May 28 2010
2169 lecturas

Sociedad

Conmueve a Puerto Rico la (no) extraña muerte de Natalia Sánchez

Nicolás Gomarro.

Desde La Fortaleza el gobernador de Puerto Rico, Luis G. Fortuño, hizo llegar sus condolencias a los familiares de la estudiante del Recinto Universitario de Mayagüez, Natalia Sánchez López, quien falleció en el Hospital Perea de Mayagüez. El Nuevo Día, señala que Carmen Deseda, epidemióloga del Departamento de Salud, no descarta que "el fallecimiento de la estudiante haya sido provocado tanto por dengue como por el virus de la influenza AH1N1".

A veces la verdad es como una insidia: repta sigilosa e implacable. Los hechos, que siempre asoman confusos después de circunstancias graves y tristes, señalan que Sánchez López, fallecida el martes en la clínica Perea de Mayagüez, debió ser atendida en dos oportunidades por personal médico en el área de la asamblea estudiantil del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) porque se sentía sofocada y mareada.

Según la información aparecida en la prensa (Diario de Guaynabo, Puerto Rico), el médico David Ramírez, destacado por el RUM en la asamblea junto a la enfermera Edna Acevedo, le recomendó a la estudiante de preveterinaria de 21 años trasladarla en ambulancia hasta su hospedaje porque no se sentía bien.

Tras aceptar marcharse de la asamblea, la universitaria continuó sintiéndose mal y arribó a la sala de emergencias del hospital Perea, en Mayagüez, donde le realizaron análisis de sangre cuyos resultados no revelaron ninguna anomalía, dijo otra fuente a la agencia Inter News Services.

Al mediodía del martes, la estudiante natural de Bayamón, regresó a la clínica Perea al no encontrar mejoría y allí falleció horas más tarde. Desde la mañana del viernes 28 el cuerpo de Natalia se encuentra expuesto en capilla ardiente en la Funeraria Álvarez, en Bayamón.

Voceros del el Instituto de Ciencias Forenses piensan, y así lo establecieron, que la joven, de 21 años, murió debido a una infección generalizada, que pudo ser provocada por un virus o una bacteria. Se enviarán pruebas de tejido al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta, EEUU, para que analicen muestras de la joven y confirmen o descarten la razón de su deceso.

El Recinto Universitario de Mayaguez, en paro, atraviesa una difícil situación financiera y académica y se encuentra virtualmente enfrentado a las autoridades administrativas y políticas que gobiernan la isla en representación de EEUU. La asamblea estudiantil tuvo lugar con el conocimiento y aprobación del recor interino del RUM, Jorge Rivera.

Cabe dejar constancia de que la estudiante Sánchez López fue una de las 11 personas víctimas de sofocación, deshidratación, cansancio, mareos y desmayos como consecuencia del calor y el hacinamiento en que se celebró la asamblea estudiantil organizada por el Consejo General de Estudiantes del RUM.

Naldo Figueroa, primo de Natalia, indicó el mismo martes que ella "gozaba de buena salud", consigna el periódico Primera Hora. Yolanda López, madre de la muchacha, informa el mismo periódico, "rechazó en medio de su desconsuelo que su hija tuviera algún padecimiento que le produjera la muerte o que se hubiera enfermado después de visitar un país de África, como apuntaron algunos medios informativos. Dijo que su hija no había viajado nunca a África".

La reunión de estudiantes debió realizarse bajo extremas medidas de seguridad y a los jóvenes se les prohibió llevar agua, alimentos y sombrillas para protegerse del candente sol. Desde temprano en la mañana del lunes, estudiantes y profesores denunciaron las pésimas condiciones en que se celebraba la asamblea y advirtieron de las consecuencias que provocaba mantener a miles de estudiantes en un lugar sin ventilación, expuestos a sufrir deshidratación, sofocación y cansancio.

Un médico, el doctor José Ríos Orlandi se apersonó al lugar y advirtió al Departamento de Bomberos de los riesgos de una asamblea en esas condiciones. Según Inter News Services se comunicó con el inspector Martínez para persuadirlo de visitar el lugar, tomar las medidas provisorias y proteger la seguridad de los estudiantes.

Los bomberos arribaron al lugar y sólo optaron por impedir el acceso de más estudiantes.

Ni la muerte de Natalia, los males que aquejaron y aquejan a otros estudiantes y la soldaridad inmediata del claustro magisterial del RUM merecieron mayor informacion de la "prensa seria" del continente.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario