Jul 27 2010
720 lecturas

Opinión

Colombia-Venezuela: etapa diplomática

Néstor Francia.*

Muy buena la práctica por parte de Venezuela de una diplomacia agresiva en el caso del conflicto con el gobierno de Colombia, sobre todo antes de la reunión de Unasur. El embajador de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, se reunió con el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, para abordar el tema, a quien entregó una carta de nuestro Gobierno para que sea distribuida entre los otros 191 países miembros de la organización mundial.

Valero dijo que Ki-moon “Estaba muy atento a lo que está pasando en Venezuela y vio con simpatía la reunión de Unasur del próximo jueves. Dijo que estaba dispuesto a contribuir a que esta situación se pudiera superar rápidamente. Esperamos que el próximo gobierno de Juan Manuel Santos no se preste a los planes guerreristas de Estados Unidos y de Uribe”.

Por su parte, el canciller Nicolás Maduro ha emprendido una gira por siete países suramericanos para presentar la propuesta de paz que llevamos a la reunión de Unasur en Quito. Maduro expresó que “Queremos informar ampliamente sobre la necesidad de un plan de paz para Suramérica. Es necesario mantener a Suramérica como zona de paz”.

La práctica de esta diplomacia ágil, hábil, que mira hacia adelante es imprescindible en momentos cuando la derecha de la región, con Colombia como punto de lanza y el omperio como director de orquesta, arrecia sus ataques contra la Revolución Bolivariana. Un ejemplo de ello son las declaraciones del candidato derechista y pro imperialista a la presidencia de Brasil, José Serra, quien afirmó que es “innegable” que el presidente Hugo Chávez brinda refugio a las guerrillas colombianas.

“Es innegable que Chávez refugia a las FARC”, afirmó el ex gobernador de Sao Paulo durante su participación en una conferencia empresarial. “Todo el mundo lo sabe, pienso que hasta los árboles en la selva amazónica lo saben —no, son los principales testigos— que las FARC se refugian en Venezuela. Esto es bien conocido”, agregó Serra.

¿Se imagina el lector como cambiaría la correlación de fuerzas en Suramérica si este redomado reaccionario es electo presidente de Brasil? Crucemos los dedos para que eso no ocurra, cuando el susodicho está en un empate técnico con la candidata de Lula, según recientes sondeos.

Por otra parte, los representantes de Juan Manuel Santos siguen manteniendo el tomo positivo hacia Venezuela que hemos escuchado los últimos días. El vicepresidente electo de Colombia, Angelino Garzón, dijo ayer que valora “altamente” el llamado del presidente Chávez a las guerrillas colombianas a reconsiderar su estrategia armada. Garzón señaló: “Valoro altamente las recientes declaraciones del presidente Hugo Chávez cuando le ha dicho a la guerrilla colombiana que no tiene sentido su existencia”. Garzón destacó también declaraciones de Chávez en cuanto que hay que “encontrar caminos para no permitir la existencia de grupos armados ilegales en ninguno” de los países de la región.

La reunión de Unasur del jueves es muy importante para nosotros. Llegamos a ella en una situación positiva, en la cual el gobierno de Uribe ha perdido la iniciativa y se encuentra aislado después de su fracasado show en la OEA. Hay que seguir desarrollando este estilo inteligente, proactivo, de diplomacia, sobre todo porque si se da algún tipo de acercamiento, aunque sea relativo, con el nuevo huésped de la Casa de Nariño, habremos ganado políticamente una importante batalla, a dos meses del decisivo evento electoral de septiembre.

El cordero Obama

Como suele suceder con la diplomacia gringa de la era de Obama, Estados Unidos ha respondido al alerta de Chávez sobre una agresión, sacando la piel de cordero de su closet de manipulaciones.

Según su vocera Virginia Staab, Estados Unidos descarta cualquier acción militar contra Venezuela: “Como lo hemos señalado en el pasado, Estados Unidos no tiene intención de entablar una acción militar contra Venezuela”.

Palabras vanas, al imperio no se le puede creer ni la “o” por lo redonda. Cuando quieran agredirnos, se inventarán cualquier pretexto y esas palabras pasarán al olvido.

* Analista de asuntos políticos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario