Feb 18 2005
415 lecturas

Ambiente

Chile: el ambiente y la vida o razones de empresa

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Ante la Resolución de la COREMA de la X Región de levantar la medida precautoria de cierre de la Planta Valdivia de Celulosa Arauco y Constitución, Acción por los Cisnes emitió la siguiente:

Declaración Pública

1.-La medida es una nueva muestra de la irresponsabilidad de la autoridad ambiental, la que se suma a la debilidad con que ha actuado ante el gravísimo deterioro ecológico que presenta el Santuario de las Naturaleza del Río Cruces y las denuncias de contaminación del agua y aire de las que se responsabiliza a esta planta industrial.

La responsabilidad del Gobierno con el medio ambiente es garantizar el disfrute de este derecho a la población. Todo acto en contrario solo le resta legitimidad y esta Resolución constituye un nuevo antecedente para el descrédito de nuestra institucionalidad Ambiental, que aparece supeditada a intereses lejanos al bienestar y progreso de la comunidad.

2.-A pesar de que todos los antecedentes conocidos permiten presumir al menos la relación entre la muerte de los cisnes de cuello negro y el deterioro del Santuario, con las emisiones de la planta de celulosa, el gobierno -alejado de todo sentido común- se ha negado a reconocer este hecho, que sólo debiera descartarse o probar con estudios serios y rigurosos. Mientras esto no ocurra debe prevalecer el principio de prevención.

Aun sin aceptar esta relación causal, la COREMA resuelve el pasado 18 de enero cerrar la planta de celulosa en reconocimiento de las numerosas irregularidades cometidas por ésta, y que habían sido denunciadas en forma reiterada por la comunidad. Pero ahora, extrañamente, levanta esta medida habiendo exigido el cumplimiento de sólo cuatro condiciones, las que tampoco fueron cumplidas a cabalidad. Así el gobierno lejos de relacionar las numerosas evidencias que se presentan, solo aparece sujeto a las presiones de CELCO, ajeno a los datos científicos y más lejos aun del bien común de la población.

3.-El Gobierno ha insistido en forma reiterada ante la opinión pública de que no se deben señalar culpables, y que esperaría para sus determinaciones, conocer los estudios que se contrataron con la Universidad Austral en Valdivia.

Curiosamente ha dilatado el conocimiento público este segundo informe, el que recién será conocido hoy, después de tomada la resolución de reabrir la planta de celulosa.

Este segundo informe confirma la dramática muerte de los cisnes de cuello negro y la contaminación de su hábitat, lo que provocó su migración masiva. La información disponible permite descartar algunas fuentes de contaminación que se mencionaban como responsables de la contaminación en torno al Río Cruces y no descartan, como se ha mencionado públicamente, la responsabilidad de la planta de celulosa.

Si el gobierno se ha negado a reconocer culpables, tampoco puede dar licencias de inocencia, lo que sí se puede interpretar de sus resoluciones.

 
4.-Podemos afirmar responsablemente que, de los nuevos antecedentes que se conocerán de este segundo informe se pueden derivar presunciones sobre la responsabilidad de la planta de celulosa en la contaminación que estamos evidenciando. Un nuevo antecedente que nos alarma son las conclusiones sobre la desaparición del luchecillo en el Santuario. El informe reconoce que la población de esta planta acuática está en un estado deplorable producto de la intoxicación que ha sufrido y que provocó su exterminio en esta zona del río cruces en un lapso de seis meses. Para Acción por los Cisnes estos constituyen una nueva presunción de responsabilidad de los riles y emisiones de la planta de celulosa.

La muerte de los cisnes de cuello negro fue una señal de la tragedia que se vivía al interior del santuario de la naturaleza. Ahora la muerte del luchecillo es una nueva señal de peligro pues se termina la barrera natural que se contaba para filtrar los contaminantes existentes en el río. Hoy la contaminación tendrá todas las facilidades para bajar por el Río hacia la ciudad de Valdivia y luego hacia el mar.

5.- Acción por los Cisnes reitera su convicción de que los antecedentes van demostrando que es absolutamente incompatible la continuidad de esta planta industrial con nuestro frágil entorno natural. Entendiendo nuestras diferencias en este tema, esperábamos que el gobierno resolviera sobre la base de estudios sobre el ecosistema y un nuevo estudio de impacto ambiental y que no tomara determinaciones apresuradas, que no tienen ninguna credibilidad ante la ciudadanía y la opinión pública.

La comunidad tiene el legítimo derecho a esperar una mayor competencia y transparencia de parte de sus autoridades. El gobierno no puede mantener un doble estándar, buscando reconocimientos internacionales en materia ambiental y en casa apoyar actividades productivas, que lucran a costa de la pobreza de algunas comunidades, se aprovechan de las esperanzas de desarrollo de la población, pero no les asegura en absoluto una mejor calidad de vida.

Acción por los Cisnes continuará con sus acciones de denuncia y en sus esfuerzos de colaborar con soluciones a esta grave crisis ambiental que afecta este valioso patrimonio natural y que compromete la vida de nuestras futuras generaciones.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario