Mar 23 2011
1457 lecturas

Participación ciudadana

Chile, la injusticia: usted es el fiscal Torres de este tiempo

Claudio Escobar.*

Un maestro escribe al fiscal Peña, "factótum" de las condenas a los presos políticos mapuche.
Una carta puede ser una rebelión en contra de la injusticia, y créame, tal es el ánimo de esta carta.

Lo que quisiera expresarle finalmente es que, si queremos bajo exigencia mínima, cabalgar una historia donde el designio de la injusticia no sea un derrotero obligado, debemos aceptar que toda sociedad esté habitada por espíritus libres y preñada por empeños para empujar la historia por el camino de la libertad y la dignidad. Y aunque no es la única, vivir en rebelión es también una forma de vivir.

Ud. está en la antípoda a esta forma de vivir.

Toda sociedad debe tener un bufón adulador en la corte y créame que tenemos la certeza de que usted —y otros acusadores en casos mapuche— encarnan al "Fiscal Torres de nuestros tiempos".

Usted asume prácticas reñidas con una verdadera justicia: la mentira, la delación pagada, las pruebas forzadas, la sucia e injustificada imaginación delirante, la represión incluso focalizada en niños y niñas para amedrentar.

No puedo entender el giro en su alma, uted fue estudiante en práctica en una institución amada en el ámbito de los derechos humanos, el CODEPU. ¿Fue su paso por el CODEPU un espionaje planificado? ¿Hacia dónde se disparó su sensibilidad tras haber conocido, de primera fuente, las aberraciones de la dictadura?

Hoy practica usted esas aberraciones en los allanamientos y detenciones de las personas que ha vinculado gratuitamente en su mediático "caso bombas".

Conocemos desde los gobiernos de la Concertación, la obsesiva compulsión pro presentar un país "blanco", un "paraíso para las inversiones extranjeras", "donde las instituciones funcionan" y "los negocios resultan". Todo esto …desgraciadamente— construido con represión, no escatimando el sucio montaje como herramienta para uniformar mentes.

Lo concreto es que los montajes provocan rabia, provocan indignación ética y, lejos de acallar voces disidentes, se ponen en alerta los espíritus que no aceptan los designios, la camisa forzada del mercado.

Emulando humildemente a Clotario Blest, no me asusta en lo más mínimo si esta carta me provocase personalmente daños, y aunque estoy lejos de ficcionar con ello, prefiero la prisión política al silencio.

Sepa usted que cada día se suman más personas conscientes de la realidad de la prisión política en el Chile de hoy, dispuestos a jugar sus pequeñas rebeliones para desenmascarar la brutalidad del sistema.

A diferencia suyo vivimos la alegría de no tener precio. ¡Libertad a los prisioneros políticos mapuche!

* Ingeniero civil eléctrico – Profesor de Estado en Matemática

http://matematicas-maravillosas.blogspot.com

Addenda

Cárcel de Lebu, 15 de Marzo de 2011.
Los presos políticos mapuche, miembros de la Coordinadora Arauco-Malleco, prisioneros en la Cárcel de Lebu, frente a nuestra actual situación, comunicamos a la nación mapuche y a la opinión pública internacional lo siguiente:

1. Es de amplio conocimiento el extenso proceso investigativo y judicial que se ha desarrollado en contra nuestra y de otros 13 hermanos, bajo la Ley Antiterrorista, cuyo resultado ha sido una condena política a cuatro militantes de la CAM.

2. Que el Tribunal Oral de Cañete ha arribado a dicha condena basado, únicamente, en declaraciones de un testigo secreto y de testigos de oídas, es decir, con estándares de prueba inaceptables en cualquier otro lugar mundo.

3. Que por lo tanto, al no haber tenido un debido proceso y como resultado de ello, arriesgar altas penas de cárcel, hemos decidido iniciar una huelga de hambre liquida, de carácter indefinida, hasta el logro de nuestras demandas:

Debido proceso y juicio justo
Sin testiugos secretos, sin ley antiterrorista
Nulidad del juicio oral
Tribunal comptenete e imparcial
Fin al doble procsamiençto civil
Condiciones carcerlarias dignas

(Firman):
José Huenuche Reiman, Héctor Llaitul Cariñanca, Jonatán Huillical Méndez, Ramón Llanquileo Pilquimán
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario