芦noticias internacionales禄.

 

O sea: la retah铆la de juicios, opiniones, cifras, an茅cdotas y paisaje electoral de Estados Unidos, 驴qu茅 conforman? Las piezas del rompecabezas caen su lugar: lo que sucede en el gran agresor del norte es informaci贸n nacional.

 

La 芦comunicaci贸n social禄 ha perdido el rumbo, carece de br煤jula, de mapas, de pa铆s, de perspectiva. La conforma una serie de opinantes personajes que derraman su melena de palabras huecas sobre la masa de consumidores que, tras la ducha matutina y el 芦nescaf茅禄 con una tostada de pan de ayer se aprestan a convertirse en sardinas a bordo del Metro, en ganado sobre los buses 鈥攖roncales o no鈥 del 芦gran禄 Santiago, en idiotas a lo largo de los 芦tacos禄 en las autopistas, calles y avenidas de la ciudad aferrados a sus carritos urbanos a la caza de alguna oferta comercial para comprar algo y sentirse exactamente como quieren los amos del valle, altiplanicie, desierto, costa o pampa chilena: buenos consumidores fieles a la marca inducida.

 

Apago la radio y la tele; escribo lo que est谩 leyendo (si lo est谩 leyendo) y me digo que no importa; en unas horas ser谩 peor y sabremos cu谩n ajustada o no camina la 芦victoria禄 de uno u otro candidato all谩 en el norte agresor. Ning煤n analista 鈥攐 comoquiera que se los llame鈥 ponderar谩 sobre lo que 芦realmente禄 significa para estas landas la elecci贸n de all谩. Imagino que en otros pa铆ses americanos 鈥攜 no americanos鈥 sucede lo mismo. 驴Por qu茅?

 

Eso no les importa a los opinantes. Quiz谩 nunca han pensado en ese detalle. Apago la radio y la tele mientras habla el Presidente de la Rep煤blica de Chile sobre los cambios ministeriales. A otra cosa, mariposa.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario