Ene 7 2006
328 lecturas

Sociedad

COLOMBIA. MATAMBÚ: MASACRE EN EL META

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Aproximadamente a las cuatro de la tarde fueron asesinados a los campesinos Arelis Díaz, Alcibíades Pachón Y Jairo Carabali. Arelis madre de cinco hijos, pobladora de Matabambú, Alcibíades mecánico y Jairo cotero y vendedor de combustible, éstos últimos habitantes de Puerto Toledo.

De acuerdo con testimonios de pobladores, en Matabambú otros campesinos fueron heridos por la acción militar encubierta que ocurrió a pocos minutos de la presencia militar “oficializada”. Los paramilitares se encuentran en el casco urbano y en la escuela del caserío impidiendo la salida de las familias que decidieron desplazarse, y mantienen retenidos a varios pobladores.

A las 17.30 miembros de la Comisión de Seguimiento a los Derechos Humanos de la Región del río Guejear en Puerto Toledo se dirigieron al retén del ejército que se encuentra ubicado a 200 metros fuera del caserío.

Los pobladores exigieron el cumplimiento del deber de garantizar la seguridad en Puerto Toledo y sus alrededores. Los campesinos expresaron preocupación por la presencia de paramilitares en el sitio de Puente Largo, en el camino que conduce de Puerto Toledo al caserío Caño Blanco y en La Laguna ubicado en la vía que de Puerto Toledo conduce al caserío Palmeras a 500 metros del casco urbano.

El Toficial a cargo afirmó que no se había comprometido a brindar seguridad, mientras que militares bajo su mando expresaron que lo mismo que ocurrió en Matabambú va a ocurrir en Puerto Toledo. La comunidad entonces tomó la decisión de desplazarse forzosamente pero el ejército impidió la salida de sus habitantes. Los pobladores se refugiaron en la caseta comunal y casas de alrededor.

En este momento, los paramilitares se ubicaron en el entorno de Puerto Toledo, cercando el pueblo mientras que el ejército se encuentra a escasos 100 metros a la margen izquierda bajando del río Guejar, al otro lado del puente.

Posteriormente, también en horas de la tarde, fue desaparecida por “civiles” armados, uniformados y encapuchados de la estrategia paramilitar, la señora Rosabel Rincón, luego de ser obligada a bajarse del vehículo de servicio público en el que se movilizaba en el sitio conocido como Caño Blanco, donde se encontraba un retén paramilitar.

La señora Rincón, madre de Marilyn Martínez Rincón, detenida en Santo Domingo, se había trasladado a Vista Hermosa el miércoles buscando tener conocimiento de la situación de su hija y de regreso a su lugar de habitación fue desaparecida.

Hoy hacia las 16.42 p.m. la Comisión Justicia y Paz informó sobre estos nuevos hechos al Programa Presidencial de Derechos Humanos. La respuesta fue que el día de ayer (miércoles) habían notificado al Gestor de Paz de la Gobernación del Meta, a la Policía del departamento del Meta y a la Defensoría del Pueblo regional, solicitándoles la activación del Mecanismo de Búsqueda de Personas Desaparecidas de los casos de Nolberto Luján Y Ecelino Pineda Peña, y la adopción de medidas preventivas ante nuevos hechos de violación a los derechos humanos.

De los detenidos de Santo Domingo fueron dejados en libertad todos en Vista Hermosa. De ellos, Jose Silvano Murillo Moreno fue el único que llegó al corregimiento de Santo Domingo, municipio de Vista Hermosa. De los demás pobladores ayer detenidos arbitrariamente, Henry Cubides; Álvaro Ballesteros; Saúl Velazco; Carlos Hernández Vargas; José Juan Pereira; Fredy Manuel Noreña y la señora Marilyn Martinez Rincón, se presume que se encuentran en el municipio de Granada.

Nuevamente constatamos que en desarrollo del Plan Patriota las actuaciones son desproporcionadas y desbordadas contra la población civil, la que se ha convertido en blanco de las operaciones militares del ejército nacional y de la estrategia paramilitar. La legitimación de la persecución a la población campesina se ha dado en medio de las operaciones guerrilleras de las FARC-EP contra las fuerzas militares y paramilitares.

La militarización del territorio continúa significando la coincidencia de operaciones institucionales con las paramilitares, que niegan todos los principios del Derecho Humanitario. Todo esto ocurre en un contexto de reingeniería de la estrategia paramilitar que combina procesos de desarme con la creación de nuevas estructuras paramilitares como las Autodefensas del Llano.

———————————

* Esta delaración pública la firman, además, en Bogotá el seis de enero de 2006:

– Comité de Seguimiento a los Derechos Humanos de las Juntas de Acción Comunal del sector del río Guejar
– Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH-
– Federación Nacional de Usuarios del Agro -FENSUAGRO-
– Corporación para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos REINICIAR-

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario