Sep 1 2005
399 lecturas

Economía

Clase magistral y enseñanza real  

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

foto
La clase magistral, al igual que el resto de  los procedimientos educativos tradicionales, se desarrolla en periodos de tiempo prefijados –generalmente 45 minutos: una hora pedagógica– y siempre de la misma duración, centrada en el verbalismo, el apuntismo, el caletre y los exámenes traumáticos o memorísticos, que no permiten al alumno la participación activa para desarrollar los tres grandes aspectos de su personalidad: el psicomotor, el  afectivo y el dominio cognoscitivo.

Esta norma obviamente no toma en cuenta las diferencias individuales entre los estudiantes, en cuanto a ritmo y estilo de instrucción más ajustado para cada cual. Al mismo tiempo, el foco de interés de la clase no esta en el desarrollo de las habilidades en el alumno  sino en la destreza del docente y su método. Enseñanza y aprendizaje quedan así artificialmente divididos, como si no fueran elementos integrantes de un proceso único.

El catedrático es la estrella del “show”, e incidentalmente, es el que trabaja, investiga, resume, expone y por tanto aprende. Si a esto se añade la nube de profesores piratas que pulula por liceos y universidades, al menos en Venezuela, los cuales se han dado cuenta de la “chamba” que tienen al no exigir nada a cambio de un 19 o 20 y quedar como unos dioses ante sus discípulos, mientras los educadores exigentes no interesan. pues someten al estudiante a presiones más allá de lo racional (¿?)… El caso es que podemos concluir que la espiral descendiente va a seguir profundizándose y solo Dios sabe hasta cuándo.

La evaluación, a su vez, suele ser poco valida y confiable, además de subjetiva. No se valora el proceso, la metodología ni el sistema; solamente el rendimiento del educando y, por lo general, este mismo se ajusta sobre la base de una muestra tan poco representativa del aprovechamiento como lo son los exámenes parciales y  finales. 

El propósito de la prueba es obtener una calificacion: una nota –y ningún otro–. En realidad lo que se pretende y estimula en los alumnos no es aprender sino aprobar, de ahí la expresión  mecánica y el caletreo, el llenarse la mente de largos párrafos sin sentido, que el pensamiento mismo se apresura a olvidar tan pronto concluye el examen.

Él numero de alumnos, por otra parte, impide el contacto personal entre el educador y cada uno de  los escolares. Es utópico hablar de estimulación individual o de ayuda a los rezagados, aun cuando el  instructor  tuviera la voluntad y el conocimiento necesario para realizar esa labor.

La exposición no suele seguir ninguna técnica específica ni ajustarse a procedimiento alguno, y los contenidos se desarrollan sin estructuras didácticas –aun en aquellos casos cuando se respeta y emplea una secuencia lógica en su presentación–. Esto conlleva, entre otras cosas, la recomendación de consultar algún texto básico amen de bibliografía opcional, que suele ser tan extensa, inasequible y costosa, que sólo excepcionalmente algún alumno se anima a lanzarse a navegar por esos mares.

TIZA Y PIZARRÓN

La enseñanza “tiza y pizarrón” no desarrolla lo niveles críticos necesarios. Tampoco permite la evaluación integral porque la actividad es monótona y el  educador lo da todo, subestimando la capacidad de participación del estudiante.

Este método favorece la memorización, obliga al examen caletre, aumenta el fastidio y favorece la indisciplina; es autoritario y limita los niveles de interacción profesor-alumno; es el  peor enemigo de la biblioteca; permite, en algunos casos individuales, el cultivo personal del maestro, no desarrolla los niveles sociales del alumno,  no toma en cuenta las técnicas de dinámicas de grupo como el trabajo de proyectos, la discusión dirigida, las mesas redondas, el foro, los debates creadores esenciales en nuestro tiempo.

Hay que programar un régimen de evaluación continua que verifique de manera periódica los cambios de conducta del educando. Tomando en cuenta la asistencia, los trabajos en grupos, las participaciones en clase, etc., es decir: valorar al estudiante en toda su estructura personal, y no mediante simples pruebas de conocimiento.

Vivimos  una fase de cambios. Hay una generación promisoria de jóvenes que reclaman un trabajo diario de asignatura distinta, y a la cual la comunidad docente debe responder.

INNOVACIÓN

Las transformaciones sociales, económicas, pedagógicas experimentadas en los últimos años en Venezuela, plantean nuevos retos y mayores exigencias a las que es necesario dar respuesta para mejorar el nivel educativo. La diversidad de la población escolar es el  reflejo de las diferencias existentes en nuestra sociedad. Se trata de poner en marcha acciones necesarias para que todos los estudiantes adquieran la formación básica necesaria, tanto para continuar cursos posteriores como para garantizar, en las mejores condiciones posibles, su inserción social y laboral.

En la actualidad la educación presenta carencias importantes en cuanto a su capacidad para responder a las diversas necesidades didácticas. Los contenidos del aprendizaje para las nuevas generaciones de este siglo XXI, deben ser redefinidos para incluir aspectos  necesarios para la formación de los ciudadanos del presente y del futuro.

La complejidad de esta realidad se acrecienta cada día con el desarrollo y la aparición de nuevos fenómenos de naturaleza cambiante y de importancia para la vida en general: desequilibrios socioeconómicos en varias regiones del planeta, problemas ambientales, la incidencia que ejercen los medios de comunicación… Ante toda esta situación no basta una sólida moral individual sino que se hace cada vez más necesario cimentar formas éticas de convivencia ciudadana sobre las bases de la cooperación, el dialogo y la solidaridad como alternativas a la violencia imperante tanto en los conflictos cotidianos como en las relaciones sociales. Es por todo ello que debemos dar una formación integral a nuestros niños, jóvenes y adolescentes.

—————————-

Periodista venezolana.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario