Mar 31 2011
483 lecturas

Economía

Chile y la bendita propiedad (privada)

Wilson Tapia Villalobos.*

Advierto que no ni siquiera intento ser original. Incluso me plagiaré. Vuelvo a decir que el principal derecho humano que hoy impera en el planeta es el derecho de propiedad. Por sobre el derecho a la vida, obviamente. La explicación de tal realidad se pierde en el tiempo. Pero es posible encontrar algún atisbo en el poder divino que, supuestamente, acompañaba a los faraones, a los reyes, y a otros iluminados sin una institucionalidad tan definida. De allí que no sólo los bienes materiales pasaban a ser de su propiedad, sino que también mujeres y hombres.

Desde aquello hemos avanzado. Pero ¿realmente hemos avanzado? A veces pienso que sólo es un espejismo. Que la sofisticación que ha traído la tecnología nos obnubila. Es cierto que la esclavitud ha sido derogada en el mundo. Hoy los seres humanos no se pueden vender como mercancía. Esa es una realidad superada. ¿Pero, verdaderamente ha terminado la esclavitud como ausencia de la libertad vital del ser humano para decidir su destino?

En general, las visiones y comportamientos de los ciudadanos dependen de la información con que cuentan. Y lo que hoy vivimos a nivel global es una manipulación extraordinariamente eficaz. Si Hugo Chávez, el presidente venezolano, es distinguido con un premio a la libertad de expresión, en la Universidad de la Plata, Argentina, nuestro Mercurio, titula: “Polémica por premio a la libertad de expresión entregado a Hugo Chávez en Argentina”. Para el diario la noticia no es el premio, es la polémica. Ello demuestra que la objetividad que proclama El Mercurio, no existe. Su línea editorial obedece a los intereses a los que se debe, el gran capital financiero e industrial.

Por eso es que en ese periódico sus lectores no encuentran información sobre huelgas o atropellos a los derechos laborales. Y como en Chile mayoritariamente la prensa responde a los mismos intereses, tales situaciones o no parecen o son tratadas con superficialidad y muy brevemente. No son noticia.

Por otro lado, la información que muestra algo de la realidad de quienes detentan el poder, también es tratada de manera quirúrgica. Por ejemplo, recientemente se dio a conocer el resultado alcanzado por algunas empresas en 2010. Quiñenco, que aglutina los intereses financieros e industriales del grupo Luksic —Banco de Chile, Madeco, participación en Citicorp, en la Nexan francesa, Compañía Sudamericana de Valores, CCU, Telefónica del Sur, Calaf, Viña San Pedro, Habitaria, ENTEL y Canal 13—, obtuvo utilidades 87,6% mayores que en 2009. Ello le significó ingresos adicionales por $ 291.606 millones.

El patrimonio actual de Quiñenco se estima en un billón 520 mil 552 millones de pesos ($1.520.552.000.000), una suma aproximada a los 3.249 millones de dólares (US$3.249.000.000). Para dimensionar el poder del grupo Luksic habría que agregar sus inversiones en minería. Estas se realizan a través de Antofagasta PLC, que es propietaria de Antofagasta Minerals, operadora de Pelambres, Minera El Tesoro y Minera Michilla.

Sólo durante el primer semestre de 2010, Antofagasta PLC registró utilidades netas por US$451,2 millones. Tal cifra representa un aumento del 91,4% respecto con el mismo periodo de 2009. Y esto es presentado como el crecimiento de Chile. No aparece la pregunta por la repartición de la riqueza, en un país en que aún, a lo menos, el 17% de su población se encuentra en situación de pobreza.

La minera estatal, Codelco, obtuvo, en 2010, utilidades casi un 50% superiores al año anterior. Pero sobre ella pesa, como sobre la minería en general, la crítica por el deterioro que sus faenas provocan en el medio ambiente. Incluso en estos días la mirada está puesta sobre Codelco Ventanas. Niños de la Escuela de La Greda se vieron afectados por emanaciones tóxicas de esa fundición y refinería.

La solución que propusieron las autoridades fue cambiar la Escuela. Algo parecido al chiste de Don Otto y su sillón. ¿Y el resto de los habitantes de La Greda, qué? Es evidente que el sector en que se encuentra Codelco Ventanas está saturado. Pero nuevas empresas siguen instalándose. Y este no es un tema sólo del actual gobierno.

Tal vez por eso es que Carlos Altamirano, en sus memorias, lanza una frase que es lapidaria. Dice que hoy el Partido Socialista tiene más directores de empresa que dirigentes sindicales.

Insisto en que las visiones y comportamiento de los seres humanos dependen de la información con que cuentan. Y hoy en Chile el manejo informativo tiene un sesgo muy marcado. Esta no es una realidad creada en la actual administración. Es el resultado de una acción deliberada llevada a cabo durante el gobierno de Patricio Aylwin, concebida por el que es hoy el gurú de la comunicación estratégica de las grandes empresas, el ex ministro Enrique Correa.

En ese momento se resolvió eliminar a los medios que lucharon contra la dictadura. Y tal silenciamiento continuó en los otros gobiernos de la Concertación. Actitud que se sintetiza en la frase del sociólogo Eugenio Tironi: “No hay mejor política de comunicaciones que no tener política de comunicaciones”. O sea, dejar que el mercado opere. El “socializante” Tironi tenía razón, pero cuando se cuenta con medios de comunicación.

* Periodista.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario