Jul 25 2007
260 lecturas

Cultura

Chile, tecnología digital. – CUANDO UN PAÍS ES SOBERANO… PARA ENTREGARSE

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El científico Carlos Moffat y el periodista Christian Leal lograron poner sus manos sobre un documento firmado el nueve de mayo de este año (2007) entre el ministro de Economía, Alejandro Ferreiro (abajo, der.) y Craig Mundie, Chief Research and Strategy Officer de Microsoft Corporation. El documento, titulado Acuerdo-marco de colaboración entre Gobierno de Chile y Microsoft Corporation está escrito enteramente como un contrato legal aunque constituye un acuerdo de “colaboración voluntaria del Gobierno de Chile y de Microsoft en la concreción de los objetivos”.

En resumen, presenta el plan por parte de Microsoft para introducir sus tentáculos en todos los rincones del aparato público, y el ministro de Economía lo firma dichoso.

foto
Parece que mientras firmaba ese documento, el ministro olvidó dos palabras que son cruciales para la independencia económica y desarrollo tecnológico del país: en su blog, pero aquí hacemos nuestro propio resumen:

1. Capacitación Digital. Microsoft se compromete a enseñarle a todos los chilenos entre 18 y 35 años a utilizar Windows, Word, Explorer y el resto de sus soluciones.

No a usar un computador, no a usar un procesador de texto, no a navegar la web, sino a utilizar sus productos y únicamente sus productos.

2. Domicilio Digital. Microsoft en un acto de bondad nunca antes vista, creará un “espacio” basado en la plataforma Live (Mail, Messenger, Spaces y Mobile) donde se concentrará “toda la información, notificaciones e interacción relevante con instituciones públicas”.

Si, toda la información privada de los 15 millones de habitantes se la entrega el Gobierno en bandeja a una sola compañía extranjera. Todo esto será fácil gracias a “interfaces automáticas para la carga y creación de cuentas de ciudadanos” que estarán “coordinadas con el Servicio del Registro Civil e Identificación”. Aunque eso no le sale gratis, ya que el Ministerio debe “contratar la asesoría de implementación del sistema de carga de ciudadanos”.

3. Municipio Digital. El bondadoso monstruo de los tentáculos se compromete a entregar una “solución de desarrollo de portales municipales” para administrar los servicios “financieros-contables, dirección de obras, tránsito, recaudaciones, salud y educación” de cada municipio.

Obviamente, no es un regalo: el Ministerio de Economía coordinará las acciones necesarias para que los municipios puedan contratar los servicios de consultoría requeridos para la personalización de los portales e implementación. Pero como obviamente Microsoft es una empresa justa y siempre dispuesta a permitir la libre competencia, se van a comprometer “a contar con al menos dos soluciones y socios comerciales, de forma de tener alternativas de proveedores”. Claro, la alternativa Microsoft Partner 1 y Microsoft Partner 2.

4. Escuela innovadora en Chile y Escuelas Conectadas. En un derroche de generosidad, Microsoft va a donar recursos económicos ascendientes a la astronómica cifra de un millón de dólares estadounidenses. Obviamente como eso no va a solucionar todos los problemas, el Ministerio de Economía coordinara con el Ministerio de Educación para que se pongan con el resto.

Todos los futuros estudiantes de Chile serán adiestrados por Microsoft en el uso de sus productos propietarios.

5. Profesores Innovadores. Como el millón de dólares que entregará para los estudiantes no será suficiente, adicionalmente entregará el encandilante cerro de dinero que representan US$ 600.000, para que 30.000 profesores sean promotores de productos Microsoft.

foto
Por supuesto, el Gobierno de Chile se compromete a que todo este material educativo esté disponible en el portal EducarChile, para que los profesores puedan certificarse en productos Microsoft desde la comodidad de su casa.

6. Pequeña empresa en el siglo XXI. Por si fuera poco que el gobierno le entrega en bandeja todos los organismos públicos a Microsoft, también se comprometerá a difundir la oferta de Microsoft entre las pequeñas y medianas empresas (PyMEs).

La oferta incluye joyas de la productividad como MS Works 8.5, o un visualizador de presentaciones PowerPoint (si, únicamente un visualizador). Para lograr esto, Microsoft va a sangrar la cifra de US$ 5.000.000, que será el monto ahorrado por las PYMEs. Obviamente, ese dinero le será devuelto con creces cuando las PYMEs se den cuenta que con un visualizador de PowerPoint no pueden crear presentaciones, y tendrán que comprar (o piratear) la versión completa.

7. Acceso tecnológico para sectores de escasos recursos. Siguiendo con su nueva maravillosa actitud de Madre Teresa de la tecnología, la empresa de Redmond facilitará “el acceso y adopción de sus tecnologías” (obvio) “a todos los estudiantes del país que se encuentren registrados o sujetos al beneficio de la Tarjeta Nacional Estudiantil”. Es decir, sectores de escasos recursos = estudiantes registrados.

¿Qué tipo de beneficios? Por ejemplo acceso a la Enciclopedia Multimedia MS Math y a plantillas para Office. Eso, de alguna manera debería suponer seis millones de dólares en ahorro a lo largo de los tres años que durará la “promo” –porque de alguna manera estudiantes de escasos recursos iban a gastar US$ 2.000.000 al año en productos Microsoft. Por suerte ahora no tendrán que gastar ese dinero.

8. Colaboración en el fomento de una internet segura En casi uno de los únicos puntos serios y valorables del acuerdo, Microsoft se compromete a ayudar en la lucha en contra de la pornografía infantil. Pero también espera ayudar a “establecer el alcance y eficacia de la actual legislación relativa a cibercrimen”, porque obviamente nuestros legisladores no sirven.

9. Colaboración con el gobierno en materia de seguridad informática. Si, la misma compañía cuyos productos han sido hackeados y vulnerados más que la prima de la esquina, se preocupará de asesorar al gobierno en materia de seguridad informática.

Esto no es nada nuevo, así que nos podemos relajar. Pero cómo ahora el Gobierno de Chile va a ser prácticamente manejado íntegramente por las soluciones de esta única empresa (si es que este acuerdo se logra llevar a cabo en su integridad), nuestro querido aparato público va a estar más vulnerable que nunca. Por suerte Microsoft busca apoyo en la DCC de la Universidad de Chile, organismo conocido por apoyar el software libre y por no ser tan amigo del bondadoso monopolio. ¿Cómo logrará su cooperación? De la mejor manera posible: ¡Con “apoyo económico”!

10. Centros de innovación y emprendimiento Microsoft. ¿De que sirve un País Microsoft™ si todos nuestros estudiantes universitarios no “innovan” con el apoyo de Microsoft? ¡De nada!

Es por eso que Microsoft nuevamente se mete la mano en el bolsillo y con el sudor de su frente dispondrá de US$ 300.000 a lo largo de 3 años para que los innovadores puedan innovar, y los emprendedores emprender.

11. Iniciativa de Innovación para la competitividad. Para finalizar, y asegurarse de que la competitividad entre las otras áreas de la industria nacional sea la adecuada y esté a niveles internacionales, Microsoft realizará un estudio para ver como la tecnología puede ayudar a nuestra economía.

Obviamente la industria de la tecnología nacional propiamente tal no es necesario que la estudien, ya que va a dejar de existir cuando el resto del país finalmente entre en razón y se den cuenta que no necesitamos nada más que Microsoft para todo. El Ministerio de Economía, como corresponde, apoyará la difusión del estudio.

foto
Esto es un alivio para el gobierno. Cualquier otro escándalo que haya tenido pasará al olvido con el acuerdo firmado por el ministro Ferreiro. Estamos preguntándole a nuestros asesores legales, pero hasta dónde podemos ver, el acuerdo firmado por el ministro de Economía está hediondo a ilegalidad por todos lados.

A este ministro hay que pedirle al renuncia, y poner a alguien serio y responsable –¡y no un ministro de Economía!– a cargo del futuro tecnológico de este país de una vez por todas.

(Hola Alejandro, te estamos mirando. Tenías muchos ojos encima, y te pillaron. ¿Tu discurso de “estándares”? Nos alegramos al pensar que hablabas de estándares abiertos, los verdaderos estándares, pero tú al parecer hablabas de los “estándares comerciales”, también conocidos como el monopolio de Microsoft).

No es la primera vez que el gobierno firma acuerdos con Microsoft, con una única empresa extranjera de tecnología. Por todas partes vemos como el Gobierno hoy recomienda productos Microsoft. Pero ya se le pasó la mano. Acaba de demostrar que no es capaz de tomar estas decisiones, de definir nuestro futuro.

Tomás quiere que armemos un Frente de Liberación Digital. Puede que sea necesario. Puede que haga falta un “golpe de estado digital”. Ya son demasiado los temas que no son capaces de manejar bien. Lo peor de todo es que cuando pareciera que dan un paso en la dirección correcta, terminan corriendo en la dirección contraria y perdiendo todo lo avanzado.

¿Qué dice el Congreso? ¡Vamos Senadores y Diputados! Defiendan a sus electores. Hace unas semanas firmaban unánimemente un proyecto de acuerdo para implementar software libre, de estándares abiertos y no propietarios, provenientes de infinitos proveedores. Pero un ministro había firmado por su cuenta un acuerdo con Microsoft, un único proveedor, propietario y de estándares cerrados.

¿Et tu ACTI? –Asociación Chilena de Empresas de Tecnología de Información–. ¿No querías neutralidad tecnológica? Esperamos la publicación en tu página web (www.acti.cl) sobre cómo el acuerdo de Microsoft amenaza la neutralidad e independencia tecnológica del país.

Parece que llegó la hora de organizarnos y tomar el toro por las astas.

———————————-

* Sobre el autor se encuentra información aquí.

La nota original se publicó aquí .

El acuerdo.marco de colaboración Microsoft-Gobierno de Chile puede leerse en El diablo en los detalles.

Addenda

I. Acerca del Frente de Liberación Digital

El Frente de Liberación Digital (FLD) es un proyecto chileno que surge como respuesta a la incómoda sorpresa que significó descubrir el acuerdo firmado por el Ministerio de Economía de Chile junto a Microsoft Corporation el nueve de Mayo de 2007, y es una iniciativa conjunta de un masivo grupo de internautas, sin fines de lucro y que se sostiene en base a un esquema de trabajo colaborativo y voluntario, que responde a la necesidad de alertar, de informar, y denunciar aquellas decisiones que ponen en riesgo el desarrollo tecnológico de nuestro país.

Es intolerable ver cómo el Gobierno insiste en tomar la ruta errónea en materia de tecnología. Decisiones cezgadas, desinformadas, y absolutamente parciales —en las cuales sólo se ven representados los intereses de empresas del sector privado, por cierto— que no dejan otra opción más que tomar cartas al asunto. Como ciudadanos, es nuestro deber exigir que las autoridades tomen decisiones serias e informadas; decisiones que efectivamente apunten a mejorar la situación digital de nuestra población, así como la economía de nuestro país. No lo contrario.

Nuestra misión es ser partícipes del proceso de toma de decisiones en materia de tecnología de Chile. Eso implica informar oportunamente a nuestras autoridades para evitar posibles atropellos a nuestra libertad de elección como ciudadanos y como usuarios de las Tecnologías de la Información. De la misma forma en que ahí estaremos para denunciar aquellos casos en los que ocurra.

www.liberaciondigital.org

II. Ejercicio de la sospecha

No lo señala el FLD, pero entre los partidarios del software libre surge la sospecha o la tesis –que investigan– de que el lienzo de este acuerdo-marco, y en otras materias lesivas para el país, lo provee el contenido del tratado de libre comercio firmado entre Chile y Estados Unidos en 2003 –entró en vigencia en enero de 2004–.

Como primera aproximación seria al estudio de ese tratado es recomendable el documento del economista e investigador de CLACSO Claudio Lara Cortés, que se encuentra aquí (en versión pdf).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario