Sep 21 2010
799 lecturas

Sociedad

Chile: la apostasía como expresión de conciencia

La querella — expresión de un dolor físico o de un sentimiento doloroso— hizo no ha mucho que cientos de argentinos y argentinas cometieran apostasía, abandonaron la Iglesia romana. Antes de los festejos bicenteniales un chileno debió tomar el mismo camino —por el "hecho de que me siento profundamente violentado por los abusos que protagonizan autoridades eclesiales y en rechazo a las ilegítimas intervenciones de la Iglesia Católica en materias políticas, civiles, sexuales y reproductivas…". Para Víctor Hugo Robles el templo dejó de ser "un espacio de fraternal acogida". He aquí la carta enviada al Cardenal y Arzobispo de Santiago:

Santiago de Chile, 15 de septiembre de 2010

Señor Francisco Javier Errázuriz Ossa
Arzobispo de Santiago
Presente.-

De mi consideración,
Mi nombre es Víctor Hugo Robles Fuentes, periodista y activista homosexual, residente en calle Catalina de los Ríos 1954, El Cortijo, Conchalí, Santiago de Chile, bautizado el 30 de mayo de 1970 en la Parroquia Nuestra Señora del Olivo, ubicada en Avenida Fermín Vivaceta 4284,  Santiago de Chile, registrado en el libro 2º, página 86.   

Nací el 13 de febrero de 1969 en medio de una familia tradicional y machista. Desde pequeño sentí y asumí mi diferencia. El respeto al otro lo aprendí cuando joven, participando en mi parroquia católica de barrio, en la población El Cortijo de Conchalí. Ahí en medio de peregrinaciones y liturgias varias, transité por las luchas sociales de una iglesia comprometida con los pobres, los Derechos Humanos y la recuperación de la democracia. Fui monitor de Colonias Urbanas, Primera Comunión, Confirmación y me destaqué en otros roles comunitarios que hicieron crecer en mí fortalezas e idealismos, encarnando convicciones de transformación social.

 En esos años de búsquedas y definiciones políticas, sociales y culturales, la Iglesia Católica, la misma que ahora condena el amor, el afecto y las prácticas sexuales que yo asumo y valoro, era un espacio de fraternal acogedia. Hoy, distante de esa juvenil complicidad, enfrentado a la paradoja de una Iglesia castigadora, abusiva y desprestigiada en su ejercicio ético, asumo abierta y públicamente una posición de rebeldía, ejerciendo mi derecho a la apostasía.   

Esta decisión responde al hecho de que me siento profundamente violentado por los abusos que protagonizan autoridades eclesiales y en rechazo a las ilegítimas intervenciones de la Iglesia Católica en materias políticas, civiles, sexuales y reproductivas, impidiendo la implementación de políticas públicas que respeten el ejercicio de una ciudadanía plena. En medio de las festividades del Bicentenario, emblemática fecha en que se celebra la Independencia de Chile, yo proclamo mi legítima independencia sexual.  

En conformidad con lo previsto en el artículo 6º de la Ley 19.638, que establece “la libertad religiosa y de culto” expresada en la facultad de “profesar Ia creencia religiosa que libremente elija o no profesar ninguna; manifestarla libremente o abstenerse de hacerlo; o cambiar o abandonar Ia que profesaba", me dirijo a usted para exigir mi exclusión de todos los registros de la Iglesia Católica y el reconocimiento del acto de apostasía, actuando en nombre e interés propio y en virtud de mi derecho a decidir libremente sobre mis compromisos éticos y morales.

Se adjunta fotocopia de la Cédula Nacional de Identidad y Certificado de Partida de Bautismo.

Esperando una respuesta por escrito a mi solicitud durante los próximos 10 días hábiles, se despide cordialmente.

(Firma: Víctor Hugo Robles).

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario