Jun 29 2006
340 lecturas

Política

Chile. – NUEVA ECONOMÍA, VIEJOS HÁBITOS EMPRESARIOS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Territorio poblado básicamente por campesinos y cazadores recolectores durante la mayor parte de su historia –entre la invasión española, del siglo XVI y hasta el último tercio del siglo XIX– en la actualidad la economía chilena depende de las actividades mineras para sostener su desarrollo económico. Es el país el primer productor mundial de cobre.

Según estadísticas oficiales, en los primeros cinco meses de 2006 produjo 2.150.779 toneladas de cobre, un dos por ciento más que en el mismo período de 2005. Los principales productores son CODELCO –empresa fiscal–, la angloaustraliana BHP Billiton, Noranda, Phelps Dodge, Antofagasta Minerals y Anglo American, entre otras. Las minas más importantes son de las llamadas a rajo –o tajo– abierto.

Fue en “territorio” de la BHP Billiton, en el desierto de altura de la provincia de Antofagasta –que alguna vez fuera parte del virreynato del Perú y posterirmente integrante de Bolivia– donde se produjo la “defensa” libre-empresaria al ver amenazada su soberanía explotadora por el dirgente del Sindicato Interempresa Nacional de Trabajadores de contratistas y subcontratistas SINTRAC-Cnd, Chile, Carlos Gormaz Contreras.

Lugar y razón de los hechos
foto

En esa zona, no muy lejos de la pequeña y agonizante localidad de Sierra Gorda, está en su fase final la iniciativa que originalmente desarrolló la empresa Rio Algom, adquirida por Billiton –luego BHP Billiton– a través de la Compañía Minera Riochilex. Spence es un proyecto cuprífero que, con una inversión estimada en los US$ 800 millones producirá no menos de 200.000 toneladas anuales de cátodos de cobre de alta calidad.

Como suele ocurrir en Chile, y no sólo en la gran minería del cobre, parte de los trabajos que demandan las actividades industriales, de la construcción, extractivas y mineras en general, pero también las de vigilancia y menores, como aseo de oficinas, manejo de vehículos, etc… son efectuados por trabajadores de compañías contratadas para ello: las contratistas, que a su vez en ocasiones que no son poocas subcontratan a otras empresas: las subcontratistas.

Aunque en la práctica las tareas de los obreros y empleados “subcontratados” no se diferencian de las realizadas por el personal regular –pueden incluso ser más cansadoras o peligrosas– ganan menos que sus pares, son menores sus beneficios sociales –vr.gr.: no tienen premios o estímulos por su productividad, se los contrata “por obra”, es decir: no adquieren jamás el estatus de empleados u obreros o profesionales de la empresa en la que prestan servicios–.

En suma, la subcontratación es un recurso que flexibiliza la fuerza de trabajo, disminuye costos laborales, permite rebajar utilidades con miras a las declaraciones de impuestos y –last, but nor least– mantiene a los trabajadores con el credo en la boca, asegurando su docilidad.

La BHP Billiton y su imperio

Para sus operaciones multinacionales BHP Billiton mantiene alrededor de 38.000 empleados y obreros en unos 20 países. En Chile, en el caso de la mina Spence, los cálculos fueron de generar poco menos de 5.000 empleos en la fase de construcción del proyecto, previsto para terminarse en el segundo semestre de 2006. La puesta en marcha de la mina demandará –es el cálculo de la empresa– el trabajo de un millar de personas. 600 obreros y empleados propios y 400 de contratistas.

Sucede, empero, que los trabajadoires “subcontratados” han perdido el miedo, sus niveles de docilidad bajan, la miserable explotación a que son sometidos tras el breve y abortado amanecer de la Unidad Popular, gobierno de Allende, entre 1971 y setiembre de 1973, les impuso, por razones de sobrevivencia y dignidad, la lucha por sus intereses.

En el caso de Spence –y en muchos otros– esta lucha se da una y otra vez contra las “listas negras” de la patronal (no se da trabajo a los “conflictivos” que creen en la necesidad de organizarse en sindicatos, por ejemplo) o por el respeto a las normas laborales de seguridad e higiene que, como no es difícil de comprobar, para muchas empresas son estupideces que aumentan costos y no dan “beneficios”.

foto
Billiton explota otros minerales mayores de Chile, como La Escondida, la mina de cobre de mayor producción en el mundo –representan alrededor del ocho por ciento de la producción mundial–. Se enciuentra también en el desierto de Atacama, a poco más de 150 kilómetros al sureste de Antofagasta. El mineral se extrae –como en Chuquicamata y Exótica, éstas de CODELCO– a tajo abierto, movilizando unas 350 millones de toneladas de material al año.

Los trabajadores de La Escondida están en conversaciones con la empresa por mejoras salariales y un servicio médico adecuado.

El “caso” Spence

El martes 27 de junio alrededor de 2.500 trabajadores que cumplen tareas en la Spence se reunieron en asamblea. La seca y delgada atmósfera del Norte Grande eraa, sin embargo, ominosa, pesada. Como señala el comunicadao de SINTRAC, los asambleístas sentían repudio al “ver como aquellos que un día juraron defender a los trabajadores hoy por mezquinos intereses se han transformado en aliados y abiertos defensores de un empresariado avaro y prepotente, traicionando así el sacrificio y la lealtad de miles de trabajadores que lucharon por lograr conquistas como: los sueldos líquidos pisos, el 20 x 10, el termino de faenas (2.5) y en particular el respeto que se conquisto hacia los faeneros, elementos que hoy en día los mercaderes que todos conocemos no trepidan en canjear por beneficios y favores personales”. Citan un nombre: el de Miguel Gonzalez, del SINAMI, otro sindicato interempresarial de trabajadores.

Remarcan lo anterior: “Lo hemos señalado una y otra vez, no se pueden generar relaciones laborales normales o armoniosas sobre la base de siniestras listas negras, de no respetar las normas laborales y de higiene y seguridad, e imponer acuerdos paridos entre cuatro paredes que solo favorecen a los intereses de las empresas y a los mercaderes que todos conocemos; acuerdos que no sólo adolecen de legalidad sino también de legitimidad entre los trabajadores, puesto que la mala costumbre de estos sujetos es pedirle a las empresas que le contraten algunos trabajadores, los mismos que posteriormente se autoeligen como delegados sindicales y hacen la cachaña de aprobar el “acuerdo colectivo”, siendo empresas ya conocidas por sus mismos socios listos entre ellas Aker Akvaerner, Echeverria Izquierdo, Fluor Daniels, Sigdo Kopper, TECSA… en donde se aprueban acuerdos colectivos con una minoría entre 30 a 40 trabajadores y dejan al abandono a mas de 6.000 profesionales del montaje industrial”.

Señalan que tales situaciones afectan a los trabajadores en las faenas de ampliación Celulosa Santa Fe, en Nacimiento, VIII Región, y a los trabajadores de las faenas de construcción de Minera Spencer, en la II Región.

Los portavoces de BHP Billiton son contestes: Spence es un yacimiento, de alta ley, apto para lixiviación, localizado en una zona plana y poco profunda bajo la superficie topográfica. Tiene además ventajas por la infraestructura existente: ubicado a unos 50 kilómetros al sur de Calama, y a lo largo de la carretera principal, de la línea ferroviaria y cañerías de suministro de agua. Y además hay una sub-estación de suministro eléctrico aproximadamente a 67 kilómetros del proyecto.

El mineral –sulfuros y óxidos de cobre– se procesará en forma separada para lograr tasas de recuperación más altas. Las reservas probadas se estiman en 310 millones de toneladas de mineral de cobre con una ley promedio de 1,14% a une corte de mineral de 0,30%, divididas en 79 millones de toneladas de mineral de óxido lixiviable en pilas, con una ley total de 1,18% y 0,88% de cobre soluble en ácido, y 231 millones de toneladas de mineral de sulfuro lixiviable en pilas a una ley total de 1,13%, ambos tipos de reservas a una ley de corte de 0,30%.

Ver, palpar, extrapolar

Nuevos vientos soplan en Chile –que no son más que el regreso de las corrientes suprimidas manu militari por 17 años y mantenidas en el ostracismo por la “mano consensuada” gobiernos concertacionistas-derecha extrema desde 1990–; lo probaron los adolescentes en las jornadas estudiantiles de mayo y lo ratifican SINTRAC y los trabajadores a lo largo del país, que dicen “nunca mas solos”.

Cabe señalar que en mayo el cobre alcanzó un máximo histórico –y el oro tocó su mayor precio en 26 años–. Durante junio los precios parecen bajar, de hecho cayeron casi un 20 por ciento, pero los expertos creen que se trata de un nubarrón pasajero en parte debido a que la producción de cobre refinado, en la bolsa de metales el martes excedió en 64.000 toneladas al consumo durante el primer trimestre, contra un déficit de 89.000 toneladas en el mismo período del año pasado.

Sin embargo las necesidades de cobre de la economía de la República Popular China no disminuirán y surgen, además, temores por la huelga en dos instalaciones del Grupo México, a las que se suma el reclamo de un aumento de salario de un 10 por ciento –y mejoras en los beneficios de salud– de los trabajadores de la mina Escondida también de BHP Billiton en Chile, situaciones que presionan los precios al alza.

Los representantes de SINTRAC se aprestaban en la mañana del miércoles 28 de junio de 2006 a dar la correspondiente batalla judicial en Antofagasta por la libertad del dirigente detenido agredido y preso la víspera. La comunicación con SINTRAC puede establecerse en las siguientes casillas de correo electrónico:
mailto:sintracchile@gmail.com y
Sintrac_chile@hotmail.com.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario