Jul 27 2009
724 lecturas

Política

Chile, la unidad Jiles/Navarro: cuando dos pueden ser mucho más que dos

Rivera Westerberg

No fue en realidad sorprendente que la periodista y política Pamela Jiles estuviera sobre el escenario, envuelta en la bandera de Chile, cuando la reciente proclamación oficial en Santiago de Alejandro Navarro como candidato a la Presidencia de la República por el Movimiento Amplio Social. En la extraña álgebra político-electoral del país sureño no resultaría curioso que aritméticamente sus cifras sumen –como dijo de otra cosa Benedetti– "mucho más que dos".

Probablemente se anuncie en días –u horas– el retiro de la precandidatura de Jiles y su apoyo a la postulación de Navarro. En las espinudas aguas de la política chilena será ese anuncio el primer gesto unitario de personalidades y movimientos que dicen recoger lo esencial del pasado revolucionario, insurgente y ético de la izquierda, que la dictadura de 1973/90 declaró muerto y enterrado y sus epígonos de 1990 en adelante cuidan de que así sea.

Si se concreta el frente común de los/as partidarios/as del senador y la periodista, éste será, por otra parte, el primer revés que sufre el candidato Enríquez-Ominami, muchos de cuyos dirigentes de campaña y asesores políticos soñaban del MAS una resolución semejante a la de Partido Humanista. Hace pocos días el PH se separó del derrotero presidencial del bloque Juntos Podemos Más, inspirado por el Partido Comunista para recoger los fragmentos de la izquierda "dura", para acercarse al embarcadero de Enríquez Ominami.

Hay diferencias entre ambas decisiones. Era pública la querella –en una marcha en este caso sin estrellas– entre el PH y el PC por cupos para las listas con miras a la elección parlamentaria paralela a la presidencial de diciembre próximo que el bloque negociaba con la Concertación.

Miserable pacto por el cual unos y otros en determinadas circunscripciones aceptan no llevar candidato propio y apoyar –así fuese indirectamente– la lista del otro. En esos tira y afloja el PC habría aceptado no llevar candidato en lugares apetecidos por la Concertación, pero deseados por el PH.

La cuerda se estiró demasiado y, con fatiga por el manoseo, los humanistas virtualmente quebraron el Juntos Podemos Más y, al menos un sector, se fue con camas, estufas, petacas y lienzos a buscar alero entre las mesnadas de Enríquez-Ominami; puede reprocharse la conducta del PH, pero no pocos en Chile la comparan favorablemente repecto de la que lució y luce el Partido Radical Socialdemócrata.

El PRSD, en efecto, es corrientemente –para usar la expresión de su militancia– "ninguneado" por sus socios mayores, debe callar ante la humillación de que aquellos tomen decisiones por la organización –como lo denunciara su presidente, el senador Gómez, ex precandidato presidencial perdedor en una interna de pacotilla y además insultado ante los ojos y oídos del país por el presidente de los socialistas– y encima en ocasiones actuar como vocero de la Concertación.

Nada de estos manejos oscuros conoce el acuerdo jilista/navarrista. Hubo, es cierto, palabras fuertes por parte de Pamela Jiles, juegos irónicos, descalificaciones circunstanciales: lo que se espera en una campaña, pero nunca la ofensa gratuita. Ambas fuerzas, no por minoritarias carecen de potencia para crecer.

De la claridad y difusión de su mensaje depende que ese crecimiento se convierta en torrente al extremo que no sea polìtica-ficción imaginarla como una de las corrientes que definan la política de la próxima década.

La sociedad no está en condiciones de seguir postergando la solución de sus carencias –y tambiénsus aspiraciones– para que el PC logre dos diputados y vuelva a ser invitado por la derecha a tomar el te. Que es lo que piensan muchos hoy encolumnados detrás de la candidatura de Jorge Arrate, por merecida y respetable que sea.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. El Chileno de Aragua
    29 julio 2009 15:47

    La Jiles, creo sin temor a equivocarme era la genuina candidata de izquierda, a pesar de algunas críticas que la tildan de farándulera, NO TIENE PELOS EN LA LENGUA, ES DIRECTA, FRONTAL , HABLA Y DICE LO QUE SIENTE SU ALMA, NO TIENE UN PASADO OSCURO, NO ESTÁ CONTAMINADA Y PUDO HABER SIDO UNA ESTRELLA COMO PRESIDENTA, pero para esto se necesita money, mucho money, y una maquinaria muy aceitada y engranada. Fué o será una buena decisión de apoyar al chascón, a pesar que quién suscribe tiene unos “gazapos” en mi bitácora que ha cometido este compañero, PERO NO HAY MÁS.-