Abr 23 2010
598 lecturas

Cultura

Chile, tribunal reconoce la inocencia de la cineasta Elena Varela

Rivera Westerberg.
 
Uno para la cultura: la documentalista Elena Varela fue declarada inocente luego siete vistas en otros tantos días de juicio oral en tribunal de Villarrica. El Estado la acusó de todo: asaltante de bancos, terrorista, cómplice de asesinos y quizá ea misma asesina. No se le ahorraron vejámenes. No se sabe si le devolverán —y si la policía lo hace en qué estado— sus materiales filmados, gabaciones y equipos.

Mediodía de jueves, los primeros fríos de la temporada atraviesan la ropa, pero el juicio para determinar si Elena Varela era o no culpable de las acusaciones celosamente urdidas por cierta forma de hacer política —y criminalizar todo lo que huela a mapuche o solidaridad con esa naciòn—, llegaban a su fin. Más de un año en el limbo de los acusados, y presa, confinada, pasto de habladurías fue durante el lapso la artista y maestra.

El tribunal colegiado, además, no sólo liberó de culpas a Varela; sus presuntos cómplices —según el Ministerio Público— en correrías delincuenciales también quedaron en libertad; uno del trío, Kenny Sánchez deberá cumplir algunas medidas cautelares por cuanto, cuando fue detenido se encontraron en su domicilio dos armas cortas de fuego.

La Fiscalía al parecer estudia un recurso para declarar nulo el proceso.

Las incidencias de una serie de investigaciones realizadas por policías, fiscales u otros funcionarios públicos y los avatares de ciertos casos denominados "emblemáticos" —los ex FFCC del Estado, el alimento Nutricomp ADN, las condenas a luchadores sociales, la extrema lentitud de los procesos que atañen a violaciones de los DDHH durante la dictadura, etc— son preocupantes por cuando parecen indicar que esos aparatos gubernamentales no están a la altura de sus tareas o las cumpen bajo un sesgo de orden político que les debería ser ajeno.

Elena Varela fue imputada por integrar una asociación ilícita para delinquir cuyos miembros en 2004 asaltaro una sucursal bancaria, h iiendo en el el hecho a un guardia para arracar con un botín cuantioso.

La fiscalía mantuvo en el proceso que Varela planficó dicho asalto, en tanto Kenny Sanchez y Sergio Reyes proveyeron los medios de escape; también que en 2005 participó en otro asalto n la Región Metropolitana con el resuado de cuatro personas muertas. En total se pidió para ella una condena de 35 años.

Todo indica que lo único cierto es lo que siempre alegó: que es una trabajadora de la cultura. Cuando quienes manejan el Estado necesitan a toda costa culpables de cualquir cosa, algo anda muy mal en los gobiernos.

El capítulo Varela se cerrará cuando los organismos competentes procedan a devolverle, en el mismo estado en que los encontraron, sus equipos y materiales de trabajo. Como la película que filmaba Elena Varela trata sobre las reivindicaciones de tierras y la persección a los dirigentes mapuche, es prbobable que el sistema de espionaje estatal haya copiado imágenes (documentales) para fines no aclarados; no exite un modo legal de averiguarlo a cencia cierta en Chile.
 
La comunicadora audiovisual Marina Robles Yáñez plantea la necesidad de legislar para la "proteccíon del material audiovisual y  las fuentes de los documentalistas y audiovisualistas en general"; se pregunta asimismo qué uso habrán hecho los órganos de "inteligencia" con los materiales del documetal que filmaba Varela.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario