Nov 28 2010
746 lecturas

Sociedad

Chile / Un país en la ilegalidad (II)

Lautaro Rojo Millapán.

El gobierno de Sebastiàn Piñera más lo que se agita y se esfuerza por tratar de convencer a los chilenos que hemos tenido 200 años de libertad e independencia: no sé, en que se fundamenta, para celebrar un inmerecido bicentenario. Los chilenos —todos, jóvenes, viejos, hombres y mujeres— no podemos celebrar algo que no sentimos.

No podemos celebrar el bicentenario, cuando es estos 200 años, con el correr del tiempo, lo único que hemos logrado es ser explotados, ganando salarios tan miserables que no nos alcanza para pagar la educación de nuestros hijos.
Y es tan mala la educación, que resulta ridículo que con ella el país quiera superarse y ser uno de primera a nivel de los más industrializados.

Allì es cuando sostengo que vivimos en la ilegalidad, porque ningún gobierno se ha preocupado porque Chile sea un país libre de ignorantes y analfabetos. Chile vive en el oscurantismo.

Este es el país número uno en las desigualdades, somos ricos porque Dios a bendecido a esta nación con grandes riquezas naturales, siendo su fuerte la minería.

La corrupción de los gobernantes, la falta absoluta de chilenidad en cada corazón, ser verdaderos patriotas, con amor a la tierra que los vio nacer, con el coraje de aquellos héroes que de verdad rindieron sus vidas luchando porque èsta nación no fuera jamàs pisoteada por extranjero alguno.

Sin embargo en estos 200 años los gobernantes chilenos se aliaron a los imperialistas, permitiendo que naves extranjeras se llevaran el salitre,(mineral estratégico)se llevaron el manganeso, el cobalto, el cobre, el oro, molibdeno, plata, hasta la mica se llevaron.

¿Qué ganamos los chilenos con las guerras? ¿Què beneficios económicos significò para el pueblo chileno la entrega de nuestras riquezas a los imperialistas?

Cuando terminò la I Guerra Mundial el pueblo de Chile no tenia ni qué comer, se vino la crisis 1929,y teníamos que hacer largas colas para comprar, azúcar, pan, tè, café. Chile no estuvo en guerra, pero el pueblo pagò las consecuencias, por culpa de los pésimos gobernantes de ese entonces.
Y como premio a esa guerra, los imperialistas se dieron cuenta que Chile es un país de gran potencial estratégico, por lo que comenzaron a comprar presidentes, y las castas más privilegiadas de nuestro país en ese entonces mandaban a sus hijos a estudiar fuera de Chile, a Francia, Alemania, Iglaterra, Estado Unidos, etc, etc.

Mientras, los rotos patipelados se iban convirtiendo en simples esclavos del dominio extranjero. Y desde muy jóvenes dejaban sus pulmones en las faenas mineras, enfermándose de silicosis, o muriendo por las inseguridades con que trabajan los minerales, algo que no ha cambiado hasta el momento en que escribo estas líneas.

Mientras los gobernante se enriquecían con el soborno de estas grandes compañías transnacionales, los extranjeros decidían quienes iban hacer los hombres que gobernarían Chile. Y eso no ha cambiado todavía el Tio Sam elige al hombre que va a gobernar el país.

Eso es justamente, lo que estas generaciones de ahora no entienden, no comprenden, porque no se dan cuenta que ellos están siendo victimas del sistema capitalista. El capitalismo tratará siempre de mantener a estas naciones bajo su dominio, con leyes que son propias del sistema, como corromper a las juventudes, con drogas, música y grandes "shows" con la presencia de artistas que no hablan nuestro idioma, pero son capaces, con su música y presencia, de provocar grandes mareas humanas de jóvenes que no saben dónde viven y qué es lo que quieren, hasta que llegan a viejos y se transforman en seres inútiles que van por las calles arrastrando su miseria, mendigando un mendrugo de pan, convertidos en verdaderos parias en su propia patria.

Ese es el sistema capitalista y así debemos vivir nosotros para que ellos puedan darse los gustos que para nosotros son prohibidos.

Yo recuerdo por ejemplo, cuando Arturo Alessandri Palma, se convirtió en Presidente de Chile; sus campañas políticas, eran todas con grandes “choclones” (que consistía en hacer grandes encerronas de comilonas y alcohol y allí se compraban las conciencias de los votantes, para votar por el candidato elegido de antemano por las compañías extranjeras). Las mujeres no tenian derecho a votar todavía.

He aquí, un caso que muy pocos chilenos saben y menos las generaciones de ahora, cuando el Leòn de Tarapacà, asì lo apodaban a don Arturo, se subía a una tarima para hablarle al pueblo o cuando pasaba por las calles saludando al pueblo que lo aplaudía, este político tenía una mala costumbre, èl no movìa un brazo para saludar, levantaba las dos manos y mirando al pueblo, las extendía hacia adelante con los puños cerrados y cuando saludaba a sus seguidores las abría, como si estuviera recibiendo frutas (papà me decía: fíjate bien como hace Alessandri cuando saludo a la gente…”les està diciendo que son unos boludos”) Por eso yo nunca lo aplaudo decía mi papà, y desde entonces yo también dejé de aplaudirlo.

Este Leòn de Tarapacà, fue el que hizo la Constituciòn de 1925,también fue una Constitución ilegal porque el pueblo no tuvo ninguna participación y fue aprobada por el congreso, para gobernar a la nación al gusto de todas castas privilegiadas que dominaban las políticas, sociales y económicas del país.
Alessandri gobernó al país en dos periodos y un tercero que quedó trunco cuando las FF. AA.,lo sacaron.

Mientras gobernó los universitarios hicieron un gran movimiento reivindicativo y Alessandri ordenó a carabineros que los encerraran en la Caja del Seguro Obrero de Santiago, dando la orden de masacrarlos a todos ellos. Asì fue también recordado Arturo Alessandri Palma, como un asesino de las indefensas juventudes estudiantes de Chile.

Còmo en 1907,aùn no había nacido, tuve que buscar ayuda en Internet, para obtener información sobre los hechos ocurridos en Iquique y fue así como en esa época los trabajadores de las salitreras se declararon en huelga general y acudieron hasta Iquique en donde se tomaron la Escuela Santa Marìa y como todas las salitreras se paralizaron, se reunieron allì, cerca de unas 10 mil personas. Las cuales pedían en sus peticiones al gobierno para que interviniera como mediador entre las firmas inglesas para la solución de sus demandas. A la que los ingleses rechazaron, mientras los trabajadores no se reintegraran a sus labores.

Entre las peticiones de los trabajadores se contemplaba la eliminación del pago con fichas, jornales a tipo de cambio fijo, balanzas para los pesos y medidas para las pulperías, escuelas para los obreros, indemnización y desahucio, entre otras peticiones.

Todo esto ocurría bajo el periodo presidencial de don Pedro Montt.
Muchos de los grupos que llegaron de la pampa salitrera a Iquique, se agolparon en la plaza. Esto fue el 21 de Diciembre de 1907,y quien estaba al mando de Tarapacà como la máxima autoridad, era el general Roberto Silva Renard, quien actuó sobre la escuela Santa Marìa con soldados del regimiento O`Higgins y el apoyo de las ametralladoras del crucero Esmeralda.

Se dice que los dirigentes de las salitreras se reunieron en la oficina Buenaventura con el Intendente Carlos Eastman Quiroga, y que mientras se efectuaba esta reunión, algunos trabajadores comenzaron a retirarse, los que fueron acribillados en la línea fèrrea, resultando 6 obreros muertos y los demàs terminaron heridos.

Se dice que pasaron algunos días, en que los trabajadores se negaron a regresar a sus trabajos razón por la cual se declaró el Estado de Sitio (como siempre han hecho los gobernantes inútiles e inacapaces de solucionar los problemas pacíficamente) y ante esta resistencia el general Roberto Silva Renard junto al Coronel Ledesma tenían la misión de desalojar a los trabajadores en huelga, deñalándoles que si no obedecían se verían en la obligación de abrir fuego contra ellos.

Se dice que los trabajadores en su desesperación se fueron sobre la tropa para evitar una masacre y estos los barrieron con sus ametralladores, provocando un asesinato en masa de 3.600 trabajadores, dónde ni siquiera se respetò a mujeres y niños. El general Silva Renard (como todo valiente general) dijo que èl ejecutò la orden de desalojo, pero el que diò la orden de disparar fue el ministro del Interior, Rafael Segundo Sotomayor Gaete.

La información requerida me dice que las consecuencias de este hecho son claras. Las cifras de heridos y muertos no son menores, y de la forma en la que fueron asesinados fue espantosa. Se puede sacar en limpio, que desde ese momento se reformaría la forma de trabajo en las salitreras, ya que se promulgaron leyes que beneficiaron y mejoraron la calidad de vida de los obreros de la salitreras.

Esta huelga tiene trascendencia histórica porque marcò el fin de la niñez política de los trabajadores chilenos; habría que luchar organizada y sindicalizada mente para lograr sus objetivos. Estas son las experiencias que la clase obrera no ha logrado superar, conformándose con seguir siendo esclavos del capital.

Sin embargo no podría dejar pasar lo que fueron otros gobiernos, dentro de estos 200 años de independencia que algunos tratan de celebrar a titulo de no se qué.

Indiscutiblemente que fueron otros tiempos, como cuando asumió el mando de la naciòn don Pedro Aguirre Cerda (radical) don Juan Antonio Rios (radical) don Gabriel Gonzalez Videla (radical). Este último, Gonzalez Videla, sì que fue un traidor que pasò a la historia sin pena ni gloria. Odiado por todo el pueblo. Fue uno de los màs descarados sirvientes del imperialismo norteamericano. Aùn recuerdo cuando querìa mandar soldados chilenos a pelear en la guerra que los norteamericanos tenían contra Corea. Y el pueblo chileno lo parò de cabeza y gracias a las grandes manifestaciones de protesta del pueblo no pudo cumplir con el mandato de sus amos yanquis.

Vale destacar que en ese tiempo el Partido Comunista de Chile estaba en una situación por demás exitosa, pues contaba con una filiación de màs de 90 mil militantes, oportunidad que los radicales con Gonzalez Visela a la cabeza, aprovecharon para hacer pacto político y presentarlo como candidato único de la izquierda.

Gabriel Gonzalez Videla llegó al poder apoyado por las fuerzas revolucionarias del PC.,chileno, pero de este traidor nadie sospechaba que debajo la banda presidencial escondìa “La daga de la traiciòn”, y de la noche a la mañana se convierte en el traidor màs grande del pueblo chileno y recibiendo ordenes como un verdaderos lacayo de los EE.UU.,declara fuera de Ley al PC.,y no conforme con declarlo fuera de la Ley, recibe de parte del Gobierno norteamericano la famosa “Ley de defensa permanmente de la democracia” (1947). Con esta Ley en sus manos el traidor hacer borrar de los registros lectorales a todos los militantes del PC, y desata una persecución contra ellos abriendo el campo de contraciòn de Pisagua, se abrieron la cárceles, las islas del Sur de Chile, muchos fueron eviados a las alturas de Putre (5.000 metros de altura).

En los viajes que hacia a los EEUU a los gringos les mostraba sus habilidades de pìanista y bailarìn y los noticiarios de esa época lo mostraban bailando zamba y rumbas que estaban muy de moda. Tengo un fotografía que me envió un dirigente del Sindicato del Ferrocarril de Tocopilla al Toco, con una nota en la que me relata la siguiente historia:
“Todos estos dirigentes trabajaban para la Compañia Salitrera AngloLautaro y los trabajadores habían acordado de presentar ante dicha compañìa un pliego de peticiones por mejores condiciones económicas y otras regalías.
Como es natural, la Anglo Lautaro, rechazó la petición de los trabajadores, por lo que estos decidieron irse a la huelga.

La huelga era legal, porque el contrato anterior había vencido entre la Compañìa y los trabajadores.

Entonces la Compañìa Salitrera Anglo Lautaro, comenzó a mover sus peones y recurrió al gobierno de Gabriel Gonzalez Videla, para que este declarar la huelga ilegal y de esa manera pudiera aplicarle a sus dirigentes la Ley de defensa permanmente de la democracia. Para lograr este propósito, la Anglo Lautaro, tenía un tren de propiedad privada, que hacía el recorrido desde Tocopilla hacia la Pampa Salitrera, de Maria Elena y Pedro de Valdivia, cuyos vagones transportaban el salitre que era embarcado por el puerto de Tocopilla hacia distintos países.

Pero la Anglo Lautaro, cuando querìa que este servicio fuera de utilidad pública, le agregaban unos coches de pasajeros, para transportar gente entre el puerto y las salitreras.

Al ser de utilidad pública, entonces le daba la oportunidad al traidor de Gonzalez Videla para declarar la huelga ilegal y por ende había que aplicarles a los dirigentes sindicales la “Ley de Defensa Permanente de la Democracia” y fue asì como estos dirigentes del Ferrocarril de Tocopilla al Toco, fueron invitados a una reunión con el coronel de Carabineros de Tocopilla. Alfredo Torres Rodriguez; cuando los dirigentes se proponías escuchar la proposición del gobierno, el coronel Torres, toma la palabra y les hace saber a los dirigentes que están detenidos por orden del presidente Gabriel Gonzalez Videla y conforme a la Ley de Defensa Permanente de la Democracia.

Los dirigentes fueron trasladados a Antofagasta, allà los recibió el general de Carabineros Concha Jeria, quien se negó a entregarlos a manos de los Servicios de Investigaciones, que los habían ido a buscar al cuartel de Carabineros.

Nos contaba uno de los dirigentes, que aùn vive, que como una ironia del destino del cuartel de carabineros los pasaron a la càrcel de Antofagasta a las 9 de la mañana de un dìa 18 de Septiembre de 1951. Pongan atención mis estimados lectores, eran encerrados en la cárcel de Antofagasta, justo el dìa en que en Chile se Celebra el dìa de la Independencia…

¿De que Independencia estamos hablando, si esos dirigentes sindicales fueron encarcelados por orden de la compañia Inglesa Anglo- Lautaro?
¡Y todavía seguimos hablando y celebrando el Bicentenario de la Independencia de Chile!

Tambièn nos contaba este dirigente que en Antofagasta tuvieron que hacer una huelga de hambre, para conseguir que los liberaran, pero el traidor de Gonzalez Videla, ordenò que los enviaran relegados a las islas del sir, Castro, Melinka. ‘Total nos sacaron de Antofagasta y nos metieron en la Penitenciaria de Santiago, esperamos 9 meses encarcelados y nunca llegó la, orden de relegación. Alli en la Penintenciaria nos encontramos que estaban detenidos, Edgardo Maas, dirigente Bancario, con Federico Gensa y Felemberg, a quienes se les acusaba de estar comprometidos con el secuestro del Sec.De la Central Unica de Trabajadores de Chile,don Clotario Blest y Domiciano Soto; recién allí vinimos a saber que a los dirigentes del Ferrocarril de Tocopilla al Toco, nos habían sindicado como estábamos comprometidos en un movimiento nacional en contra del gobierno de Gonzalez Videla’.

Cabe señalar que ya estaba por expirar el mandato de Gonzales Videla y nosotros como dirigentes de la Compañìa Anglo-Lautaro habíamos sido los últimos en cerrar con broche de oro la persecución del traidor y asesino de Gabriel Gonzalez Videla.

Como èste estaba en plan de retirada del gobierno, entrò en conversaciones con los dirigentes que los reemplazaban en el Sindicato del FF.-CC, Tocopilla al Toco. Y estos seudos dirigentes vendieron el pliego de peticiones, diciendo que lo habían hecho por nuestra libertad, conforme a la propuesta que les había hecho el gobierno.”Sus dirigentes quedan en libertad, pero se olvidan del pliego de peticiones”. Y estos aceptaron sin consultar con las bases, corriendo con colores propios, traicionando a los trabajadores.

Puestos en libertad los dirigentes de Tocopilla, fueron enviados al norte y ya la Anglo –Lautaro, se negó a recibirnos.

Quedaron todos en la censantìa, algunos se trasladaron a otras ciudades, dice el dirigente informante: me quedè en Tocopilla, con mi esposa y mis hijos.
Y por esas cosa que solo Dios sabe, me fui a Chuquicamata y no se como consegui que me admitieran en la Chilex Exploration Company. Otra de las grandes y poderosas compañía transnacionales que explotaban a los trabajadores tratándolos a la patada.

Allí pude darme cuenta cómo èsta compañia tenia comprado a todo el mundo, hasta los dirigentes sindicales estaban al servicio de la empresa. Allí cuando el empleado hacia carrera dentro de la empresa, los pasaban a oro, eso signficaba que ya no ganaba pesos chilenos, sino, recibia su sueldo en dólares.

Los americanos tenían su propio campamento donde no entraban los rotos chilenos, todo estaba cerrado y custodiados por carabineros de Chile. Algunos carabineros con suerte, eran muy bien atendido y queridos por algunas gringas cargadas para la ternura.

Como todas las transnacionales, los trabajadores no tenían ninguna seguridad, tanto es asì, que en cierta oportunidad chocaron dos trenes cargados con explosivos, felizmente el accidente se produjo en horas que los trabajadores no se integraban al turno de la mañana, pero de los maquinistas y auxiliares no quedó ninguno vivo, todos murieron en el accidente y por primera vez en mi vida me tocó presenciar una gigantesca explosión de hongo, idéntica a la bomba atómica que los norteamericanos lanzaron en Nagasaki e Hiroshima. Ese inmenso hongo que levantó la explosión se asentó en todo el campamento de Chuquicamata, que quedò todo cubierto de polvo.

Poco tiempo después también le toco presenciar la explosión que se produjo en la planta de Explosivos Dupont en Calama, allí también se produjo el milagro, de que los trabajadores ya habían abandonado el turno y solo quedaron unos seis o nueve empleados y obreros de los cuales desaparecieron como cinco de ellos con la explosión de la dinamita.

Así que la seguridad de los mineros, para que lo sepan las nuevas generaciones, nunca han sido atendidas como se debe, tanto por el gobierno como por las mismas transnacionales".

Pero como la misión mìa es señalar y afirmar que todas estas cosas siempre se hicieron y se han hecho en las más absoluta ilegalidad. Aunque nadie en Chile quiera reconocerlo. No voy a referirme a los otros gobernantes como Carlos Ibanez del Campo, Jorge Alessandri, Eduardo Frei Montalva.
Pero si quiero detenerme en el gobierno del Dr.Salvador Allende Gossens, el que fue elegido Presidente de Chile por elección popular. El único presidente que llegaba a ocupar el cargo por la vía socialista sin necesidad de acudir a una revolución armada. El Programa de la Unidad Popular, tenía el respaldo solidario de todo el pueblo chileno.

A pesar de todos los pasos que se dieron para tratar de impedir que Allende llegara al poder,la derecha no pudo hacer nada, teniendo que pronunciarse en el Congreso para que Salvador Allende asumiera la Presidencia de Chile.
Sin embargo el imperialismo norteamericano, no estaba dispuesto a permitir semejante atrevimiento de que los rotos de mierda chilenos se tomaran el poder, por lo que el títere del sistema imperialista que lo habían puesto de presidente como un sirviente del capitalismo, me refiero a Richard Nixon, moviò a su peon màs cercano y sanguinario que ocupaba la Secretaria de RR.EE., de Estados Unidos, Henry Kissinger, para que procediera a derrocar y asesinar al presidente Allende.

Y justo, en este momento que escribo esta lìneas, recibo por internet un documento de Anuncios Google, rl cual lo voy a transcribir íntegramente para que el pueblo de Chile y en especial las nuevas generaciones de los jóvenes de mi patria, vean la realidad de lo sucedió en Chile un 11 de Septiembre de 1973.

El documento se titula:

20.OOO documentos confirman el apoyo de EEUU al golpe de Pinochet

Entregan al Gobierno chileno los archivos secretos, entre los que destaca una conversación de Kissinger con el dictador: “Deseamos que el suyo sea un gobierno pròspero. Queremos ayudarle y no obstruir su labor”´
(A continuación aparece una fotografía del dictador chileno Augusto Pinochet Ugarte con otros miembros de la Junta Militar, poco después de derrocar por la fuerza al gobierno de Allende).

Màs de 20.000 documentos desclasificados en EE.UU, que confirman que èste país instò y apoyò el golpe de Estado de Augusto Pinochet en 1973, fueron entregados hoy a Chile, en cuya capital, Santiago, se incorporarán a la base de datos del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Los documentos, que fueron entregados al museo por el director del Chile Documentation Project del National Archive de la Universidad George Washington, Peter Kornbluh, recogen “de forma muy clara” la intervención de Estados Unidos en el golpe militar del 11 de septiembre de 1973 y su apoyo al régimen militar.

Entre otros archivos, la documentación recoge una conversación que mantuvieron en junio de 1976 en Santiago el general Pinochet y el consejero de Seguridad Nacional y posterior Secretario de Estado durante la presidencia de Richard Nixon (1964-1974), Henry Kissinger, en la que èste le traslada su apoyo. “Deseamos que el suyo sea un gobierno pròspero. Queremos ayudarlo y no obstruir su labor”, dijo Kissinger a Pinochet, minutos antes de pronunciar un discurso sobre Derechos Humanos ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Està siendo vìctima de todos los grupos izquierdistas del mundo y su mayor pecado no ha sido otro que el de derrocar un gobierno que se convierte al comunismo”, añadió. Segùn  Kornbluh, Kissinger “era el arquitecto del programa que intentò derrocar a Allende entre 1970 y 1973”.

“Èl era la persona màs responsable de ayudar económica y militarmente a Pinochet a consolidar su régimen”, aseguró.

Kornbluh, que es autor de varios libros sobre la dictadura chilena, el màs reciente The Pinochet File: A Declassified Dossier on Atrocity and Accountability, ha jugado un papel importante en la campaña que ha permitido desclasificar los archivos secretos del Gobierno de Estados Unidos. De los casi 24.000 documentos entregados a Chile, 2.000 son de la Central de Inteligencia Americana (CIA) que, según rezan los escritos, ya desde 1971, dos años antes del golpe, presionó a favor de un golpe de Estado contra el Gobierno de Salvador Allende.

El material entregado, ordenado en cuatro colecciones, incluye transcripciones de algunas de las conversaciones telefónicas que mantuvo Kissinger, y que posteriormente robò, asì còmo información de còmo Pinochet y el ex jefe de la policía secreta (DINA), Manuel Contreras, intentaron encubrir el atentado al ex canciller Orlando Letelier, cometido en Wáshington en Septiembre de 1976.

Segùn  Kornbluh, estos documentos podrían ayudar en los procesos judiciales abiertos actualmente sobre crímenes contra los derechos humanos cometidos durante la dictadura, además de contribuir al “veredicto de la Historia” y a educar a las próximas generaciones. Tras una detallada presentación de los documentos que fueron mostrados a los periodistas, Kornbluh instò a los gobiernos a promover leyes de transparencia y a empujar por la desclasificación de este tipo de archivos.

Hasta aquí todo lo expuesto en dicho documento.

Sin embargo, tengo otro documento, que se refiere a una: “Carta Abierta a Henry Kissinger. Este documento tiene fecha, miércoles,13 de Diciembre de 2006. Y dice asì:

El último hombre de la junta
¿Se han ido todos los miembros de la Junta? Se fue Nixon. Ahora sì, Kissinger se ha quedado solo en esta tierra —o en la poca tierra que le queda porque hay varias tierras en el extranjero, jueces que lo requieren para interrogarlo—. Sì, es un fugitivo. ¿Serà la justicia mas rápida y fuerte que la muerte? ¿Serà Henry —el último hombre de la junta— enjuiciado finalmente? F.T.

“No se porque tenemos que quedarnos sin hacer nada y ver un país convertirse en comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo. Las decisiones son muchos mas importantes como para dejar al pueblo chileno que decida por si mismo.”
Carta Abierta a Henry Kissinger

No fui uno de esos “irresponsables” chilenos, pero igual tuve que pagar el duro precio de sus palabras, señor.

Mr, Hnery Kissinger
Kissinger Associates.
New York.
Aùn recuerdo sus reprimendas a los chilenos cuando estos eligieron al socialista Salvador Allende en 1970:
“No permitiremos un país marxista solo porque su gente es irresponsable.”

A pesar de que en esos años estábamos acostumbrados a ese tipo de retòrica por parte de la Casa Blanca, nunca imaginamos que aquellas oprobiosas palabras suyas sellarìan el futuro de Chile en uno de los mas horrendos episodios de la historia latinoamericana. Si señor, podría decir que lo desestimamos.

Aviones destruyeron Santiago, torres y edificios en llamas, cientos de ejecutados, miles de desaparecidos y estadios-construidos para el deporte- convertidos en horrendos escenarios de dolor. ¿Se acuerda usted de esto, de su propio Once de Septiembre?

Desde ante que Allende fuera ratificado por la legislatura como legítimo presidente de del país usted secretario de estado y consejero de seguridad
Nacional, usted señor Kissinger, estaba planificando el derrocamiento de Allende. Para provocar un golpe de Estadop, usted conjurò el asesinato del general pro-Constituciòn Rene Schneider.

Usted ideò una política para este pequeño país de “dos caminos” por un lado aislar a Allende en el plano internacional y por otro mucho mas sucio lado, provocar a los militares chilenos, a través de asesinatos, subversión y sabotaje económico, para que decidieran por el golpe de estado.

Su meta, señor Kissiger, de unificar a los militares golpistas del Cono Sur para presionar a Chile se convirtió mas tarde en la siniestra Operaciòn Còndor, que fue la coordinación de las policías secretas locales para intercambiar información, prisioneros, técnicas de tortura, secuestros y asesinatos políticos como aquel en contra de Orlando Letelier y su ayudante Ronnie Moffit en Washington DC y ejecutado por terroristas cubanos y chilenos dirigidos por los agentes de la CIA, Michael Townlwy y Novoa Sompol (quien enfrenta un juicio en Panamà por un atentado en contra de Fidel Castro)

Usted señor Kissiger junto a Nixon le mintieron al Congreso entregando información falsa y asegurando que el gobierno de los Estados Unidos no tuvo rol alguno en el golpe. Me imagino que sabìa que en esos tiempos no estaba presente el peligro de las “armas de destrucción masiva” pero el “peligro” de la expansión del comunismo en el Cono Sur. Usted estaba convencido que los
“irresponsables” chilenos estaban dando un mal ejemplo. Tal como usted lo dijo Chile era una peligrosa “daga apuntando al corazón de la antàrtida.” Una daga que había que remover a cualquier costo. Allende tenia que ser detenido sin importar que el proceso se destruyera la democracia misma”.

Considerando entonces que el 11/09/73 es de su absoluta responsabilidad señor Kissingerm nosotros, el pueblo “irresponsable” lo nombramos – por decir lo menos, como la versión chilena the Osama Bin laden,

Señor Kissinger, no estoy entre sus chilenos “irresponsables” porque era un muchachito de 14 años que no podía votar, sin embargo, igual, tuve que pagar duramente el sangriento precio de sus palabras..

Considerando su papel no solo en Chile sino en Timor del Este, Indochina, Chipre, su traición a los Kurdos en Irak, su incondicional apoyo al apartheid sudafricano, etc,etc, puedo decir algo que usted jamàs podrá decir:
Mis manos están limpias.
Sinceramente

Fernando A. Torres.

Nota de Lautaro Rojo Millapàn:
Después de conocer esta carta, el flamante ministro de Defensa chileno, el DC Jaime Ravinet ¿peinsa seguir enviando militares a la Escuela de Las Américas?

Ojalà mis estimados lectores, después de leer mi escrito, se den cuenta que no les estoy mintiendo y los chilenos vivimos en la ilegalidad porque aquí quien manda es el imperialista yanqui. Està mas claro que echarle agua.
Y para terminar quiero cerrar con broche de oro, refiriéndome a dos documentos que tengo a la mano, el uno es de la revista Punto Final (31/01/03) y dice:

Los dueños de Chile.
“Los dueños de Chile somos nosotros, los dueños del capital y del suelo; lo demás es masa influenciable y vendible; ella no pesa ni como opinión ni como prestigio” Esto lo dijo hace màs de un siglo Eduardo Matte Pèrez.”
Este bien podría ser el Henry Kissinger chileno.

El segundo documento està escrito por el Director de Fortinmapocho.com
Y en unos de sus párrafos dice lo siguiente:

El error central de la Unidad Popular. Conclusiones.
“Uno de los errores màs notables de la Unidad Popular, es no haber entendido que la magnitud de las propuestas exigía la incoporaciòn masiva de los trabajadores al programa de la UP. En 1970, la fuerza trabajadora se cifraba en 2 millones 982.670 trabajadores, de los cuales 392 mil 323 correspondìa al sector moderno e intermedio de la economía, sectores en su mayoría monopólicos, con una masa trabajadora participante de la negociación del status quo social con las clases dominantes de la sociedad,etc,etc.”

Nota de: Lautaro Rojo Millapàn:

Con todo el respeto que se merece el señor director de Fortin Mapocho, difiero en que ese haya sido el error màs notable de la Unidad Popular.
 

En mi modesta opinión: creo que el error màs notable fue no haber procedido a la realización de una Asamblea Constituyente, para haber hecho una nueva Constituciòn con la participación de todos esos millones de trabajadores que usted menciona, había la necesidad urgente de marginar a las FFAA quitándoles el poder político y deliberante.

Hoy han pasado 37 años y seguimos pagando ese grave error, sin poder sacarnos la espina de encima. Lo peor es que seguimos gobernados en dictadura y en forma ilegal, porque esa Constituciòn no fue aprobada por el pueblo, ni mucho menos tuvo participación en ella.

La primera parte de este ensayo puede leerse
aquí.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario